La fiebre por albergar sedes de las nuevas agencias estatales contagia a cuatro ciudades gallegas

Con el anuncio del Gobierno de la descentralización de los organismos de nueva creación, ciudades gallegas como A Coruña, Lugo, Santiago y Ourense han entrado en la carrera para albergar las sedes de algunas de las agencias estatales

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y la regidora coruñesa, Inés Rey,entre otras autoridades, en la presentación de A Coruña para acoger la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y la regidora coruñesa, Inés Rey,entre otras autoridades, en la presentación de A Coruña para acoger la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial – David Cabezón

El anuncio de la descentralización de las instituciones estatales de la Administración central ha generado una auténtica competición entre ciudades de todo el país para albergar las sedes de algunos de los organismos públicos de nueva creación. Un ejemplo de ello lo encontramos en Galicia. La Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial, la Espacial y la de Sanidad Pública son los tres entes que están en el punto de mira de las urbes gallegas. A Coruña, Lugo, Santiago y Ourense son las cuatro ciudades de la comunidad que han mostrado su interés en una, o varias, de ellas. 

La idea de descentralizar la Administración general del Estado no es nueva. En tiempos de Zapatero se aprobó la Ley 28/2006 de agencias estatales para mejorar los servicios públicos. Por aquel entonces ya se había planteado la posibilidad de trasladar las sedes administrativas fuera de la capital del Estado. Sin embargo, el plan no llegó a materializarse hasta quince años después cuando el Consejo de Ministros de Pedro Sánchez aprobó, el pasado mes de marzo, el real decreto que regulará la desconcentración de sedes de los nuevos entes.

Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial

La carrera para albergar la sede de la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (Aesia), ha sido, por el momento, la más conflictiva. A Coruña, Santiago y Ourense estaban dispuestas a presentar su candidatura. Ante la proliferación de propuestas, el Nodo Galego de Intelixencia Artificial (Nodo GalicIA) tomó partido el pasado 24 de octubre por el proyecto de A Coruña, tras analizar más de 200 indicadores de distinta naturaleza como demográficos, socioeconómicos, logísticos o científicos. 

La decisión no fue bien recibida por las otras dos urbes. El alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, cuestionó los criterios fijados por la Xunta para apoyar a la ciudad herculina. Sin embargo, unos días después la posición del regidor cambió sustancialmente. Tras una reunión con los grupos políticos y los agentes económicos y sociales de la ciudad Bugallo anunció que su consistorio mantendría una posición «unánime» para defender la «opción gallega».

Cabe destacar que Santiago había tendido la mano a la capital provincial para presentar una candidatura común, en la que la sede se ubicaría en Santiago mientras que los servicios técnicos se instalarían en A Coruña. Pero la propuesta del consistorio fue rechazada por su homólogo coruñés que veía en la ciudad herculina todos los requisitos para acoger, en exclusividad, la sede.

La postura del alcalde de Ourense fue bien distinta. Gonzalo Pérez Jácome señaló, tras conocer la decisión de la Xunta, que se trataba de «una declaración de guerra administrativa» a la ciudad. «Lo que nos han hecho hoy es uno de los actos más icónicos y con más significado para Ourense, confirma que somos la Cenicienta de Galicia y que la Xunta está dispuesta a que sigamos siéndolo», subrayó.

Jácome incidió en que la filosofía de la convocatoria se orientaba hacia «las ciudades deprimidas económicamente y con despoblación, como es el caso de Ourense, que, por desgracia, cumplía todos los puntos que se demandaban».

A pesar de no contar con el apoyo del ejecutivo autonómico, el ayuntamiento ourensano sigue adelante. El pleno aprobó este viernes, por unanimidad, continuar con el proceso y presentar la candidatura de la ciudad el próximo lunes, último día de plazo. El alcalde recordó que la ciudad «lo tiene todo, a excepción de la bendición de la Xunta» para albergar la sede.

Agencia Espacial Española

La Agencia Espacial Española es otro de los entes que más interés ha levantado a nivel nacional. Ciudades como Teruel, León, Tres Cantos, Ciudad Real, Elche o Sevilla, ya se han postulado. De las urbes gallegas es Ourense la que ha decidido postularse. 

En la misma sesión plenaria en la que el Ayuntamiento aprobó seguir adelante con la candidatura de la Aesia, también salió adelante la iniciativa del PSOE para que la ciudad opte a ser sede de la Agencia Espacial. 

El socialista Rafael Villarino explicó en la sesión plenaria que el edificio propuesto sería el Centro de Investigación, Innovación e Transferencia de la UVigo que, aunque no está en el ayuntamiento de Ourense –sino en el de San Cibrao das Viñas–, «se podría hacer un convenio con la universidad para ceder este espacio igual que hace A Coruña para optar a la Aesia».  

Uno de los puntos fuertes de su iniciativa, según destacan, es que la ciudad cuenta con la Escuela de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio, la «única que existe en el noroeste de España», además del tejido empresarial del sector y de las buenas comunicaciones. 

La creación de la Agencia Espacial Española es una de las medidas incluidas en el PERTE Aeroespacial para establecer nuevos mecanismos que coordinen las actividades espaciales a nivel nacional, así como la participación española en programas internacionales. Entre otras funciones, se encargará de potenciar la industria espacial nacional; el fomento, la ejecución y el desarrollo de la investigación; el desarrollo tecnológico y la innovación en el ámbito del espacio, la seguridad y defensa nacional; o la coordinación estatal e internacional de la política espacial española.

Esta agencia ocupará un espacio de unos 3.000 metros cuadrados y tendrá que estar ubicada en un lugar que cuente con una amplia red de accesos a medios públicos de transporte (especialmente de alta velocidad) y que se encuentre a menos de una hora de un aeropuerto internacional con conexiones a Bruselas y París, aunque también se valorará positivamente las conexiones con otras ciudades como Ámsterdam, Roma y Frankfurt, Praga y Toulouse. También es necesaria la existencia de un entorno hotelero próximo a la sede, y un sector empresarial, administrativo, educativo y universitario dinámico, en la propia ciudad o a una hora de su localización.

Agencia de Salud Pública

Lugo tampoco quiere quedarse atrás en la carrera por acoger alguna de las nuevas sedes. La alcaldesa de la ciudad, Lara Méndez, ha solicitado en reiteradas ocasiones el apoyo de la Xunta para que su ciudad pueda convertirse en sede de la Agencia Estatal de Salud Pública.

La regidora municipal espera el apoyo del Gobierno autonómico al que ha instado a «posicionarse» ya que es «quien tiene que presentar la candidatura de cara al Ministerio de Sanidad». Por el momento no se ha producido una confirmación por parte del Ejecutivo autonómico. Pese a ello, la candidata del PP a la Alcaldía de Lugo, Elena Candia, apuntó esta misma semana que la Xunta “valora muy positivamente” la candidatura.

Según la información disponible en la web del Ministerio de Sanidad, la Aesap se configura como una institución de excelencia técnica y científica que tiene como objetivo la preparación, prevención, detección y respuesta rápida frente a amenazas y riesgos para la salud de la población.

A diferencia de lo que ocurre con las otras dos agencias, el Ministerio de Sanidad aún continúa trabajando en los criterios y requisitos del ente, que podrían darse a conocer en las próximas semanas