El Ayuntamiento de Madrid ultima una nueva rebaja fiscal sobre la vivienda

El consistorio liderado por Martínez-Almeida aprobará este viernes una bajada del IBI y la plusvalía municipal, agrandando así la brecha fiscal y económica entre Madrid y Barcelona

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Foto: Javier López

La brecha fiscal y económica entre Madrid y Barcelona se agranda un poco más. El Ayuntamiento madrileño, liderado por José Luis Martínez-Almeida (PP), aprobará este viernes, según ha podido saber Economía Digital, una nueva reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y de la plusvalía municipal, dos medidas fiscales de competencia local destinadas a mejorar la fiscalidad en el mercado de la vivienda.

Según fuentes municipales, esta iniciativa se incluye dentro de la aprobación de las ordenanzas fiscales de la villa, que se tramitarán esta semana, y que tendrán un impacto aproximado de 100 millones de euros el próximo año a modo de ahorro para los madrileños.

La rebaja fiscal tiene especial relevancia porque se aprueba una semana después del gran enfado del empresariado catalán (Circulo de Economía y Foment del Treball) con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (En Comú Podem), y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), por ir camino de “arruinar” la economía catalana con inseguridad jurídica e impuestos altos.

Y también tiene especial relevancia porque va a ser la primera respuesta política del PP, a través de su mayor consistorio, a la nueva Ley de Vivienda del Ejecutivo del PSOE y Podemos, que se aprobará también en las próximas semanas y que prevé disparar el IBI a las casas vacías, y al ‘catastrazo’ del Gobierno.

De esta forma, y en línea con estos mensajes políticos, la ciudad de Madrid se situará tras la rebaja como una de las capitales de provincia con el IBI más bajo de las 52 que forman España y se distanciará aún más en competitividad fiscal de la ciudad de Barcelona. La rebaja también verá la luz en contraposición con el recargo fiscal del IBI de la nueva Ley de Vivienda que aprobará próximamente el Gobierno.

Bajada de impuestos

A falta de concretarse y del anuncio el jueves, la nueva rebaja del IBI dejará el tipo de este tributo apenas unas centésimas por encima del 0,4%, el mínimo requerido por ley, o incluso podría llegar a alcanzar ese nivel, con un ahorro fiscal para los madrileños de entorno a los 120 millones de euros para 2022.

Esta nueva rebaja del IBI se sumará a las dos anteriores acometidas en los dos ejercicios de Gobierno de Martínez-Almeida, ya que en 2020 el tipo de gravamen general del IBI se redujo del 0,51% al 0,479% y este año volvió a bajar hasta el 0,4560%, con un ahorro de 40,1 millones para 1,8 millones de bolsillos madrileños. Hasta ahora el ahorro en IBI bajo el mandato de Almeida alcanza unos 112 millones.

Asimismo, el consistorio aprobará una nueva rebaja de la plusvalía municipal. En 2021 continuaron los descuentos del 95% en el pago de la plusvalía ‘mortis causa’, la bonificación que se aplica en los inmuebles con un valor catastral de hasta 60.000 euros.

A todo ello se suma el aumento de la bonificación por familia numerosa hasta el 90%, el máximo legal, para 22.000 hogares, con un ahorro de 6 millones, y la bonificación del 25% creada para hostelería, comercio, ocio y espectáculos, con un ahorro de 66 millones.

Agranda la brecha con Barcelona

Las rebajas fiscales recogidas en las ordenanzas fiscales de Madrid para el año 2022 suponen un nuevo respiro a los contribuyentes madrileños, que se han ahorrado unos 185 millones en dos años por las sucesivas bajadas, y también un impulso para hacer aún más atractiva la ciudad para invertir.

Así, la capital agranda todavía más la brecha fiscal con Barcelona, en donde se paga un tipo del 0,6606% por el IBI, de forma que gana atractivo en un competitivo mercado de la vivienda donde la capital catalana está saliendo perdedora. El tipo de en torno al 0,4% de Madrid le situará cerca de las capitales de provincia donde menos se paga, como las provincias vascas, Pamplona, Santander o Zaragoza, que lo rebaja al 0,4087%.

De hecho, logra un notable atractivo respecto al tipo medio de las grandes ciudades (0,5642%). Según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) las tres ciudades donde más IBI se paga (para una vivienda de valor catastral de 80.000 euros) son catalanas: Lérida (774 euros), Tarragona (762) y Gerona (746).

Barcelona (528 euros) se sitúa en el puesto 19, frente a la posición 41 que ocupa Madrid (365 euros), si bien las provincias vascas cuentan con el IBI más bajo –San Sebastián (147), Bilbao (153) y Vitoria (258)–, aunque cabe tener en cuenta que disponen de un régimen fiscal propio.

Esta mayor competitividad fiscal de Madrid está impulsando su atractivo para los inversores y algunas, lo que unido a la inestabilidad política en Cataluña está haciendo que la región madrileña adelante a la catalana en inversión inmobiliaria de lujo, según Barnes, y a nivel general lo vaya a hacer durante la próxima década, según la compañía gestora DWS:

Respuesta a la nueva Ley de Vivienda del Gobierno

El alcalde Almeida, también portavoz nacional del PP, responde así a la Ley de la Vivienda consensuada por el Gobierno de PSOE y Podemos que el Gobierno aprobará el próximo 26 de octubre, que incluye un recargo de hasta el 150% en el IBI en los casos de viviendas vacías a aplicar por los ayuntamientos que así lo deseen.

El PP ya afirmó que combatirá dicha ley y no lo aplicaría en las plazas donde gobierna. “No solo no subimos el IBI, sino que pretendemos seguir bajándolo”, afirman fuentes del Ayuntamiento. El alcalde ya advirtió de que la capital no impondrá el recargo para pisos cerraros y avanzó que el Consistorio articulará medios para que no repercuta a los madrileños en caso de que fuese obligatorio.

“Es un ataque a la propiedad privada con pocos precedentes y será inútil porque no va a ayudar a solventar un problema que existe”, criticando la nueva Ley Estatal de Vivienda, que habilitará a las CCAA para bajar los alquileres de grandes propietarios (10 o más inmuebles) en base a un índice de referencia, y congelar precios y dar incentivos fiscales para bajarlos a los pequeños propietarios.

En la misma línea, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también ha rechazado la ley al considerar que la intervención sobre el mercado inmobiliario acabe provocando una caída en la oferta del alquiler y termine disparando los precios. Desde el sector inmobiliario también han realizado estas advertencias.

Se contrapone también al ‘catastrazo’ de Sánchez

La rebaja fiscal del PP madrileño también se contrapone al ‘catastrazo’ del Gobierno, que ha elevado el factor de minoración hasta el 0,9% para que los bienes inmuebles de naturaleza urbana y los de rústica no superen el valor de mercado, mientras que hasta ahora se situaba en el 0,5% para determinar el valor real de la vivienda.

Con la entrada en vigor de la Ley de lucha contra el fraude fiscal cambiará la valoración de los inmuebles desde enero de 2022 para los impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), Sucesiones y Donaciones (ISD) y Patrimonio (IP).

En la práctica la medida podría conllevar un alza de estos impuestos, según advierten los expertos, pero el Ministerio de Hacienda asegura que este nuevo indicador “no conllevará subida de impuestos ni modificará el IBI ni tendrá un efecto retroactivo al entrar en vigor el 1 de enero de 2022”.

Los ‘populares’, sobre todo de Madrid, defienden un modelo de bajos impuestos para impulsar el crecimiento y con ello la creación de empleo y mantienen una guerra abierta por la política fiscal y la armonización fiscal que pretende acometer el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, proclives a un aumento de la presión fiscal para obtener más ingresos.