Investigación a Better Cotton: el algodón ilegal de Brasil entró en Inditex por Bangladés y Pakistán

El algodón procedente de la deforestación y la ocupación ilegal de tierras habrían llegado a cadenas como Zara, Bershka o Pull&Bear, según la investigación, a través de fabricantes pakistaníes y grandes grupos de Bangladesh como Jamuna Group y Noman Group

Recogida de algodón en Egipto / Better Cotton

Recogida de algodón en Egipto / Better Cotton

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La investigación de una ONG sobre dos grandes productores de algodón de Brasil ha sembrado dudas sobre uno de los estándares más representativos de esta fibra textil, empleado ampliamente por gigantes de la moda como Inditex o H&M. Better Cotton, fundada en 2005, es una entidad dedicada a promover cultivos de algodón bajo pautas de sostenibilidad y economía social. En el desarrollo de su actividad acabó convirtiéndose en uno de los principales certificadores de la materia prima, con más de 2.500 asociados entre los que están proveedores y grandes cadenas como Mango, Adidas, Abercrombie, LVMH, Pepco, Puma o Pepe Jeans, además del grupo de Amancio Ortega y la multinacional sueca.

Una investigación realizada por Earthsight vincula producto certificado por Better Cotton a algodón procedente de la deforestación y el acaparamiento ilegal de tierras en el Cerrado brasileño, señalando además en su informe que la fibra vegetal habría entrado en las tiendas españolas y de otros países europeos de Inditex y H&M a través de sus proveedores asiáticos. Las conclusiones de la ONG generaron preocupación en el gigante de Arteixo, hasta el punto de enviar una carta firmada por su responsable de sostenibilidad, Javier Losada, al consejero delegado de Better Cotton, Alan McClay, alertando de una «quiebra en la confianza» que han depositado en el procedimiento de certificación y reclamando conocer si fincas avaladas por por la entidad en el estado brasileño de Bahía están asociadas a las actividades denunciadas por Earthsight, como la deforestación, la usurpación de tierras, los abusos e, incluso, episodios de violencia.

Better Cotton encaja como un guante en las exigencias de sostenibilidad de las grandes cadenas de moda, que en los últimos años han destinado relevantes esfuerzos en garantizar la trazabilidad en su cadena de suministro y en fijar estándares de producción a sus proveedores. Ahora, el certificador ha tenido que encargar una auditoría independiente cuyos resultados todavía se desconocen bajo la promesa de revocar los sellos de las fincas brasileñas si se corroboran los hechos denunciados por la ONG.

Dos grandes proveedores brasileños

La investigación de Earthsight atañe a dos de los mayores productores de algodón de Brasil: SLC Agrícola y Grupo Horita. El primero cuenta con 44.000 hectáreas de plantaciones de algodón (equivalente a más de 60.000 campos de fútbol) solamente en Bahía accidental; y el segundo suma al menos 140.000 hectáreas de tierras de cultivo en la región. Según el informe de la ONG, son el primero y el sexto productor del país que genera más algodón certificado por Better Cotton, aproximadamente un 42% del volumen mundial.

El problema es que ambos están vinculados a graves ilegalidades. En el caso de Horita, según indica Earthsight, protagonizó violentas disputas de tierra en Estrondo contra las comunidades tradicionales que habitan la zona desde el Siglo XIX, en lo que el Fiscal General de Bahía definió en 2018 como «una de las mayores áreas de tierra acaparadas en la historia de Brasil». De SLC señala a las fincas Piratini, Palmares y Parceiro, todas ellas dedicadas al cultivo de algodón, que habrían perdido «por lo menos 40.000 hectáreas del Cerrado nativo a lo largo de los últimos 12 años» por la deforestación.

La investigación afirma también que «el Fiscal General de Bahía ha implicado al Grupo Horita y a SLC en el acaparamiento de tierras y la violencia contra la comunidad de Capão do Modesto en Correntina. Las agencias ambientales federales y del estado de Bahía, han acusado a las dos empresas de deforestación ilícita en el occidente de Bahía».

Conexión con Bangladés y Pakistán

¿Cómo ha llegado este algodón a los establecimientos de Inditex? Según Earshsight, a través de los proveedores asiáticos. El informe identifica ocho fabricantes que utilizan el algodón de Horita y SLC y que, a su vez, suministran a la multinacional de Amancio Ortega o a H&M –o a ambas– millones de prendas.

Uno de ellos es Jamuna Group, uno de los conglomerados industriales más grandes de Bangladés. Según la investigación, «entre septiembre de 2022 y agosto de 2023, las tiendas de Inditex en Europa vendieron 235 millones de euros en jeans y otras prendas confeccionadas con algodón y fabricadas por Jamuna» a través de las cadenas Zara, Bershka y Pull&Bear. Casi dos tercios de la producción del fabricante, dice la ONG, se exporta a los centros de distribución de la multinacional gallega en España y Países Bajos. «Entre 2017 y 2023, el Grupo Jamuna importó por lo menos 7.010 toneladas de algodón producido por SLC y Horita en Bahía occidental. El año pasado, entre el 4% y el 14% del algodón importado por el proveedor de Inditex procedía de las fincas de los productores brasileños, según el informe.

Además de Jamuna, otro fabricante de Bangladés, Noman Group, proveedor de Inditex y H&M, también habría comprado el «algodón manchado». Junto a ellos, otros cinco fabricantes textiles de Pakistán de la cadena de suministro de las multinacionales también adquirieron la materia prima de SLC y Horita. Se trata de Interloop, Masood Textiles, Nishat Mills, Sapphire Group y Yunus Brothers Group. La ONG no detalla cuáles de estas empresas abastecen a Inditex y cuáles a H&M, con excepción de Interloop, proveedor de la cadena sueca, y de Kahatex, otro aliado de H&M aunque de Indonesia.

¿Qué dice Inditex?

Además de la contundente misiva que envió a Better Cotton, Inditex también respondió a Earthsight para confirmar que mantiene relaciones comerciales con los proveedores que señala la investigación. Indica la compañía gallega que estos proveedores compran algodón de distintos orígenes de comerciantes especializados y, según su información, no lo hacen de manera directa a ningún productor de Brasil. Añaden que el algodón brasileño certificado no es su principal línea de abastecimiento, pues representa entre el 5% y el 25% del total.

El grupo que dirige Óscar García Maceiras recuerda en su respuesta que «los requisitos de Better Coton incluyen aspectos sociales y medioambientales, entre ellos, no vulnerar los ecosistemas naturales ni los derechos de los pueblos indígenas y comunidades locales. «Por lo tanto, prácticas inadecuadas como la usurpación de tierras o la deforestación no deben permitirse bajo ninguna circunstancia».

Inditex recalca que el algodón que se utiliza en sus prendas está certificado por entidades reconocidas internacionalmente, siguiendo las recomendaciones de las autoridades regulatorias, las organizaciones del tercer sector y los expertos del sector textil. «Nos tomamos muy en serio cualquier información relativa a prácticas inadecuadas en la industria textil. Después de recibir su carta, hemos compartido su contenido con Better Cotton, quien nos confirmó que han iniciado una investigación, en colaboración con su socio sobre el terreno, Abrapa», finaliza la respuesta de la multinacional.

«Los productores se certifican a sí mismos»

Abrapa es una asociación de productores de algodón que se encarga de aplicar el programa de certificación y a la que la ONG también dedica parte de su informe, pues entiende que incurren en un claro conflicto de interés. Señala, por ejemplo, que su función es defender y promover los intereses del sector y que trabaja estrechamente con asociaciones locales, como la asociación de productores de Bahía. Los presidentes de ambas entidades cultivan algodón y en el consejo de la patronal se sienta un miembro de la familia Horita. «Los productores de algodón, efectivamente, se están certificando a sí mismos«, concluye Earthsight.

Abrapa considera esta conclusión errónea, pues los procesos de certificación los realizan auditores externos y advirtió a la ONG que apoyaría a SLC y Horita para emprender acciones legales en caso de que la difusión del informe les provocara algún daño.

Comenta el artículo
Avatar

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp