Galicia: el 40% de la población vive en zonas con los contagios disparados

La Xunta prepara nuevas restricciones mientras más de un tercio de los concellos gallegos presentan una tasa de contagio que supera los 250 casos por 100.000 habitantes, por lo que están en "riesgo extremo"

Galicia espera culminar a finales de enero la vacunación de usuarios y trabajadores de centros de mayores. EFE

Galicia espera culminar a finales de enero la vacunación de usuarios y trabajadores de centros de mayores. EFE

Galicia ha entrado de lleno en la tercera ola del coronavirus. Los contagios se han disparado desde Reyes y el pasado fin de semana alcanzó su récord de la pandemia en cuanto a casos detectados en una jornada. Según los datos del Sergas, el sábado contabilizó más de 900 nuevos infectados. Aunque el comité clínico que asesora a la Xunta tomó la determinación, el pasado viernes, de restringir el horario de la hostelería a las 18.00 horas en A Coruña, Ourense y Santiago (en la capital gallega, además, solo pueden estar abiertas las terrazas), se espera que Sanidade imponga medidas más duras en el resto de los concellos gallegos en los próximos días.

La próxima reunión del comité clínico se celebrará este martes y, según adelantó el propio conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, no se descarta volver a un cierre total de la hostelería y las actividades no esenciales en aquellas zonas de alta incidencia. Atendiendo a los datos facilitados por el Sergas, más de un tercio de los ayuntamientos de la comunidad presentan una tasa de contagios a 14 días por encima de los 250 casos por cada 100.000 habitantes. Teniendo en cuenta el censo de estas localidades, la foto fija de la pandemia en Galicia arroja un resultado preocupante: más del 40% de la población gallega vive en municipios en situación de “riesgo extremo” por coronavirus.

Tres ciudades en riesgo extremo

De las siete ciudades gallegas, A Coruña, Santiago y Ourense, según los últimos datos facilitados por el Sergas, están ya en esta situación de riesgo extremo, es decir, con una incidencia de contagios por cada 100.000 habitantes a 14 días de más de 250 casos detectados. No obstante, a la hora de aplicar medidas, Sanidade también tiene en cuenta el grado de «estabilidad» de estas cifras, es decir, si el alza de contagios se mantiene en el tiempo o se trata de subidas puntuales.

La Xunta no aporta el dato exacto de incidencia acumulada del virus en los concellos, pero esta cifra, o al menos una aproximada, puede extraerse teniendo en cuenta el número de nuevos positivos detectados en las últimas dos semanas y su volumen de población. Atendiendo a estos parámetros, con 733 contagios contabilizados en los últimos 14 días, la incidencia acumulada de A Coruña se disparaba este domingo hasta los 296 casos, mientras que la de Santiago se eleva hasta los 322. En el caso de Ourense, la incidencia acumulada se establecía en más de 257 casos por cada 100.000 habitantes. Solo estos tres ayuntamientos concentran un 16% de la población de la comunidad.

De entre las grandes ciudades también destaca la situación de Ferrol, que se encuentra a un paso de entrar en situación de riesgo extremo. Este domingo, y según los datos aportados por el Sergas, su tasa de contagio rondaba los 248 casos por cada 100.000 habitantes.

Más de un centenar de municipios en «riesgo extremo»

Es la provincia de A Coruña la que tiene un mayor número de ayuntamientos con una tasa de contagios que supera los 250 casos por cada 100.000 habitantes. En concreto, la provincia se acerca a los 50 municipios en esta situación. Ourense ronda la treintena, mientras que Pontevedra suma 22. La provincia de Lugo es la que presenta menos concellos en alerta máxima, una docena según el último parte del Sergas. El conjunto de municipios gallegos con esta tasa de contagio aglutina a cerca de 1,2 millones de personas. Solo los concellos de la provincia coruñesa con esta grado de alerta suman más de 730.000 habitantes.

Si el pasado viernes la Xunta optó por endurecer las medidas de distancia social en A Coruña, Santiago y Ourense, esta semana se espera que se apliquen nuevas medidas que, además, impactarán en aquellos medianos y pequeños ayuntamientos con tasas de contagio disparadas. El comité clínico tiene de nuevo sobre la mesa el «modelo de O Carballiño«, que la Xunta aplicó en esta localidad ourensana y luego exportó al resto de Galicia en la segunda ola de la pandemia y que pasa por un cierre total de la hostelería y de las actividades no esenciales.

También se baraja endurecer los cierres perimetrales de las grandes zonas urbanas y disolver las “almendras” que aglutinan a varios concellos en donde se permite la movilidad (por ejemplo, Santiago, Ames y Teo) dado los problemas que supone a la hora de controlar los desplazamientos.

En todo caso, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, descartó de nuevo este domingo que Galicia esté cerca de un confinamiento similar al de marzo. Primero. porque no se puede llevar a cabo con el actual estado de alarma y la comunidad, por sí misma, no tiene esa competencia. Segundo, porque, a pesar de todo, la situación epidemiológica y la presión hospitalaria es menos mala en la comunidad que en el resto de España, en términos generales. El mandatario gallego cree que los contagios seguirán creciendo hasta, al menos, el día 20 de este mes, pero comenzarán a remitir al acabar enero.