Ourense vuelve a arder con cortes de tren y viviendas amenazadas por los incendios

Alerta por peligro para viviendas en O Irixo, Boborás, O Carballiño y Chandrexa, en una jornada con fuegos provocados por trenes y rayos

Incendios en Ourense

Un hombre fotografía las llamas del incendio, a 10 de agosto de 2022, en Laza, Ourense, Galicia (España). Europa Press/ Rosa Veiga

La provincia de Ourense ha vivido este miércoles una nueva jornada crítica por los incendios forestales, que han provocado la activación de la Situación 2 por la proximidad del fuego a viviendas en varios núcleos de los municipios de O Irixo, Boborás, O Carballiño y Chandrexa de Queixa. Y todo esto, un día después de que ardiesen cientos de hectáreas en Laza y Carballeda de Valdeorras.

Así, el mayor fuego activo es el del municipio de Laza, que quema unas 740 hectáreas –según la estimación provisional de la Consellería de Medio Rural–, un incendio iniciado en Camba, pero que obligó a activar la Situación 2 en el núcleo de As Taboazas, en el municipio limítrofe de Chandrexa de Queixa.

En declaraciones a Europa Press, el alcalde de Laza, José Ramón Barreal, explicaba que la situación se había «desmadrado» por la mañana debido al fuerte viento del norte, con un «frente muy amplio» que avanzaba por el Macizo Central y quemaba la sierra en Camba, lugar de origen del fuego.

Por su parte, el fuego en Chandrexa arrasa unas 200 hectáreas. Pese a que se ha activado la Situación 2 en As Taboazas, el alcalde de Chandrexa de Queixa (Ourense), Francisco Rodríguez, explicaba que sobre las 17.30 de este miércoles se vivía con «tranquilidad» por parte de los vecinos de unas cinco casas habitadas en la zona, sin necesidad de desalojos, puesto que no había peligro. De hecho, a lo largo de la tarde se ha desactivado esa alerta.

El fuerte viento llevó el fuego también hasta al colindante municipio de Montederramo. La existencia de «mucho humo» dificultaba las tareas de los medios aéreos, indicaba Francisco Rodríguez. Paralelamente, se ha iniciado otro fuego en Chandrexa debido a un rayo en el pueblo de Campo, en la parroquia de Fitorio, si bien este está «controlado».

También en la provincia de Ourense, está activo un fuego en el municipio de Carballeda de Valdeorras, municipio que ya estuvo afectado en la ola de incendios de julio. Tras iniciarse en la parroquia de Casaio, quema 440 hectáreas.

Junto a esto, el foco de Verín continúa bajo control. La Xunta apunta que se inició en más de una de decena de focos diferentes e informa de que ha arrasado unas 600 hectáreas.

Fuegos y cortes de tren

Mientras, la Xunta ha tenido que activar la Situación 2 en todo el distrito forestal XI O Ribeiro-Arenteiro debido a la proximidad del fuego a varios núcleos de población en los municipios ourensanos de Boborás, O Irixo y O Carballiño.

Según relataba la alcaldesa de Boborás, Patricia Torres, los vecinos «se están confinando en sus viviendas» a causa de la cercanía del fuego. Señala que estos incendios han sido provocados por el paso de un tren, que deja focos en: Fondo de Vila, Eixán, Cibreiro, Rodas, Xuvencos, Xurenzás y Ventosa.

Por la tarde, lamentaba que la situación era «crítica» y estaba «descontrolada» con peligro para los pueblos. De hecho, a través de sus redes sociales, la alcaldesa ha recomendado a los vecinos: «Poned coches en posición de salida. Regad el entorno de viviendas y, sobre todo, protegeos«.

Según la información de Medio Rural, el fuego de Boborás se inició en la parroquia de Astureses a las 17.30 horas y está activo. Trabajan cuatro helicópteros, entre otros medios. Se da la circunstancia de que ya han registrado más incendios provocados por el paso del tren en este municipio en los últimos años.

Por su parte, el incendio de O Irixo ya arrasa unas 240 hectáreas. Comenzó a las 12.30 horas en la parroquia de San Cosmede de Cusanca. Han trabajado ocho aviones y 11 helicópteros, entre otros.

En O Carballiño, hay un fuego activo en la parroquia de Longoseiros. Comenzó a las 15.51 horas. Trabajan dos aviones, tres brigadas y una motobomba.

Asimismo, se ha suspendido la circulación de la línea convencional de tren entre O Irixo y Lalín por varios focos de incendio próximos a la vía. Afecta a trenes que circulan entre Ourense y Santiago de Compostela, lo que ha obligado al trasbordo por carretera de los pasajeros.

Situación «menos tensa» por las lluvias

En este miércoles, el conselleiro de Medio Rural, José González, ha insistido, en un acto en Pontevedra, en que hay un «fuerte componente de intencionalidad» en los incendios en Galicia en las últimas semanas. «No tengo constancia de que haya un grupo organizado», ha dejado claro, eso sí.

Asimismo, ha informado de que el teléfono anónimo y gratuito de denuncia de incendiarios, el 900 815 085, recibió en el mes de julio un total de 120 llamadas, «algunas de las cuales han abierto líneas de investigación».

Pasadas las 20.00 horas de este miércoles, en declaraciones a la Radio Galega, el conselleiro ha explicado que la situación en O Irixo, O Carballiño y Boborás está «mas calma, menos tensa«. Apunta que la llegada de las lluvias ha bajado «la intensidad» de las llamas. En lo tocante a Laza, afirma que «con toda la cautela» la situación «está muy mejorada».