Euskaltel y MásMóvil crecen en plena opa mientras Vodafone, Orange y Movistar pierden ingresos

Las dos operadoras abordan la fusión tras ganar 324.000 clientes en el primer trimestre del ejercicio e incrementar los ingresos, frente a las caídas de facturación en España de las grandes 'telecos'

El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger / EFE

El consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger / EFE

MásMóvil y Euskaltel han conseguido elevar sus ingresos en el arranque de 2021 en plena opa de la compañía que dirige Meinrad Spenger para integrar a la operadora vasca, dueña de R y de Telecable. El avance de ambas contrasta con la progresiva pérdida de ingresos que están sufriendo las grandes telecos, Orange, Vodafone y Movistar, y que continúa en medio de la crisis sanitaria y la guerra comercial del sector, fuertemente competitivo y tensionado por los precios de los llamados operadores virtuales.

Euskaltel, que entró en pérdidas en el primer trimestre del ejercicio con 2,1 millones en números rojos, logró crecer en ingresos y en clientes de la mano de Virgin y del acelerón que dieron Zegona y su consejero delegado, José Miguel García, a la expansión por España. En tres meses, la compañía facturó 174,2 millones, un 1,4% más, y alcanzó los 847.000 clientes en el mercado masivo, un 10,2% más que hace un año. A cierre del pasado ejercicio tenía 823.000 clientes, por lo que logró 24.000 altas netas en los tres primeros meses del año.

MásMóvil, por su parte, ingresó 527 millones en el mismo periodo, un 18% más, y acabó el trimestre con 11,8 millones de clientes, 300.000 más que al cierre de 2020 y un 27% más en la comparativa interanual. La integración de ambas operadoras, por tanto, habría generado unos ingresos próximos a los 700 millones en tres meses, con una base de clientes de 12,6 millones. Entre las dos ganaron unas 324.000 altas.

Movistar, Vodafone y Orange continúan perdiendo ingresos

Frente a estos números, las tres grandes telecos continuaron disminuyendo sus ingresos, una tendencia arrastrada ya durante los últimos años a pesar de los buenos resultados trimestrales que registró Telefónica, con un beneficio de 866 millones, un 118% más.

Orange. El grupo francés cerró el primer trimestre del año con unos ingresos de 1.188 millones, una caída del 7,4% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente, afectada por la guerra de precios y el declive del roaming por la pandemia. La compañía sumaba a cierre del trimestre 19,9 millones de clientes, prácticamente la misma cifra que a finales del ejercicio pasado.

Vodafone. La teleco británica alcanzó los 4.166 millones de facturación en el primer trimestre, lo que supone una caída del 3% respecto al año anterior. Aunque no comunicó el número de clientes totales en España, sí que indicó que su base de clientes móviles se incrementó en 70.000 y las líneas de banda ancha en 21.000.

Movistar. Telefónica cerró su primer trimestre con los beneficios disparados, tras ganar 886 millones, un 118% más en la comparativa interanual. Sin embargo, los ingresos globales del grupo descendieron un 9%, quedándose en los 10.340 millones. Su actividad en España corrió similar suerte y también registró un descenso en ingresos, aunque más liviano, del 0,9%, quedándose en los 3.050 millones. La caída se notó en todas las áreas con excepción de los contratos móviles, que elevaron los ingresos en un 0,3% y en un 6,3%. Pero solo si se toman en cuenta las magnitudes del mismo periodo del año pasado, pues respecto al cierre del ejercicio, el trimestre anterior, solo la fibra mejoró su cifra de negocio, mientras que telefonía fija, banda ancha, móviles y televisión de pago experimentaron ligeros descensos.