Asturias aprieta al Gobierno para nacionalizar Alu Ibérica tras los registros de la UDEF

El consejero de Industria de Asturias acusa a Alcoa de actuar de "mala fe" en la venta de sus plantas de Avilés y A Coruña y reclama a la SEPI que intervenga

Imagen de la manifestación de trabajadores de Siemens Gamesa, Endesa y Alu Ibérica en A Coruña

Imagen de la manifestación de trabajadores de Siemens Gamesa, Endesa y Alu Ibérica en A Coruña

El Gobierno del Principado de Asturias endurece su discurso contra Alu Ibérica. El consejero de Industria, Enrique Fernández, ha considerado que el golpe judicial a los nuevos dueños de la compañía tras los registros efectuados ayer en las fábricas de A Coruña y Avilés, así como en varias oficinas de Madrid, Málaga y Castellón elevan la necesidad de llevar a cabo la intervención de la firma.

El consejero asturiano ha criticado la «mala fe» demostrada por Alcoa al traspasar las plantas de Avilés y A Coruña a «unos grupos que no han mostrado capacidad para mantener la actividad y el empleo» dada su falta de interés por la continuidad de la producción de aluminio en España. “La única responsabilidad por lo que, a día de hoy parece ser una actuación de mala fe, la tiene Alcoa«, que en 2019 acordó con el Ministerio de Industria y los gobiernos de Galicia y Asturias el traspaso de ambas plantas al fondo suizo Parter, que a su vez transfirió meses después la propiedad al Grupo Industrial Riesgo «de forma sorpresiva y sin comunicación previa» al resto de las partes.

Según Fernández, los nuevos dueños de Alu Ibérica «no han ofrecido en ningún momento garantías de mantener el empleo», que era «el principal, por no decir único, objetivo» de la mesa constituida entre las dos administraciones, Alcoa y la representación de los trabajadores para buscar una salida a ambas plantas después de que la multinacional estadounidense anunciara su cierre.

¿Rescate como con Duro Felguera?

En este sentido, el representante del Principado ha recordado que el Parlamento asturiano ha solicitado a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) la intervención de las plantas para garantizar su futuro, una reivindicación a la que el Gobierno del Principado «se vincula». El objetivo sería que la SEPI tomase el control de la compañía, como ya hizo con Duro Felguera, en la que se ha efectuado un rescate público de 120 millones de euros, en el que el Principado va a participar con una aportación de 6 millones.

Su mensaje se suma al realizado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que volvió a pedir al Gobierno que convoque una nueva reunión de la mesa con los sindicatos tras criticar la gestión del Grupo Industrial Riesgo. “No nos gusta lo que pasa ahí. No nos da seguridad”, aseguró, antes de recalcar que, desde el primer momento le daba la sensación de que la venta inicial de las antiguas plantas de Alcoa en Avilés y A Coruña se había “cerrado en falso”.