Evita los impuestos: así funcionan las herencias en vida

La donación consiste en la transmisión de bienes en vida, a diferencia de la herencia que tiene lugar tras el fallecimiento de una persona

Agencia Tributaria / EFE

Agencia Tributaria / EFE

Para recibir en herencia los bienes de una persona difunta, es necesario pagar una serie de impuestos. Uno de ellos, es el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que grava el patrimonio adquirido por las personas físicas a través de herencias, legados o donaciones.​ Se trata de un tributo de carácter progresivo, ya que en lugar de un porcentaje fijo va variando en función del volumen de la herencia.

Conviene tener en cuenta que cuando se produce un fallecimiento, se debe tributar en la comunidad autónoma en la que residía el difunto. Además, el impuesto está cedido a las comunidades autónomas, con competencias en recaudación y comprobación. Por tanto, estas regiones tienen libertad para aplicar sus propias normas respecto de los tipos impositivos o reducciones de las bases imponibles, por ejemplo.

Donación, la herencia en vida

En este contexto, cada vez son más las personas que buscan otras alternativas para dejar a sus herederos su patrimonio. Una de ellas es la donación, un proceso que consiste en la transmisión de bienes en vida, a diferencia de la herencia, que se produce tras el fallecimiento de una persona. Además, presenta una serie de ventajas como que no es necesario contar con un testamento ni tampoco comporta la contracción de las deudas de la persona que lega el patrimonio, como si ocurre con las herencias.

No obstante, sí que comporta el pago de tres tributos: el impuesto de sucesiones y donaciones, el de plusvalías dirigido a bienes inmuebles y el IRPF. Pero, conviene tener en cuenta que en gran parte de las comunidades autónomos existen bonificaciones del impuesto de sucesiones y donaciones, que pueden llegar casi a la exención, siempre y cuando la donación sea en favor de hijos, padres o cónyuges. Asimismo, si la persona donante tiene una edad superior a los 65 años y el inmueble a donar es la vivienda habitual, no está obligado a abonar el IRPF.

También existe la posibilidad de donar dinero, una opción que muchas personas están poniendo en práctica para ayudar económicamente a familiares o allegados a adquirir su primera vivienda. Se trata de una operación que presenta distintos beneficios a nivel fiscal en distintas comunidades autónomas.

Dado que la donación de cantidades económicas únicamente conlleva el desembolso del impuesto de sucesiones y donaciones, las personas que optan por esta alternativa evitan tener que pagar el resto de tributos asociados a procesos similares como la herencia o la donación de viviendas.

Avatar