Efectos de la guerra de ‘telecos’: Telefónica, Orange y Vodafone eliminarán más de 3.000 empleos

Telefónica fue la última en presentar un ajuste de hasta 2.700 personas, que suman a los acordados por Vodafone y Orange para 400 trabajadores

Efectos de la guerra de ‘telecos’: Telefónica, Orange y Vodafone eliminarán más de 3.000 empleos

La guerra de precios y la extrema competencia en un mercado todavía pendiente de una consolidación estresa a las telecos, que han optado por aplicar ajustes de empleo para contener los gastos ante un continuado descenso de la rentabilidad. Ese es el camino que han elegido Telefónica, Vodafone y Orange, las tres grandes operadoras del mercado español.

El grupo de José María Álvarez-Pallete ha sido el último en apretarse el cinturón, lo que tendrá repercusiones en la plantilla. Telefónica ha presentado un Plan de Suspensión Individual para mayores de 54 años que está en fase de negociación y al que se podrían adherir hasta 2.753 personas. En caso de que se cierre el acuerdo, sería el segundo que pone en marcha en los últimos dos años.

A este ajuste se sumarían los 400 despidos voluntarios de Orange en España, ya acordados hace medio año, y a las 409 salidas de Vodafone España, pactadas este otoño, según datos aportados por las telecos y los sindicatos.

Pérdida continuada de ingresos

Los tres operadores coinciden en que la situación del sector, aquejado por una fuerte competencia en precios, les ha llevado a una pérdida paulatina de ingresos, en un contexto de transformación digital, en el que se ven abocados a hacer importantes inversiones. Solo este año se han gastado 1.000 millones en espectro 5G.

Telefónica dijo a los sindicatos que es necesario un reciclaje continuo de trabajadores para mantener la competitividad, en referencia a la búsqueda de perfiles cada vez más especializados.

Según los datos de la patronal DigitalES, en la última década el sector sufrió un descenso de ingresos de más de un 30%.

UGT, por su parte, cifra en 10.000 millones la caída del negocio de las telecos desde 2008. “Los datos no pueden ser más contundentes: mientras la cesta de la compra aumentó su coste un 45 % desde 1998, los precios de los servicios de telecomunicaciones bajaron un 30%“, dicen en el sindicato, que culpa a los reguladores españoles y europeos por promover la “extrema competencia” y “esquilmar” al sector.

20.000 personas en una década

Desde 2011, las tres telecos han puesto en marcha planes de ajustes de empleo para unas 20.000 personas. Telefónica, con unos 13.700 empleados afectados, 16.453 si se incluyen los que se están negociando, ha sido el que más medidas de regulación de empleo ha aplicado desde 2011, cuando planteó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para unas 5.000 personas. Además, el principal operador de España puso en marcha otros dos planes de suspensión individual de empleo, uno en 2016 y otro en 2019 para unas 8.700 personas.

Vodafone España, no siempre con acuerdo, ha planteado cuatro ERE en esta década, incluido el último para 400 personas. En total, alrededor de 3.000 empleados se han visto afectados por estos ajustes. Por su parte, Orange ha aplicado dos expedientes de regulación de empleo: uno en 2016 para 467 personas y otro este año.