La Xunta responde al Gobierno: “No merecemos castigo por defender la salud de los gallegos”

Alberto Núñez Feijóo censura que el Gobierno central critique la nueva ley gallega de salud pese a no emitir respuesta cuando se le presentó previamente

Una mujer recibe una dosis de la vacuna contra la covid-19. EFE/Javier Cebollada/Archivo

Una mujer recibe una dosis de la vacuna contra la covid-19. EFE/Javier Cebollada/Archivo

Alberto Núñez Feijóo sale al paso de las declaraciones de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en las que alertaba de que la nueva Ley de Salud Pública que el Parlamento de Galicia aprobó este martes con el apoyo en solitario del PPdeG “podría suponer una limitación de los derechos fundamentales”.

La titular de Sanidad avanzó que esperaría a que los informes jurídicos arrojasen “luz” sobre el tema antes de poder tomar posibles medidas contra esta reforma legislativa, lo que ha levantado las críticas del presidente de la Xunta. “No sé si merecemos ser castigados por defender la salud de los gallegos”, ha alertado en la rueda de prensa posterior al Consello del Gobierno gallego.

Feijóo critica que el Gobierno no respondiese

Es un “proyecto que remitimos al Gobierno central y que ni siquiera fue contestado. Sería una actuación impropia que, cuando un Gobierno central conoce una propuesta de una comunidad y no responde, posteriormente intente que no entre en vigor”, ha censurado.

“No hay una ley nacional y lo único que pedimos es seguridad jurídica. No nos estamos extralimitando respecto a alguna ley nacional ya en vigor”, se ha defendido Feijóo. “Los presidentes autonómicos tenemos que tomar medidas como el cierre de la hostelería o de los centros comerciales o acatar el toque de queda sin resoluciones jurídicas. ¿Creen que esto es seguridad jurídica? Espero que no se nos pueda juzgar por velar por la salud pública de Galicia”, ha sentenciado.

Obligar a hacerse pruebas o cumplir cuarentenas

Feijóo también ha aclarado que la ley gallega solo habilita un marco legal para poder imponer sanciones en futuro a personas que decidan no vacunarse. Estas multas, que se elevarían hasta los 60.000 euros en casos considerados graves, tendrían que contar una resolución judicial previa.

Según el presidente de la Xunta, lo que la medida permite por el momento es obligar a que una “persona diagnosticada con Covid-19 cumpla cuarentena o que se hagan las pruebas cuando tienen síntomas manifiestos”.