Personal sanitario español se prepara para la toma de muestras del test rápido de coronavirus | EFE/CB

España encarga más test rápidos pese a las reservas de los científicos

stop

Sanidad anuncia que "en breve vamos a poder tener una cantidad suficiente de test rápidos" mientras incrementan las dudas entre los científicos

Barcelona, 27 de marzo de 2020 (16:16 CET)

Uno de los campos de batalla contra el coronavirus es la necesidad de agilizar los diagnósticos en aras de acercarse a la cifra real de contagios, que se prevé mucho mayor que la oficialAunque está comprobado que algunas funcionan y otras no. Y muchos países, entre ellos España, han optado por encargar miles de test rápidos que, presuntamente, dan resultados en pocos minutos, lo que supondría un gran avance respecto de la situación actual, pues las pruebas que se han realizado hasta ahora (llamadas PCR) demoran varias horas y son más complicadas.

El Gobierno de Pedro Sánchez anunció el pasado fin de semana la llegada de miles de test rápidos a los hospitales españoles, pero tuvo que retirar miles de estas pruebas cuando se informó de que tenían una eficacia del 30% y que los expertos recomendaban no utilizarlos. 

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha informado este viernes de que próximamente van a llegar al país nuevos test rápidos para detectar la Covid-19, que, en teoría, sí han demostrado ser de calidad. En la práctica, está por verse, como bien apuntan los microbiólogos.

"En breve vamos a poder tener una cantidad suficiente de test rápidos, los cuales, con los estudios previos ya realizados, sí parece que tienen la calidad que se manifiesta en sus certificados", ha afirmado Simón en una rueda de prensa en la que ha dado explicaciones sobre las miles de pruebas de este tipo que España compró, según la embajada china, a una empresa sin licencia en el gigante asiático. Los nuevos test rápidos, según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se han encargado a un proveedor nacional y "sí han demostrado una especificidad", que supone la principal preocupación de los científicos en este sentido.

En su análisis de algunos de los test rápidos que llegaron a España esta semana, la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) advirtió de graves problemas de sensibilidad y especificidad en estos productos sanitarios, que estaban lejos de superar el 80% de sensibilidad recomendada. "Necesitamos pruebas rápidas con una elevada sensibilidad", apremió el pasado miércoles la sociedad española de microbiólogos.

Crecientes dudas entre científicos

Associated Press, en un artículo publicado este viernes, recoge las crecientes dudas en la comunidad científica y entre distintas autoridades sanitarias sobre los test rápidos para detectar el nuevo coronavirus. Y es que los máximos responsables de salud de China, EEUU y otros países "han ofrecido pocos detalles sobre la tasa de falsos positivos y falsos negativos" en estas pruebas, apunta la agencia. "Los expertos temen que los test rápidos sean significativamente menos fiables que el método más duradero [las pruebas PCR]", añade la noticia, que se hace eco de la controversia al respecto en España.

La emergencia global por la enfermedad Covid-19 ha propiciado la fabricación de miles de pruebas para detectar el virus. Los test rápidos suelen ser de dos tipos: pruebas de antígeno que usan muestras de fluidos de la nariz o la garganta para buscar el virus, o pruebas de anticuerpos que buscan en la sangre evidencia de que la persona tuvo la enfermedad y se recuperó. Hay serias dudas respecto de ambos tipos.

Pero se desconoce todavía tanta información sobre el nuevo coronavirus que ni siquiera se sabe cuánto tiempo duran los anticuerpos y la inmunidad, y no se sabe qué test es el más apropiado para cada persona.

El presidente de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, el doctor Robin Patel, lo ha dicho de forma clara: "No tenemos todas las respuestas". Desde la agencia británica Public Health England, dependiente del Departamento de Salud de Reino Unido, la directora Sharon Peacock ha afirmado que ninguna de estas pruebas llegará al público hasta que sean analizadas debidamente en los laboratorios. "Estos son productos completamente nuevos", señaló, a manera de explicar la necesidad de precaución. El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, fue más tajante: "Lo único peor que ninguna prueba es una mala prueba".


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad