Elecciones en Cataluña el 12 de mayo: Aragonès revienta la hoja de ruta de Sánchez

La falta de apoyo político revelada con el fracaso en aprobar los presupuestos obliga a Pere Aragonès a convocar elecciones anticipadas en Cataluña

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, interviene tras la votación en el Parlamento de Cataluña. EFE/Quique García

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

A Pere Aragonès no le sirvió el apoyo del PSC ni del inesperado voto de la diputada no adscrita Cristina Casol para salvar los presupuestos de la Generalitat.

Con 68 votos en contra y 67 a favor, la falta de apoyo político de Pere Aragonès le ha llevado a la decisión de convocar elecciones anticipadas.

Ni bien se conoció el resultado Aragonès anunció al Parlamento que retiraban las medidas sociales que habían presentado en los presupuestos, y se encerró con los miembros del Consejo Ejecutivo para decidir los pasos a seguir.

El rechazo de los Comuns, que se negaron a dar su voto positivo a las cuentas públicas por la insistencia del Govern de mantener el proyecto del complejo de Hard Rock (a pesar que no figura en los presupuestos), desarmó la estrategia de Aragonès, que pensaba continuar al frente del Palacio de Sant Jaume por lo menos hasta febrero de 2025.

«Cruzaron las líneas rojas»

El presidente catalán criticó a los grupos políticos que “han dicho no a los 1.000 millones de euros para la combatir la sequía”, así como “a los 1.400 millones para el sistema de salud” y los “1.200 millones para viviendas”.

“Si tuvieron la irresponsabilidad de decir que no a estos presupuestos, no me imagino qué harán con presupuestos diferentes”, dijo, y afirmó «las líneas rojas que cruzaron fueron contra los ciudadanos de Cataluña».

Las repercusiones con la amnistía

La convocatoria anticipada a elecciones en Cataluña supone un terremoto político no solo en la comunidad autónoma sino también en el resto de España, porque supone un cortocircuito en la alianza del PSOE con ERC, Junts y otros partidos con la ley de amnistía en el medio.

Este proyecto para amnistiar a líderes independentistas como el expresidente catalán Carles Puigdemont y a numerosos dirigentes y militantes por las causas relacionadas con el procés debe ser debatido en el Congreso de los Diputados mañana, 14 de marzo, donde -hasta ahora- se descontaba que salga adelante con los votos a favor del PSOE y sus aliados, tras haber obtenido el dictamen favorable de la Comisión de Justicia tras una negociación in extremis del socialismo con Junts.

Posibles escenarios electorales

También plantea interrogantes sobre si Aragonès podrá asumir un nuevo mandato al frente de la Generalitat con suficiente apoyo político, con una comunidad autónoma castigada por la sequía y sin poder aplicar los 1.045 millones de euros previstos en los presupuestos para paliar la falta de agua.

Cabe ver si Junts podrá rentabilizar ante el independentismo su terquedad en las negociaciones en la amnistía, que estuvieron a un palmo de derivan en un fracaso. La gran incógnita por parte de los postconvergentes es quién sería su candidato: por ahora dicen que Puigdemont es el único posible, pero difícilmente la amnistía podría ver beneficiarle antes de las elecciones catalanas.

Pero también cabe ver qué sucederá con el PSC, si Salvador Illa repite como candidato y logra tener más diputados que los 34 que alcanzó en 2021, y que sin embargo no fueron suficientes para formar gobierno ante la alianza independentista entre ERC, Junts y la CUP, y que se rompió cuando en octubre de 2022 el partido de Puigdemont decidió dejar el Govern.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp