El Celta eleva sus pérdidas a 16 millones y lleva al juzgado su guerra con Caballero

El golpe del Covid-19 lleva al club vigués a números rojos tras haber cosechado beneficios por valor de 108 millones de euros en las últimas ocho temporadas

Carlos Mouriño

El presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, en una imagen de archivo

El Real Club Celta de Vigo ha sellado su permanencia en Primera División por décima temporada consecutiva tras un año marcado por el golpe de un Covid-19 que llevará al conjunto celeste a anotarse pérdidas millonarias.

El presidente del club olívico, Carlos Mouriño, ha asegurado este viernes en rueda de prensa que se estiman unas pérdidas de 16 millones de euros al cierre del ejercicio. “Ha sido un mal año para todos por la pandemia. Dentro de lo malo económico, vamos a resaltar lo positivo. Hemos tenido 16 millones de pérdidas, pero otros hablan de quiebra y nosotros nos habíamos preparado”, ha recalcado.

Según Mouriño, el Celta “hizo los deberes. Tenemos 16 millones de pérdidas, pero no tenemos deudas. Aún podemos hacer alguna inversión en jugadores”, con el objetivo de “hacer un equipo competitivo para que se cumpla en este primer año lo que queremos para los diez: un equipo estable, cómodo en Primera, sin problemas como los que pasamos”.

El Celta pondrá fin, de esta manera, a ocho años consecutivos en zona de beneficios. Durante este periodo, el club se embolsó ganancias por valor de 108 millones de euros en su cuenta de resultados, siendo las últimas los 10,7 millones de euros que se anotó en la temporada 2019-20, en la que tuvo que esperar hasta la última jornada para poder amarrar su permanencia en la máxima categoría del fútbol español.

Guerra judicial con el Concello de Vigo

En paralelo, el Celta, que ya ha estrenado su nueva ciudad deportiva de Mos y desde hace tres años tiene su sede en la Calle de Príncipe, la que Mouriño ha definido como “la mejor sede de un club deportivo de toda España junto a la del Athletic de Bilbao”, ha avanzado que llevará al Concello de Vigo a los tribunales para la anulación del convenio de Balaídos.

“Esta judicialización terminará posiblemente en los juzgados penales. Es tristísimo. Pero vaticino, a mi pesar, este problema va a terminar en estos términos por no querer aceptar los egos de nadie”, ha lamentado Mouriño, que ha recalcado que su “obligación es defender al Celta por encima de todo y contra todos. Y sobre todo ante egos personales y por no querer someternos a los mandatos de nadie”.

Además, Mouriño enseñó imágenes de las inundaciones bajo las gradas de Tribuna que, a su juicio, provocan que los espectadores se mojen los días que llueve. “¿Creéis que esto puede pasar en el mejor estadio de Europa, como lo define el alcalde?”, ha censurado el presidente del Celta, que ha apuntado que el presupuesto del Concello previsto en la reforma del estadio se ha ampliado de 30 a 60 millones pese a que, según ha criticado, el alcalde de Vigo, se niega a hablar de sobrecostes.

Ahora en portada

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y su homólogo en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, acusan al Ministerio de Sanidad de improvisar las medidas de Semana Santa. EFE/ Salvador Sas

La inesperada guerra por el fin de las mascarillas