Feijóo mira a las municipales y defiende que gobierne «la lista más votada»

El presidente de la Xunta pone de ejemplo los resultados de los comicios locales en Portugal y asegura que el gobierno de la lista más votada acaba “con las frivolidades políticas”

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el líder del PP, Pablo Casado; y el expresidente Rajoy, a su llegada a la Convención Nacional del PP celebrada en Santiago de Compostela. - Álvaro Ballesteros - Europa Press

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el líder del PP, Pablo Casado; y el expresidente Rajoy, a su llegada a la Convención Nacional del PP celebrada en Santiago de Compostela. – Álvaro Ballesteros – Europa Press

El presidente de la Xunta y líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, ha aprovechado su intervención en la primera jornada de la convención que su partido ha arrancado en Galicia haciendo una reflexión sobre la necesidad de que gobierne “la lista más votada” en España. Un cambio de la ley electoral hacia este supuesto, al menos en Galicia, beneficiaría a la formación del dirigente conservador que siempre ha criticado que se ve perjudicada en muchas plazas urbanas con la suma de votos de PSOE y BNG.

Feijóo ha insistido en que, si gobernase la lista más votada en España, “buena parte de las frivolidades políticas” que se dan en el país, “no existirían” y este sería “uno de los más sólidos de gobernanza” de la Unión Europea.

Municipales lusas

Así, Feijóo se refirió a las elecciones municipales celebradas en Portugal, cuyos vecinos –ha subrayado– se han acostado en la pasada jornada «sabiendo quién va a ser» su alcalde. «Sin trampa ni cartón», apuntó.

Así, destacó el caso de Lisboa, donde el conservador Carlos Moedas, con menos del 36% de los votos –ha dicho–, será alcalde. «Aquí si fuera del PP no lo sería. Si fuera del PSOE sí, un gran alcalde, pero del PP sería un derrotado», indicó el dirigente gallego.

También ha subrayado que en Alemania ha ganado, «aunque por poco», Olaf Scholz, vicecanciller y ministro de Finanzas de Angela Merkel, lo que «acredita que un partido de centro derecha» como el de Merkel «puede tener un vicepresidente socialdemócrata» y como los alemanes «consideraron que era el que tenía más liderazgo».