El Govern en funciones debate su enésimo plantón al Rey en Barcelona

El Ejecutivo catalán ya avisó de cara a la anterior visita de Felipe VI a Barcelona que "no estará presente" en ningún acto en el que esté el Rey

La consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, a su llegada a la reunión semanal del Ejecutivo catalán, el 19 de enero de 2021 en Barcelona | EFE/Generalitat/RM

La consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, y el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, a su llegada a la reunión semanal del Ejecutivo catalán, el 19 de enero de 2021 en Barcelona | EFE/Generalitat/RM

¿Volver o no volver a plantar al Rey? Esa es la gran pregunta que se hace el Govern en funciones de cara a la visita de Felipe VI y Pedro Sánchez a Barcelona. El jefe del Estado y el presidente del Gobierno tienen previsto asistir este viernes a un acto en la planta de Seat en Martorell, en un momento de violentas protestas por el encarcelamiento de Pablo Hasél.

Escenificar es un asunto de extrema importancia para los dirigentes de la Generalitat de Cataluña, por lo que, después de confirmarse la visita del Rey y Sánchez a Barcelona, el Ejecutivo catalán está ahora mismo deliberando a profundidad sobre si asistir o no. De momento no se ha tomado “ninguna decisión”, ha dicho este martes la portavoz Merixtell Budó.

La también consellera de Presidencia ha explicado que en los próximos días decidirán si participar o no en el acto en la fábrica de Seat, de lo que se deduce que el Govern no descarta el enésimo plantón al monarca. Los partidos del Ejecutivo, ERC y JxCat, no solo le plantan en Barcelona; la semana pasada también se ausentaron de un acto con el Rey en el Congreso.

De momento, Budó ha preparado el terreno para otro hipotético boicot al Rey curándose en salud y destacando que el Govern ha estado en permanente contacto con Seat, que ha visitado en varias ocasiones la planta de Martorell y que trabaja para garantizar su acceso a los fondos europeos. Es decir, ha dejado claro que se plantaría al Rey, no a la empresa.

Veto del Govern al Rey

La última vez que Felipe VI visitó Barcelona fue el 9 de octubre, poco después de confirmarse la inhabilitación de Quim Torra como president de la Generalitat. Entonces, ya con el vicepresidente Pere Aragonès asumiendo las funciones del jefe del Govern, ninguna autoridad catalana ni barcelonesa recibió al monarca en la ciudad condal.

En los actos donde haya presencia del Rey, el Govern no estará presente” fue el mensaje hace cinco meses y es poco probable que haya cambiado desde entonces, máxime cuando ERC y JxCat negocian con la CUP la formación de un nuevo Ejecutivo independentista tirando de un discurso de máximos en torno a causas como la autodeterminación o la amnistía.

“El Govern solo espera del Rey que se disculpe por su discurso partidario e incendiario del 3 de octubre de hace tres años”, manifestó en octubre Budó. “En Cataluña, la Monarquía no es bienvenida”, apostilló el presidente del Parlament, Roger Torrent. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se sumó al boicot aludiendo a la supuesta “corrupción” de la Casa Real.

Paralelamente, el entonces recién cesado Quim Torra y los expresidents Carles Puigdemont y Artur Mas contraprogramaron al Rey con un acto en “Cataluña del Norte” (que en los mapas oficiales se llama Perpiñán y queda en Francia) en el que escenificaron “unidad” ante la “represión” del Estado, la cual vincularon también al reinado del monarca.

Una cita pendiente

Felipe VI y el presidente del Gobierno central tenían previsto visitar la planta de Seat en Barcelona a finales de diciembre, pero el viaje tuvo que cancelarse cuando Sánchez entró en cuarentena por haber estado en contacto con Emmanuel Macron días antes de que el mandatario francés diese positivo en coronavirus.

De no haberse cancelado la visita, el Rey habría estado en Barcelona poco después de la primera regularización fiscal por cuentas no declaradas de su padre Juan Carlos I, que tuvo lugar el pasado diciembre. Casualmente, la visita de este viernes sucederá poco después de la segunda regularización fiscal del emérito, anunciada la semana anterior.

Será la primera visita del jefe del Estado y del presidente del Gobierno a Cataluña después de las elecciones autonómicas del pasado 14 de febrero y desde el encarcelamiento de Pablo Hasél, condenado por delitos como injurias a la Corona. Si durante dos semanas ha habido protestas intermitentes por el rapero, no sería de extrañar que también las haya el viernes.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña