Greenalia da su primer paso en el desembarco en Estados Unidos

Además del salto al mercado continuo el próximo año, Greenalia acelera su implantación en Estados Unidos con el fichaje de un responsable de desarrollo de negocio internacional

Manuel García Pardo

Manuel García Pardo en la salida a bolsa de Greenalia / Greenalia

El viento sopla a favor de Greenalia y eso hace que el grupo de Manuel García ponga la maquinaria en marcha para impulsar un desembarco en Estados Unidos que tiene como horizonte 2030 pero que podría acelerarse. De momento, la compañía coruñesa de energías renovables ha fichado a un responsable de desarrollo de negocio internacional para, precisamente, afianzar su expansión.

Su crecimiento es lo que da alas a la compañía para pensar en traspasar fronteras. La compañía coruñesa logró cerrar el año del estallido de la pandemia regresando a beneficios y consiguiendo un Ebitda, resultado antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones, de 11 millones de euros frente a los 3,3 millones acuñados el ejercicio precedente. Los ingresos pasaron de 40,3 millones a 43 millones, aumentando un 6,7% en un año en el que la planta de biomasa de Curtis, la más grande del sur de Europa, comenzó a tener reflejo en su cuenta de resultados (facturó más de 13,2 millones de euros y registró un Ebitda de 6,2 millones en solo siete meses). La empresa, que prevé la construcción de 290 MW en 10 parques eólicos que espera poner en funcionamiento entre 2022 y el cierre de 2023, apuesta por la fórmula Develop&Own, con la que se asegura ingresos recurrentes cada año solo por la venta de energía. Amparada en esta estrategia, supone que conseguirá cerrar este 2021 con un Ebitda de más de 20 millones de euros.

Ya el pasado mes de marzo, la firma coruñesa presentó su Plan Covid Resilience, una hoja de ruta de transición, que pretende servir de puente entre las previsiones iniciales de la compañía incluidas en su plan estratégico 2019-2023 y el futuro plan 2022-2026, que será presentada en el segundo semestre del año y con el que se prevé alcanzar la construcción de más de 2,5 gigavatios.

La internacionalización se acelera

En ese plan, además de su salto al mercado continuo y su apuesta por la eólica marina (offshore), Greenalia también expone otra clave para su plan de futuro: la internacionalización. La firma detalla algunos de los hitos que espera alcanzar en el horizonte de 2030, clave para las empresas de energías limpias teniendo en cuenta las normativas sobre emisiones de CO2. Los coruñeses esperan llegar entonces a los 4,5 GW y ser, en esa altura, referentes en el sector de la eólica terrestre y marina. El grupo energético sitúa en esa fecha su expansión internacional, que contará con EEUU, como “país estratégico”.

En la presentación de resultados de este miércoles, Antonio Fernández-Montells, el director financiero de la compañía, no quiso avanzar grandes datos sobre su estrategia de desembarco en Estado Unidos y qué tipo de tecnología pretende desarrollar allí: eólica terrestre, marina, solar fotovoltaica o biomasa. Sin embargo, sí desveló que la firma ya ha comenzado a establecer contactos con inversores locales, motivo que lo ha llevado a contratar a un responsable de desarrollo de negocio internacional para afianzar las conversaciones.

El salto al mercado continuo

Aunque, de momento, el desembarco americano se lleva con discreción, desde la compañía participada por José María Castellano se concede que la buena acogida inicial podría acelerar los tiempos marcados para la expansión internacional.

Hay que tener en cuenta, además, que el próximo año es el marcado por Greenalia para dar su salto del antiguo MAB, donde actualmente cotiza, al mercado continuo, que espera para los próximos tiempos la llegada de numerosas empresas verdes. Sin ir más lejos, está previsto que en los próximos meses se produzca la entrada en bolsa de Ecoener, empresa capitaneada por Luis de Valdivia, también coruñesa y también del ámbito de la energía renovable.

Conocimiento de los inversores

Será en el segundo semestre del año cuando la empresa aporte más datos, ya que está previsto que presente el grueso de plan estratégico 2022-2026, que incluye la salida al continuo. En estos momentos, además de Ecoener, también están previstos los saltos de Acciona Energía, Opdenergy y, previsiblemente, la filial de renovables de Repsol.

Los de Manuel García aprovecharán el momento. “Con respecto a los movimientos de la bolsa actuales, precisamente la idea de Greenalia es seguir nuestra hoja de ruta para la salida el próximo año con lo que creemos además que la comunidad inversora habrá obtenido un conocimiento mayor del sector”, explican a este medio.