El PSOE gallego resiste el Congreso Federal sin romperse demasiado

A Coruña, Pontevedra y Lugo presentarán una única lista, mientras que Ourense deja ver al sector crítico con Gonzalo Caballero y Rodríguez Villarino

La diputada autonómica del PSdeG Noela Blanco junto al portavoz del PSOE en Ourense, Rafael Rodríguez Villarino - EUROPA PRESS

La diputada autonómica del PSdeG Noela Blanco junto al portavoz del PSOE en Ourense, Rafael Rodríguez Villarino – EUROPA PRESS

El PSdeG ha logrado acordar tres listas unitarias para el Congreso Federal que se celebrará en Valencia. La excepción será Ourense, donde la exdiputada Noela Blanco ha presentado el número máximo de avales permitidos (82) ante la Comisión de Ética del PSdeG para encabezar la lista de la delegación ourensana.

Competirá por tanto con la lista oficialista, liderada por el alcalde de O Carballiño, Francisco Fumega, que cuenta con el visto bueno de las direcciones provincial y gallega del PSdeG. Noela Blanco forma parte del sector crítico con secretario xeral del PSOE Ourensano, Rafael Rodríguez Villarino, y con el líder del partido en Galicia, Gonzalo Caballero.

El plazo de presentación de avales para las candidaturas se cierra el 13 de septiembre, por lo que de mantenerse vivas las dos listas tendrá que celebrarse una votación el próximo 26 de septiembre, domingo.

Tira y afloja en Ourense

El pasado lunes, la dirección provincial del PSdeG anunció, en un comunicado, que se había llegado a una candidatura de consenso por Ourense. Sin embargo, posteriormente, ese mismo día Noela Blanco salió al paso para negar que se hubiese alcanzado acuerdo.

A través de un mensaje en redes sociales, Noela Blanco afirmó, el pasado lunes, que «no hubo ningún tipo de negociación, ni de integración, ni ninguno de los planteamientos que recoge la ejecutiva provincial en este comunicado».

Pese a todo, Gonzalo Caballero ha conseguido mantener una lista unitaria en Lugo, otra provincia en la que se ponía en duda, después de que se hiciera patente la tensión interna de cara al Congreso gallego, con reproches públicos entre los afines al secretario xeral y los críticos.