Capital Energy, ganador de la subasta eólica, se juega en un año casi 400 millones en avales

La compañía, que ha frenado su salida a bolsa, verá ejecutadas las garantías de parte de sus parques eólicos si no consigue la declaración de impacto ambiental a mediados del año que viene

Capital Energy

Imagen de los trabajadores de Capital Energy durante la construcción de su parque eólico en Buseco (Asturias)

Capital Energy emergió el pasado mes de enero como el gran vencedor de la última subasta eólica convocada por el Ministerio para la Transición Ecológica. La compañía capitaneada por Jesús Martín Buezas (ex yerno de Florentino Pérez) se adjudicó 620 de los 3.034 megavatios en liza y amplió una cartera de proyectos eólicos y solares que ahora ronda los 38.000 megavatios de potencia entre España y Portugal.

La mayor parte de estos futuro parques eólicos y fotovoltaicos se encuentran todavía en fases muy incipientes de desarrollo, pero otros 8.500 megavatios ya disponen de los permisos de acceso a la red concedidos y entran en una contrarreloj para lograr su tramitación por parte de las diferentes administraciones. De lo contrario, Capital Energy (que en el pasado llegó a estar participada por el fundador de Inditex, Amancio Ortega) podría ver ejecutadas las garantías de parte de los proyectos que promueve y con los que aspira a colarse entre los reyes de la energía eólica en España.

Contingencia de 340 millones

La empresa cuenta con una contingencia de 340 millones de euros (a razón de 40.000 euros por cada uno de estos 8.500 megavatios) que podría ejecutarse en el momento en el que se cumplan los 18 meses que el Real Decreto Ley 23/2020 que marca el futuro para las renovables fija como tope para conseguir la declaración de impacto ambiental antes de que los parques eólicos ya con accesos y conexión puedan perder sus derechos y se ejecuten estos avales.

La empresa necesita así que las diferentes administraciones tramiten con agilidad estos proyectos para no entorpecer un boom de las energías renovables que ha motivado que firmas como la propia Capital Energy, Ecoener, OPDE, Capital Energy, Acciona Energía o Fac­torenergia hayan expresado su intención de salir a bolsa ya en el primer semestre del año.

“Creemos que las Administraciones deberían ser muy diligentes a la hora de tramitar este tipo de proyectos para que podamos cumplir con los ambiciosos objetivos climáticos aprobados por la UE y refrendados por España”, aseguran desde Capital Energy, que prevén que “en los próximos meses deben salir las informaciones públicas del resto” de parques eólicos que aún no cuentan con autorizaciones administrativas previas, de construcción o proyecto sectorial.

Salida a bolsa

La compañía capitaneada por Jesús Martín Buezas, que ha depositado también otros 37 millones en garantías por las subastas (unos 60.000 euros por megavatio), ha convertido su firma de cabecera (Capital Energy Holco SL) en sociedad anónima (su nombre es ahora Capital Energy Holding Company SA) como paso previo para una salida a bolsa, que, sin embargo, ha decidido posponer hasta nuevo aviso para poder obtener una valoración más alta por parte del mercado.

El objetivo de la compañía, que tenía pensado colocar en el mercado el 25% de sus acciones mediante una OPS era financiar parte de su plan de 10.000 millones de euros en inversiones para los próximos cinco años en parques eólicos y fotovoltaicos en España.

Con este macroproyecto, el grupo pretende sellar su irrupción definitiva a un sector eólico en el que hasta ahora solo había participado mediante operaciones ready to build. Una de las más sonadas dentro de estas últimas era la que tenía previsto llevar a cabo para desarrollar los 720 megavatios que Alfanar se adjudicó en la subasta de julio de 2017. El acuerdo, sin embargo, se rompió antes de tiempo y ambas firmas mantienen un arbitraje desde 2018.