Cs se la juega en Cataluña: superar al PP para sobrevivir

Socialistas y populares asfixian a Ciudadanos con la llegada de Salvador Illa y el fichaje de Lorena Roldán

Los partidos constitucionalistas han decidido cambiar el tablero de juego en Cataluña con la llegada del nuevo año y, en lo que se prevé una enconada campaña tanto dentro de este espacio como con el independentismo de cara al 14F, PSC, Cs y PPC se afanan en renovar su oferta electoral con casos como los de Illa, Roldán o Parera. Tras la ‘fuga’ de Roldán al PPC, todas las miradas están puestas en Ciudadanos porque aún tiene que cerrar sus listas.

Los naranjas se la juegan en estos comicios y son conscientes de que su futuro depende de superar al PP en Cataluña para sobrevivir. Por ello, todavía se guardan su carta más valorada: la persona que sustituirá a Lorena Roldán, tras su marcha al PPC, como ‘número dos’ de la lista por Barcelona.

Desde la dirección de Cs adelantan que esta semana anunciarán quién será este nuevo fichaje que ocupará el puesto por detrás de Carlos Carrizosa. Una figura de la sociedad civil que, según han detallado, ha “trabajado por el constitucionalismo y las libertades”, se afilió al partido el 11 de noviembre, el día que dimitió Albert Rivera tras la debacle electoral, y cuyo perfil va a dejar claro que son algo distinto al PP.

Sin embargo, la pérdida de peso de Ciudadanos, la fragmentación del electorado de derechas y un socialismo consolidado en el Gobierno hace que los naranjas lleguen a estas elecciones en una situación muy diferente a la de 2017, cuando consiguieron 36 escaños.

Las encuestas auguran para los naranjas un naufragio electoral que ha provocado la salida de varios pesos pesados de la formación hacia otras opciones. Un día antes de la marcha de Roldán, el PSC anunció el fichaje de Rubén Viñuales, hasta ahora portavoz de la formación de Arrimadas en Tarragona. El partido sufre fugas en todas las direcciones y, tal y como publicó Economía Digital, los populares advierten de que podrían no ser las últimas.

“La estrategia de Ciudadanos no cambiará” con la marcha de Roldán, insisten desde la cúpula naranja. Al contrario: buscarán mantener un espacio de centro y seguirán apostando por ser la principal fuerza constitucionalista, señalando la debilidad del PP en Cataluña.

Los populares se muestran optimistas pero “con los pies en la tierra”, señalan, y apuestan por doblar los representantes en la Cámara autonómica, pasarían de cuatro a ocho diputados. Mientras que en Ciudadanos reconocen que obtendrán “modestos” resultados respecto a los comicios anteriores y se muestran confiados en que sólo perderán la mitad de los votos, pasarían de ganar las elecciones en 2017 con 36 escaños a la cuarta plaza con 13 representantes, según muestran algunas encuestas.

De confirmarse estas cifras, sería un batacazo histórico para un partido nacido en Cataluña y que llegó a quedar tercero en las generales de abril de 2019. Un golpe que no solo se explica por el contexto político sino también por los problemas internos de la formación. La marcha de Arrimadas a Madrid y la salida de Albert Rivera del proyecto han descabezado al partido, “incapaz”, según algunos dirigentes, de “rearmarse a tiempo” para estos comicios catalanes.

Dirigentes de Ciudadanos considerarían un resultado “satisfactorio” si se sitúan por encima de los 15 diputados en Cataluña. “Sería la única forma de cerrar la boca a propios y ajenos y demostrar que el proyecto y el futuro de Ciudadanos no está muerto”, responde un representante de la formación.

PPC y PSC buscan el desgaste de Cs

Los naranjas son conscientes de ‘la pinza’ efectuada por el antiguo bipartidismo, con el cambio de Iceta por Illa y el fichaje de Roldán. En Cs consideran que la designación del ministro de Sanidad, Salvador Illa, como candidato del PSC podría volverse en contra de los socialistas catalanes porque “priorizan el partido por encima de la salud pública. Utilizan al ministro de Sanidad con fines partidistas y se olvidan de la pandemia”, recalcan en el entorno de Arrimadas. Sin embargo, fuentes socialistas consideran que Illa bien podría arrancar votos a los naranjas y dejar sin ‘caladero’ a los populares.

Descartada la posibilidad de que Ciudadanos y el Partido Popular concurran juntos a los comicios, ambas formaciones pelearán por convencer a los casi 1,3 millones de votantes que en 2017 optaron por estas dos opciones, con la novedad de que en el reparto se ha colado un nuevo actor llamado Vox. “A Casado le debería de preocupar el adelantamiento por la derecha”, señalan en Cs.

En las elecciones generales de junio de 2016, unas 198 personas votaron a Vox en Cataluña, para en los comicios del 28 de abril de 2019, lograr un escaño por Barcelona. Tras la repetición electoral del 10-N, Vox duplicó sus resultados: logrando dos escaños para el Congreso, 243.026 votos y el 6,30% de los sufragios en toda Cataluña. Se convirtieron en la séptima fuerza y una amenaza para sus competidores más directos: PP y Cs. Los naranjas afirman no tener ningún miedo porque “Vox no nos quita votos”.

Estrategia: contestar al PP

Desde la cúpula naranja anuncian que no van a quedar callados ante lo que consideran “ataques” del PP y señalan a sus cargos que contesten y no se queden callados “ante sus mentiras”.

Ciudadanos cree que el Partido Popular está intentando “desestabilizarlo” y advierte de que la “deslealtad” con la que se ha comportado, por ejemplo al fichar a Lorena Roldán como ‘número dos’ de la candidatura por Barcelona a las elecciones catalanas, podría complicar la posibilidad de que ambos partidos pacten en el futuro.

En la dirección de la formación naranja consideran que el PP está actuando con “desesperación” porque le preocupan las encuestas electorales y por eso intenta “desestabilizar” a Cs. Pero avanzan que no lo logrará y que el movimiento de incorporar a Roldán les penalizará en las urnas.

Creen que los catalanes no nacionalistas no entienden que entre dos partidos constitucionalistas traten de perjudicarse el uno al otro para “conseguir uno o dos escaños más”, y los votantes ya están viendo que objetivo del PP es “separar y hacer daño a Cs”. En Ciudadanos subrayan que, pese al plan de los ‘populares’ para que más cargos de Cs abandonen el partido, no van a acabar con el partido liberal. Insisten en que concurrirán a las próximas elecciones generales y serán “la opción de centro”, diferenciada de la papeleta del PP.

Los ánimos están caldeados y todavía falta un mes para que comience de verdad la campaña electoral en Cataluña. Los partidos ya calientan motores y los naranjas, aseguran, no se van a dejar amedrentar ni por unos ni por otros. Eso sí, reconocen en privado, que los próximos comicios del 14 de febrero supondrán un punto de inflexión para el proyecto y el futuro de Ciudadanos.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre las elecciones catalanas.