Shein continúa su lavado de imagen: destinará 15 millones a mejorar las condiciones en sus fábricas

La multinacional china invertirá este presupuesto en “realizar mejoras físicas” en cientos de fábricas de sus proveedores para garantizar el cumplimiento de las legislaciones locales y las convenciones de la Organización Internacional del Trabajo

Operario fábrica de Shein

Operario fábrica de Shein. Shein

Shein reacciona ante las críticas por explotación laboral. La compañía ha anunciado una inversión de 15 millones de dólares (unos 14,2 millones de euros) para mejorar las condiciones de los empleados de cientos de fábricas de sus proveedores tras las recientes acusaciones sobre jornadas de trabajo de más de 18 horas a cambio de salarios ínfimos.

Este desembolso, que se realizará en los próximos tres o cuatro años –según explican en un comunicado– se enfocará en «realizar mejoras físicas en las fábricas» de su cadena de suministro y forma parte del Programa de Empoderamiento de la Comunidad de Proveedores (SCEP), con el que prevén desarrollar antes de que concluya 2022 más de 30 proyectos, 100 a finales de 2023 y hasta 300 dentro de cuatro años.

La firma se defiende de las críticas señalando que realizan controles periódicos para garantizar el correcto funcionamiento de las plantas. En concreto, señala que en el último año se han realizado más de 2.600 controles y se compromete a «duplicar la cantidad que invierte» a este efecto hasta los 4 millones de dólares .

No es la única medida anunciada. La multinacional líder del fast fashion ha explicado su intención de duplicar su gasto en «abastecimiento responsable», un programa especialmente diseñado para garantizar que los empleados que trabajan para sus proveedores «reciben un trato justo y respetuoso en entornos seguros y cómodos».

Con estas acciones la compañía china implementará un «código de conducta» para garantizar que sus proveedores cumplan con la legislación local vigente y con las convenciones fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo, so pena de rescisión del contrato. 

Explotación laboral

El pasado mes de octubre el canal de televisión británico Channel 4 emitió el documental Untold: inside the Shein Machine en el que se revelaron las complicadas condiciones laborales en las fábricas proveedoras de la empresa en la región de Guangzhou, como jornadas de hasta 18 horas o el pago de salarios precarios.

Al respecto, la multinacional ha compartido los resultados de una investigación independiente realizada a raíz de la emisión del reportaje por las empresas independientes Intertek y TUVR. Desde la compañía capitaneada por Chris Xu sostienen que estas auditorías «han refutado la mayoría de las acusaciones». Sin embargo, han anunciado que ya han dado un ultimátum a dos fábricas para «cumplir con el código de conducta antes de que finalice diciembre». 

En relación a los salarios, desde Shein defienden que «se han tergiversado las estructuras salariales empleadas por estos proveedores puesto que las cifras se refieren a una comisión por paso y por pieza, y no por prenda terminada». 

Según explican, una camiseta básica «pasa por un mínimo de 11 pasos de diversa complejidad para completar la prenda».  «A cada trabajador en la línea de producción se le asigna solo uno de esos pasos, por ejemplo, verificar y cortar el exceso de hilo en una prenda terminada, como se muestra en el documental. El trabajador gana una comisión por cada paso por prenda», apuntan.

Otras investigaciones

La de Channel 4 no es la única investigación a la que ha tenido que hacer frente el gigante ultra low cost. Hace dos semanas Bloomberg publicó un reportaje en que apuntaban que la marca utilizaba en sus productos algodón de Xinjiang, región acusada por organizaciones internacionales, como la ONU, de obligar a la minoría musulmana uigur a trabajos forzosos. 

También Greenpeace ha señalado recientemente a los de Chris Xu con un informe en el que alertaban de la presencia de sustancias químicas peligrosas que superan los límites establecidos por el reglamento REACH de la Unión Europea.