Investigadores de la universidad de Santiago diseñan un mapa de riesgo del Covid

Un grupo de investigación liderado por el físico Jorge Mira trabaja para determinar las zonas más sensibles a la pandemia por su situación geográfica y vías de comunicación

Vacunas contra la covid-19 de Pfizer. EFE/ Raúl Caro./Archivo

Vacunas contra la covid-19 de Pfizer. EFE/ Raúl Caro./Archivo

El físico Jorge Mira lidera un grupo de investigación de la Universidad de Santiago de Compostela en un proyecto para diseñar un mapa que determine cuáles son las zonas con más riesgo relativo al Covid-19 de acuerdo con su situación geográfica y sus vías de comunicación.

El análisis funciona en colaboración con investigadores portugueses para buscar el control óptimo de la pandemia, de cara a prever la evolución de la misma en función de la adopción de determinadas medidas. El objetivo es optimizar la anticipación con el fin de diseñar las mejores medidas de prevención precisas en cada momento, como por ejemplo en relación a la ocupación hospitalaria.

El proyecto liderado por Mira recibe financiación mediante la línea de micromecenazgo centrada en la lucha contra la pandemia del programa Sumo Valor de la universidad, además de ser uno de los pocos beneficiarios a nivel autonómico del Fondo COVID-19 del Instituto de Salud Carlos III.

Historial exitoso

El equipo de investigación se convirtió en uno de los primeros a nivel nacional en detectar el impacto de los supercontagiadores en la pandemia, además de vaticinar el pico de la primera ola con un mes de antelación en Galicia, y anticipar la ocupación de las UCI en el sistema sanitario usando distintos métodos, entre ellos, modelos clásicos de ecuaciones diferenciales.

A este respecto, el profesor Mira ha detallado que, tras la primera ola de la pandemia, el escenario comenzó a cambiar «debido a que la población tomó medidas de prevención de modo irregular» y las normativas «fueron cambiando de manera diferente entre territorios». Como consecuencia, los métodos de predicción dejaron de resultar efectivos, por lo que los investigadores comenzaron a trabajar en estrategias alternativas.