Por qué la covid asola en India, el mayor fabricante de vacunas del mundo

Las muertes en India rozan los 3.000 casos diarios y se cree que no se conoce la dimensión real de la situación

Los indios con mascarillas protectoras hacen cola mientras esperan el autobús en una parada de autobús en Mumbai, India, el 30 de abril de 2021. India ha registrado recientemente un aumento masivo de casos y muertes por COVID-19, el aumento más alto en un día desde que el comienzo de la pandemia. EFE / EPA / DIVYAKANT SOLANKI

Los indios con mascarillas protectoras hacen cola mientras esperan el autobús en una parada de autobús en Mumbai, India, el 30 de abril de 2021. India ha registrado recientemente un aumento masivo de casos y muertes por COVID-19, el aumento más alto en un día desde que el comienzo de la pandemia. EFE / EPA / DIVYAKANT SOLANKI

La India roza las 3.000 muertes por coronavirus diarias. La cifra revela la dramática situación que está viviendo el país ante el repunte de casos que tiene saturados los sistemas hospitalarios. El país está identificando un millón nuevo de casos cada tres días y se cree que la cifra podría ser incluso mayor debido al débil sistema de vigilancia de la India.

Contando con las cifras oficiales, es el segundo país del mundo que más casos ha sufrido de coronavirus, solo por detrás de los Estados Unidos. En número de muertes ocupa el cuarto lugar. El impacto en la economía también se está notando y las previsiones del FMI indican que India no conseguiría recuperar el quinto puesto en las economías mundiales hasta 2023.

Sin embargo, no todo el escenario es homogéneo en la India. El país es una gran potencia farmacéutica reconocida a nivel mundial incluso antes de la pandemia, ya que producía casi el 60% de las vacunas del mundo, incluidas las vacunas contra la difteria, la tos ferina, el tétanos (DPT), la tuberculosis y el sarampión.

El Instituto Serum de la India —el mayor productor de vacunas del mundo por volumen— produce la vacuna Covishield (desarrollada por la Universidad de Oxford – AstraZeneca) y la empresa india Bharat Biotech produce Covaxin, una vacuna nacional.

Una vista general de las camas preparadas dentro de un centro COVID-19 recién inaugurado en Mumbai, India, el 30 de abril de 2021. India ha registrado recientemente un aumento masivo de casos y muertes recientes de COVID-19, el aumento en un solo día más alto del mundo desde el comienzo de la pandemia. (Abierto) EFE / EPA / DIVYAKANT SOLANKI
Una vista general de las camas preparadas dentro de un centro COVID-19 recién inaugurado en Mumbai, India, el 30 de abril de 2021. India ha registrado recientemente un aumento masivo de casos y muertes recientes de COVID-19, el aumento en un solo día más alto del mundo desde el comienzo de la pandemia. (Abierto) EFE / EPA / DIVYAKANT SOLANKI

Las vacunas indias se han enviado a la mayoría de los países vecinos, como Afganistán, Bangladesh, Bután, Sri Lanka, Maldivas, Myanmar y Nepal, y también más lejos, a las Seychelles, Camboya, Mongolia y países de las islas del Pacífico, el Caribe y África. También han llegado a países occidentales como Reino Unido o Canadá.

De hecho, India está utilizando su capacidad productora para posicionarse en el tablero político frente a China y su estrategia de exportar vacunas chocaba frontalmente con el proteccionismo que se estaba viendo en otros países.

India está utilizando su capacidad productora para posicionarse en el tablero político frente a China

Narendra Modi, primer ministro de India tuiteó: “Estamos todos juntos en la lucha contra esta pandemia. India se compromete a compartir recursos, experiencias y conocimientos para el bien mundial”.

Sin embargo, la situación que vive actualmente la India ha llevado al país a suspender todos sus contratos para priorizar la atención nacional: así ha llegado la India a esta situación a pesar de ser uno de los mayores productores de vacunas contra el virus.

El repunte de casos podría estar causado por las variantes que circulan por el país

En marzo se detectó en la India la aparición de una nueva variante del coronavirus, descrita como “doble mutante” y encontrada en más de 200 muestras en Maharashtra, el estado occidental más afectado de la India y que alberga a Bombay, centro financiero y la ciudad más grande del país.

Sin embargo, esta variante no explica del todo la situación del país. “¿Hay alguna razón para estar preocupado por esta variante en particular? Todavía no, porque no tenemos pruebas de que estas variantes sean más transmisibles o más letales de las que ya tenemos”, señalaba Ramanan Laxminarayan, fundador del Centro de Dinámica, Economía y Política de Enfermedades en Nueva Delhi.

Un trabajador municipal que lleva una mascarilla utiliza una máquina de fumigación en aerosol cerca de un centro de vacunación en Mumbai, India, el 30 de abril de 2021. India ha registrado recientemente un aumento masivo de casos y muertes por COVID-19, el aumento más alto en un día desde la comienzo de la pandemia. EFE / EPA / DIVYAKANT SOLANKI
Un trabajador municipal que lleva una mascarilla utiliza una máquina de fumigación en aerosol cerca de un centro de vacunación en Mumbai, India, el 30 de abril de 2021. India ha registrado recientemente un aumento masivo de casos y muertes por COVID-19, el aumento más alto en un día desde la comienzo de la pandemia. EFE / EPA / DIVYAKANT SOLANKI

Expertos consultados por The Guardian aseguran también que esta cepa no es la dominante del país y que no hay evidencias de que sea más transmisible ni más letal que las demás. Sin embargo, sí que señalan que podría deberse a la variante de Reino Unido y a otras mutaciones que están siendo detectadas, pero que todavía no han podido ser identificadas del todo.

Los epidemiólogos creen que están dando lugar a variantes más infecciosas que las que se estaban propagando en el país el año pasado. “Podemos decir que [estas variantes] son más infecciosas por su comportamiento”, declaró la semana pasada a The Guardian el Dr. Shahid Jameel, virólogo y director de la escuela de biociencias Trivedi de la Universidad de Ashoka.

“Aunque en la India no hemos podido correlacionar las variantes mutantes con el aumento, basándonos en lo que hemos visto antes [en el Reino Unido y otros países], es la explicación lógica”, explica.

Las laxas restricciones y la falta de preparación para la vacunación han contribuido a agrandar el problema

Los casos en la India cayeron durante un gran periodo que abarcó los meses de septiembre a diciembre, incluso cuando las variantes ya estaban circulando.

Los críticos señalan que el país no aprovechó esos meses para reforzar el sistema sanitario y prepararlo para la vacunación, sino que relajó las medidas para aumentar la popularidad del primer ministro, Narendra Mod.

Los cines estaban abiertos y permitían el aforo completo, se permitieron los eventos deportivos con público y, en marzo, el gobierno llegó a declarar que había acabado con la pandemia de coronavirus, señala The Japan Times.

Noticia original: Business Insider

Autora: Ana Zarzalejos

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.