El PSOE ordena devolver los ataques a Podemos

Los ministros del PSOE no se van a quedar callados ante las "mentiras" o "críticas" de sus socios de Gobierno.

PSOE y Unidas Podemos no se han dado ni un mes de tregua. Todo ha vuelto a saltar por los aires. Las dos formaciones que conforman el Gobierno vuelven al “esto es la guerra” de Gila para señalar claramente y ante los medios a su enemigo, que no es otro que su propio socio de coalición. Si hasta ahora habíamos escuchado alto y claro a los dirigentes de Podemos criticar a sus compañeros socialistas ante los medios, los ministros del PSOE no se van a quedar callados y se defienden públicamente de lo que ellos consideran “otra equivocación” de la formación de Pablo Iglesias.

La tensión en la coalición estalló este miércoles por el mismo detonante: la Corona. Todo apuntaba a que PSOE y Unidas Podemos habían enterrado el ‘hacha de guerra’ con el nuevo año. Ambas formaciones ya dejaron fuera del pacto de coalición los temas relacionados con Casa Real, porque entendían que había serias discrepancias.

Sin embargo, los morados consideran que ante los últimos acontecimientos relacionados con el Rey Emérito no pueden quedarse de brazos cruzados y piden pasar a la acción. Esto significa investigar a Juan Carlos I en sede parlamentaria.

Una decisión que hasta el momento los socialistas habían capeado gracias a los letrados del Congreso. Sus informes rechazaban de plano abrir dicha investigación porque, consideraban, que le correspondía a la Justicia ese papel. Sin embargo, su opinión cambió en favor de Podemos este miércoles y los socialistas se vieron sin escudo protector del Parlamento manteniendo su voto en contra. La comisión no salió adelante.

Podemos carga contra Robles: “No puedo con ella”

Los socialistas siguen considerando que esto “excede” de las capacidades de la Cámara Baja y “donde se tiene que juzgar es en los tribunales, que ya se está haciendo”, contesta rotundo un diputado socialista. Unidas Podemos centró todas sus críticas en la ministra de Defensa, Margarita Robles.

La que fuera secretaria de Estado de Interior en los gobiernos de Felipe González exacerba a los dirigentes de Podemos y no es la primera vez que desde la formación arremeten contra ella. “No puedo con ella”, señala a ED un diputado de Podemos.

Robles siempre ha defendido públicamente la figura del actual monarca pidiendo no asociar a la Corona con los asuntos del Rey Emérito. De ahí que se haya convertido en el centro de todos los dardos de Podemos. Este miércoles, la ministra de Defensa volvió a defender que no se crease dicha comisión y la secretaria de Estado, Ione Belarra, le acusó una vez más de estar alineada con la ultraderecha.

También el presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, se ha unido a las críticas contra Robles y su oposición a “cuestionar las instituciones” asegurando que lo que las “degrada” es “blindar su corrupción, impunidad y opacidad”. Unas críticas que ya cabrearon en su momento al presidente del Gobierno, quien mantuvo en septiembre una “discusión fuerte” con Iglesias, según desvelo el propio vicepresidente segundo.

Los socialistas abren la veda y ante las mentiras o críticas se defenderán en los medios. Los ministros del PSOE no entienden cómo una secretaria de Estado puede lanzar unas “acusaciones tan fuertes” contra su propia compañera y ya pidieron en su momento a Sánchez interceder ante lo que podría haber sido un punto de no retorno entre las dos almas que conforman el Gobierno.

De nuevo, la historia se vuelve a repetir y ante los ataques los socialistas no se van a quedar callados. Al menos, así lo han hecho ver este miércoles. Tanto Robles como el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, han parado los pies públicamente a sus socios de Gobierno.

Robles se defiende

Según ha podido saber Economía Digital, los ministros socialistas no pueden más con esta situación, que algunos califican de “dimes y diretes”. No les gusta que los de Iglesias hagan públicas sus críticas y, tal y como publicó este medio, la comisión que sirve para desatascar estos problemas no se reúne desde el pasado 16 de julio.

Con todo ello, algunos han decidido defenderse como ha hecho este miércoles la titular de Defensa. ‘Quitando hierro’ al asunto, Robles se ha referido a la crítica de Belarra como la postura de un “particular”. Sin embargo, fuentes socialistas insisten en que “no deja de doler”, más si viene de una secretaria de Estado.

“Como miembro de un Gobierno lo que me preocupa es la acción del Ejecutivo”, dijo la titular de Defensa reiterando que como secretaria de Estado “va a encontrar siempre” la colaboración de Defensa y del Ejército en cuestiones que como la desinfección de residencias, que seguro, añadió, que a Belarra “le preocupará también”. “Estamos en una situación de emergencia”, repitió, “y no podemos perder tiempo más que en trabajar y devolver la normalidad a nuestro país”.

Con humor que caracteriza a la ministra, Robles aseguró estar “volcada” en la situación de emergencia y “no tiene tiempo de leer tuits”, dando a entender que los ministros de Podemos tienen mucho tiempo libre porque ninguno se encuentra en la gestión de este operativo. Y a continuación sugirió que, en realidad, sí deberían estarlo ya que esta dirigente es secretaria de Estado de Agenda 2030 de la vicepresidencia segunda de Derechos Sociales, que dirige Iglesias.

Robles pidió “poder trabajar” con este departamento para atender a los “ciudadanos vulnerables, como los que están en las residencias”. “Invito a la señora Belarra a trabajar en esta labor tan importante”, zanjó.

Ábalos echa el freno a Podemos

Por su parte, el ministro de Transportes también ha querido zanjar lo que para Podemos es un asunto primordial. Los morados insisten estos días en su ‘medida estrella’ cuando no eran Gobierno: nacionalizar Endesa.

Y ante esta propuesta, el también secretario de Organización del PSOE zanja raudo la polémica: “No está en la agenda del Gobierno nacionalizar empresas”. Ábalos advirtió que no le “asusta” el debate y frenó a Podemos ante la insistencia de nuevas medidas para frenar los repuntes del precio de la luz.

La mayor ‘guerra’ entre ambos partidos se centra en la agenda programática y los tiempos. Fuentes socialistas admiten que cada partido “pide llevar unos tiempos distintos” en cuanto a aprobar las reformas pactadas en el programa de Gobierno de coalición. Y los socialistas advierten que “los tiempos son muy importantes”, más si cabe cuando Bruselas está con la lupa sobre el plan que el Ejecutivo presentará en breve y que deberá demostrar que las reformas que plantean sirven para salir de la crisis sobrevenida por la pandemia.

Es en este plan donde también se concentran los ‘choques’ más importantes entre unos y otros: a costa de la reforma laboral y la de las pensiones. Además de Robles, el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, siguen en el punto de mira de Podemos. Sus planteamientos “conservadores”, según los califican los morados, no van en consonancia con las propuestas de los de Iglesias. Y ahí “no vamos a ceder”, aseguran.

Los morados se juegan la línea de flotación del partido si dan luz verde a reformas que ellos mismos criticaban cuando estaban en la oposición. Mientras que en el lado socialista ya se han cansado de tener que mirar para otro lado o defender los ataques de sus propios compañeros.

Los ministros del PSOE defenderán sus respectivas áreas ante los medios y la verdadera batalla la darán en el seno del Consejo de Ministros y a puerta cerrada, donde se deciden los asuntos con más crudeza y argumentos. Así lo han decidido.