El nuevo auditor del Fuenlabrada vaticina un ‘hachazo’ de Hacienda por sus pagos ‘en negro’

BDR Auditores advierte de revisiones fiscales por los movimientos de casi dos millones en metálico en el club, que evita hacer provisiones ante futuras sanciones por el brote generado en A Coruña

Praena y Tebas

El presidente de la LFP, Javier Tebas, junto al presidente del Fuenlabrada, Jonathan Praena

El Club de Fútbol Fuenlabrada estrena auditor. El conjunto presidido por Jonathan Praena ha remitido al Registro Mercantil sus cuentas de la temporada 2019-20, que han sido fiscalizadas por BDR Auditores tras relevar a Gálvez Auditores. El cambio se produjo este verano después de que estos últimos emitiesen una denegación de opinión, primero, y un informe con salvedades en el que revelaba, entre otras cosas, “movimientos en metálico” por valor de “1,59 millones en varios ejercicios”, así como 322.400 euros en dietas la pasada campaña.

Precisamente a estos pagos en cash se refiere también su nuevo auditor, que advierte de que podrían llevar consigo la apertura de un expediente por parte de Hacienda. Tras dejar constancia de que no ha podido verificar las “aportaciones de partes vinculadas instrumentalizadas en su mayoría por entregas en metálico (1,59 millones de euros)”, desde BDR Auditores concluyen que no han “podido evaluar de manera razonable el correcto reflejo de la situación fiscal contemplada en los estados financieros adjuntos que nos permitan estimar los pasivos fiscales que se puedan originar en caso de revisión por las autoridades competentes”.

Pasa de largo por el ‘Caso Fuenlabrada’

Ante esta situación y la imposibilidad de acceder al “libro registro de actas del consejo de administración ni al de las juntas generales de accionistas”, los nuevos auditores del conjunto madrileño han decidido emitir una opinión con salvedades sobre unas cuentas anuales que pasan de largo por el denominado Caso Fuenlabrada.

Y es que el club fue protagonista el pasado mes de julio del mayor brote de coronavirus de todo el fútbol español. El Fuenlabrada llegó a contar con un total de 28 casos activos por Covid-19 (más que los que sumaba toda el área sanitaria de A Coruña por aquel entonces), de los cuales la práctica totalidad se correspondía a jugadores y personal del cuerpo técnico que tuvo que permanecer alojado en el hotel NH Collection Finisterre.

Sin provisiones ante multas

El Fuenlabrada hace mención al impacto que el Covid-19 va a seguir teniendo en su cuenta de resultados al cortar los ingresos por taquilla y abonos, pero evita referirse en su memoria anual a las diferentes causas judiciales que tiene abiertas. El Juzgado de Instrucción número 6 de A Coruña reabrió en diciembre la causa abierta contra el conjunto madrileño y contra la Liga de Fútbol Profesional (LFP) por posibles delitos de lesiones y contra los trabajadores.

Además, la propia Xunta de Galicia ha decidido suspender el expediente sancionador de 360.000 euros tanto para el Fuenlabrada como para la Liga tras apostar por incorporar a la causa penal un nuevo informe encargado al epidemiólogo Juan Gestal. En él se concluye que el club madrileño incumplió de forma grave la obligación de declarar urgentemente que ya contaba con un brote de coronavirus (con tres contagiados) antes incluso del viaje a A Coruña que califica de “grave negligencia”.

Deja atrás los números rojos

De esta forma, la memoria anual del conjunto presidido por Jonathan Praena no hace ninguna mención al brote generado en la ciudad de A Coruña al término de una temporada en la que el club logró volver a beneficios. En concreto, el Fuenlabrada dejó atrás los números rojos por valor de 1,45 millones de euros con los que cerró el año de su ascenso a Segunda División y se estrenó en la categoría de plata con unas ganancias de 26.285 euros.

Su patrimonio neto, por el contrario, sufrió un recorte de 940.000 a 529.000 euros en una temporada en la que acometió una nueva ampliación de capital por valor de 1.4 millones de euros para cumplir los requisitos mínimos marcados por el Consejo Superior de Deportes (CSD). La operación fue suscrita totalmente por la sociedad Esaesnu después de que el resto de accionistas renunciasen a su derecho de adquisición preferente. Así, esta firma recién creada en 2019 con apenas 3.000 euros de capital social (el mínimo exigido) y que tiene a Patricia Praena (hermana del presidente del Fuenlabrada) como administradora única ya controla el 86% de las acciones del club madrileño.