La Asociación de Accionistas Minoritarios pide a la CNMV que vigile la salida a bolsa de Ecoener

La Asociación de Accionistas Minoritarios (Aemec) insta a la CNMV a estar "vigilante" a la salida de bolsa de Ecoener al detectar una posible "burbuja financiera" en el sector de las renovables

Luis de Valdivia, presidente de Ecoener

Luis de Valdivia, presidente de Ecoener

La Asociación de Accionistas Minoritarios (Aemec) pide a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que investigue la salida a bolsa de la gallega Ecoener. Según aseguran en una carta remitida al regulador, se podría “estar generando una burbuja financiera de importantes potenciales riesgos para el sector de las energías renovables” y pide que esté “vigilante” con la ops (oferta de suscripción de sus acciones ordinarias de nueva emisión).

«Se trata de una empresa constituida el año pasado, con un consejo constituido hace menos de un mes, con presencia de consejeros de nula vinculación con el mundo energético, sin estados financieros consolidados auditados más allá del último ejercicio, con un accionista único como persona física que va a seguir detentando el control de la compañía, con proyectos personales fuera del grupo que sale a Bolsa y con una estructura societaria dispersa y compleja», asegura la Aemec en el documento remitido a la CNMV.

Recorta su salida a bolsa a la mitad

La asociación también expresa sus dudas por la decisión que Ecoener comunicó este miércoles de recortar su salida a bolsa para recaudar la mitad del importe inicialmente previsto. “Se ha acortado este objetivo y acaba de recortarlo abruptamente en más de un 45%, hasta 100 millones de euros con un máximo de 110, lo que parece dejar en entredicho la credibilidad del folleto y de las manifestaciones que en él se hacen», apuntan.

Además, aseguran que “resulta algo sorprendente para quienes estamos en contacto con las empresas del mercado continuo que una sociedad que es una simple pyme, que apenas factura alrededor de 35 millones de euros y no dispone de más de 50 empleados en España, se valore en unos 400 millones de euros», al tiempo que alertan de que «algunos de estos proyectos distan mucho de ofrecer la imagen y seguridad que todos queremos ver en un mercado serio y riguroso como es el mercado continuo español».