Sandra Ortega renueva su hotel en Silicon Valley mientras se aleja de Room Mate

Al margen de su participación del 31% en Room Mate, Sandra Ortega mantiene una amplia cartera de hoteles en Estados Unidos. El ubicado en Palo Alto se renueva bajo la marca El Prado

Sandra Ortega. EFE/Cabalar

Sandra Ortega

Sandra Ortega, la mujer más rica de España, propietaria de un 5% de las acciones de Inditex, cuenta también con inversiones en el sector hotelero, uno de los más castigados por la crisis del coronavirus. A través de su holding Rosp Corunna, la hija de Rosalía Mera y Amancio Ortega cuenta un 31% de la cadena Room Mate, del mediático empresario Kike Sarasola. No obstante, según adelantó Cinco Días el pasado febrero, la empresaria habría puesto a la venta su participación. Sin embargo, y aun aunque se desprendiese de este paquete accionarial, al menos de momento, la fortuna Forbes cuenta en su cartera con distintos activos hoteleros, varios de ellos en territorio americano, que siguen renovándose.

A través de la sociedad Ferrado Inmuebles, con la que pilota muchas de sus inversiones en el ladrillo, Ortega controla distintos hoteles en Estados Unidos aglutinados bajo el paraguas de la filial Ferrado Properties Inc. Esta compañía cerró el año 2019, último del que hay cifras disponibles, con unos números rojos de 26 millones de euros. Su valor en libros se acerca a los 330 millones de euros.

Nueva marca: El Prado

De entre los distintos hoteles que gestiona a través de esta filial Sandra Ortega en Estados Unidos se encuentra el antiguamente denominado Garden Court, un hotel situado en Palo Alto, California, en el extremo norte del famoso Silicon Valley. La prensa local recoge estos días su próxima reapertura, tras el cierre obligado por el Covid. Lo hará, eso sí, de forma renovada y bajo una nueva marca denominada El Prado. Su página web, que también ha sido renovada, oferta un establecimiento de retiro en Silicon Valley “con tranquilas habitaciones y suites y un salón íntimo que ofrece tapas españolas y cócteles artesanales”. Según se recoge en la misma página web, el antiguo Garden Court cerró sus puertas a causa de la pandemia el 19 de marzo de 2020, con la previsión de reabrir el 31 de mayo de 2021.

La renovación de este activo que, según la prensa de Estados Unidos sigue en manos de Ferrado, da muestra de que, al menos de momento y a pesar de la pandemia, Ortega no abandona sus inversiones hoteleras en suelo americano.

Casera de Room Mate en EEUU

Al margen del caso de este activo, Ferrado Properties también cuenta con otro establecimiento en Hollywood que hasta el pasado mes de enero era explotado por la conocida cadena Standard. Los ya antiguos gestores del hotel indicaron en redes sociales que el mismo cerraba sus puertas “debido a la imposibilidad de poder hacer frente a una subida del precio del alquiler”.

En el mercado americano, Mera es también ejerce de casera de Sarasola, ya que tiene dos hoteles alquilados a Room Mate: el hotel Grace, en Nueva York, y el Waldorf, en Miami. La memoria de actividades de Room Mate revela que el año anterior a la aparición del coronavirus, la cadena declaró un gasto en arrendamientos operativos (alquileres) de 32,6 millones de euros. De esta cantidad total, una sexta parte (algo más de cinco millones de euros) deriva de los activos que la compañía tiene alquilados a Ferrado, la división inmobiliaria de Sandra Ortega que también cuelga de Rosp Corunna. Además de los dos hoteles en suelo americano, Ferrado también arrenda un hotel en Barcelona a la cadena de Sarasola.