Garzón se enroca y aviva la guerra con el PSOE por las macrogranjas: «Lo que dije es impecable»

El ministro de Consumo apunta que los socialistas apoyaron una moratoria en Cuenca contra este tipo de granja de gran tamaño el mes pasado

El ministro de Consumo, Alberto Garzón. EFE/ Raquel Manzanares

Alberto Garzón ve contradicciones por parte del PSOE en la guerra que se ha desatado en el Gobierno de coalición por sus críticas a las macrogranjas. La parte socialista se ha avalanchado contra el titular de Consumo, el más conflicto del Ejecutivo, e incluso el responsable de Agricultura, Luis Planas, puso en duda este martes su idoneidad como ministro en una entrevista en Onda Cero tras criticar que no le llamara antes para comentar este asunto que es de su competencia.

La versión oficial del Gobierno es que las declaraciones de Garzón en el diario británico The Guardian -en las que dijo que la ganadería industrial contaminan el suelo, el agua y exporta carne de mala calidad- son tan solo su opinión personal, y así se libran de la polémica. Pero el dirigente de Unidas Podemos puso encima de la mesa este miércoles un motivo con los que intentó justificar que la postura del Ejecutivo no distaba tanto de la suya: los socialistas apoyaron una moratoria en Cuenca contra este tipo de granja de gran tamaño.

El sector alimentario reprocha a Garzón la promoción de Nutriscore: “No nos pueden crear trabas». En la imagen, el ministro Alberto Garzón./ EFE

El mes pasado el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, firmó una moratoria con rango de ley que impedía la instalación de nuevos proyectos de ganadería industrial mientras no se clarifique la normativa nacional al respecto. Sin embargo, este martes acusó a Garzón de «inventarse conspiraciones». «La ganadería en España funciona bien, da trabajo a miles de personas, y si alguna no funciona bien, lo que hay que hay que hacer es decirlo, pero si no se concreta la denuncia, lo que se hace es un daño tremendo al sector”, aseguró Page.

Garzón no se siente desautorizado por Sánchez

Garzón ha lamentado que Page le atacase con «ferocidad» -además de él lo han hecho otros barones socialistas como Javier Lambán que incluso pidió su dimisión-, pero se refugia en que no siente que Pedro Sánchez le haya desautorizado en este asunto y se ha reafirmado en sus palabras. De hecho, Garzón reconoció que todavía no ha hablado con el presidente tras este incidente en el Gobierno, pero sí con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, quien le transmitió que estaba de acuerdo con sus palabras sobre la ganadería.

«Lo que yo dije para mí es impecable»

Alberto Garzón

«Lo que yo dije para mí es impecable», ha aseverado. Y ha aclarado que hizo referencia a que «hay una ganadería extensiva, social y familiar, que protege el territorio, que arraiga población, que es absolutamente sostenible, que protege los campos y que es fundamental para el mundo rural, pero que está amenazada por otro modelo, que es el modelo de las macrogranjas, que es altamente contaminante».

No obstante, el responsable de Consumo ha achacado este desencuentro a que el presidente castellano-manchego no estuvo «muy conforme» con la coalición PSOE-Unidas Podemos. «Creo firmemente que es la línea que tiene que seguir un gobierno progresista», ha insistido.

Así, ha acusado al «lobby de las cárnicas» de difundir un bulo. «Manipularon, construyeron un bulo para difundirlo», aseveró. «Lo que yo dije no es nada innovador, lo que yo hago es traducir al discurso político la evidencia científica acumulada durante muchos años», apuntó. «Estas grandes empresas se resisten y la manera que tienen de resistirse es mentir«, concluyó.

Noelia Tabanera