Caamaño, el montador de las tiendas de Zara, sigue en pérdidas tres años después de su venta

Kimak, el antiguo Grupo Caamaño, recortó sus números rojos a la mitad en un 2021 en el que concluyó su reordenación societaria y en el que logró el visto bueno de la Xunta para ampliar y regularizar su sede en Alvedro

Un trabajador de Kimak, antiguo Grupo Caamaño, durante la adecuación de la tienda Zara en la Plaza de España de Madrid / Kider

Un trabajador de Kimak, antiguo Grupo Caamaño, durante la adecuación de la tienda Zara en la Plaza de España de Madrid / Kider

Caamaño también termina en números rojos su segundo ejercicio completo bajo el paraguas de la vasca Kider Store Solutions, que la compró a mediados de 2019. El histórico proveedor de Inditex, rebautizado desde hace dos veranos como Kimak , se ha anotado pérdidas por valor de 2,37 millones de euros a lo largo del ejercicio 2021.

El repunte de la facturación por parte del anteriormente conocido como Grupo Caamaño ha sido insuficiente para devolver a la firma a zona de beneficios, aunque sí le ha permitido recortar estos números rojos a algo menos de la mitad que los 5,26 millones de un 2020 marcado por la crisis del Covid-19.

“En el ejercicio 2021 todas las filiales han incrementado su cifra de negocios con respecto al ejercicio 2020, y a pesar de la situación de incertidumbre política y económica tanto a nivel nacional como internacional, la expectativa es de crecimiento sostenido para el ejercicio 2022”, recalcan los administradores de la firma en su memoria anual.

De los créditos ICO a la reordenación

Kimak ha logrado reducir a la mitad sus pérdidas respecto a un 2020 en el que el estallido de la pandemia obligó a la compañía a acudir a la puerta del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y a sellar expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) entre los meses de marzo (inicio del confinamiento) y julio (en plena desescalada).

Además de esta situación sobrevenida por el Covid-19, la compañía también aprovechó el ejercicio 2021 para reordenar su estructura societaria. En concreto, Caamaño Sistemas Metálicos, su buque insignia, absorbió a la también filial del grupo Metalvedro, mientras que Metales y Muebles Especiales pasó a integrar en balance a Neograf Alvedro.

Caamaño Sistemas Metálicos, que pasó de ganar 1,4 millones en 2020 a perder 130.551 euros en 2021, y Metales y Muebles Especiales (amplió sus números rojos de 1,78 a 2,29 millones de euros) se hacen fuertes en la nueva estructura del grupo, en la que conviven con otras dos sociedades.

Se trata de Hydracorte, especializada en corte industrial y deformación de materiales, que ha pasado de perder 788.000 euros en 2020 a ganar 181.279 euros en 2021, y de Citanias Obras y Servicios. Esta última, operaba anteriormente como Sistemas y Construcciones Alvedro (Syca) hasta que el pasado mes de noviembre Kimak decidiese rebautizarla y transformarla para hacerse fuerte en el segmento de obra civil. La compañía dio carpetazo al ejercicio 2021 con un beneficio de 75.817 euros que contrasta con las pérdidas por valor de 2,15 millones que había cosechado a lo largo de 2020 bajo su denominación anterior.

Ampliación y regularización de terrenos

De esta forma, Kimak cerró en números rojos el año en el que la Dirección Xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais dio luz verde a su proyecto de ampliación y regularización de su sede en Alvedro (Culleredo).

El antiguo Grupo Caamaño tiene previsto dedicar una inversión de 10,8 millones de euros para estirar su superficie desde los 34.536 metros cuadrados actuales hasta los 53.275 una vez se ejecute un proyecto que llevaría aparejada la creación de 300 nuevos puestos de trabajo directos y otros 700 indirectos.