"Privacidad. Eso es el iPhone", dice Apple en un anuncio en el que critica indirectamente a Facebook y Google
stop

El anuncio de Apple "la privacidad importa" ignora que su sistema de videollamadas Facetime permitía escuchar a otros sin su consentimiento

Barcelona, 15 de marzo de 2019 (14:45 CET)

Hace mes y medio Apple tuvo su más reciente escándalo de privacidad, cuando los medios especializados sonaron la alarma por un error del sistema de llamadas de audio y vídeo Facetime que permitía escuchar a otras personas sin su consentimiento. La tecnológica resolvió el problema y, aparentemente, pasó la página, como se evidencia en el nuevo anuncio del iPhone.

Con una publicidad bajo el lema "la privacidad importa", Apple olvida por un momento sus propios errores y pasa a criticar indirectamente a rivales del sector tecnológico como Facebook y Google, acusados un mes sí y el otro también de no proteger correctamente la privacidad de sus clientes. "Si la privacidad importa en tu vida, debería importarte el móvil en el que está tu vida", dice el anuncio.

El protagonista del anuncio, el iPhone, no aparece en plano sino hasta los segundos finales del vídeo. Todo el mensaje se centra en la importancia de la privacidad, lo que no supone gran novedad porque el tema siempre ha sido una de las puntas de lanza de la estrategia de marketing de Apple, pero no deja de ser interesante el momento en el que empieza a difundirse.

Apple como garante de privacidad ante Facebook y Google

La ofensiva anti Facebook y Google de Apple tomó un nuevo giro en enero de este año, en Las Vegas, cuando la compañía colgó en la Feria de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés) una gran pancarta que leía: "Lo que sucede en tu iPhone se queda en el iPhone", un juego de palabras con una frase recurrente de los estadounidenses ("lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas").

Pero esta es una guerra de larga data que solo ha ido a más con cada nuevo escándalo de privacidad en internet. Especialmente si se trata de Facebook, compañía con la que Apple ya está acostumbrada al cruce de declaraciones. En 2018, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, dijo que si él fuera Mark Zuckerberg el escándalo de Cambridge Analytica jamás hubiera sucedido.

Zuckerberg respondió a Cook diciendo que "Apple solo se preocupa por los ricos". En noviembre, tras la enésima filtración de datos de Facebook, Cook volvió a atacar, diciendo que es imposible que una brecha de ese calibre pueda suceder en un producto de Apple, dado que la tecnológica no hace "negocio con la información de nuestros clientes".

Y este año, cuando se supo que Google y Facebook espiaban los móviles de sus usuarios mediante una app privada, Apple les castigó durante unos días para recordarles que tiene el poder de censurarles si insisten en vulnerar el derecho a la privacidad. Todo esto es fácil para el fabricante del iPhone, cuyo negocio es vender dispositivos y servicios, no publicidad, a diferencia de sus enemigos.

La analista de tecnología para CNBC, Kate Fazzini, explica en una columna de opinión por qué cree que, con el nuevo anuncio del iPhone, Apple está jugando con fuego. "Apostar tanto en la privacidad como un diferenciador puede ser un movimiento comercial arriesgado", dijo, porque "Apple está a una sola violación de privacidad en iCloud" para dañar su imagen de tecnológica buena.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad