Iberdrola pleitea contra la Xunta mientras anuncia inversiones millonarias en Galicia

El TSXG desestima un recurso de Iberdrola a cuenta de los suplementos territoriales en el recibo de la luz mientras la compañía tramita la construcción de dos parques eólicos marinos y una planta de hidrógeno verde en Galicia

Sánchez Galán y Feijóo

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (d), y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante la inauguración de la Central Hidroeléctrica de San Pedro II en Os Peares, donde han realizado una visita guiada. EFE/Brais Lorenzo

Iberdrola claudica ante la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) antes de activar sus nuevas inversiones millonarias en energías renovables en la comunidad. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha tumbado el recurso presentado por la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán contra Atriga por denegar las solicitudes de certificados previstos en la Orden ETU/66/2018.

En esta norma se fijaban los tributos y recargos considerados a efectos de los suplementos territoriales y se establecía el mecanismo para obtener la información necesaria para la fijación de los suplementos territoriales por los peajes de acceso de energía eléctrica correspondientes al ejercicio 2013.

Una orden tumbada parcialmente por la Justicia

En concreto, la resolución de Atriga consideraba que la orden promulgada por el Gobierno dejaba al margen a comunidades como Galicia a la hora de expedir estos certificados. «Mientras que el mecanismo de la certificación para la fijación de los suplementos territoriales se prevé para los sujetos que hubieran tributado en alguna de las comunidades autónomas citadas en el párrafo segundo del apartado primero del precepto, que son aquellas respecto de las cuales el Ministerio no cuenta con información adicional», apunta la sentencia. En ella se recoge que Galicia cuenta con suplementos como el canon de saneamiento, el impuesto sobre contaminación atmosférica, el impuesto sobre el daño medioambiental causado por determinados usos y aprovechamientos del agua embalsada, así como el canon eólico.

Según la jueza María del Carmen Núñez Fiaño, «la omisión denunciada [de Galicia en este listado] no constituye un error» ya que forma parte del grupo de «comunidades autónomas de las ya tenían tal información por haberla facilitado previamente y de modo directo, en ejecución de las sentencias del Tribunal Supremo«, que había estimado parcialmente los recursos presentados contra la orden promulgada por el Gobierno para establecer los peajes de acceso del año 2013 por no incorporar los suplementos territoriales.

La obtención de este certificado resulta un paso clave para las compañías eléctricas. Una vez recibido, las empresas debían abonarlo al Ministerio de Industria, Energía, Turismo y Agenda Digital para que, posteriormente, pasase a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que sería la encargada de realizar la liquidación y dar luz verde a la compensación de los tributos autonómicos soportados

Eólica marina en Galicia

El recurso de Iberdrola ante el TSXG se resolvió en un momento en el que la compañía que capitanea Ignacio Sánchez Galán ultima inversiones millonarias en Galicia. En concreto, Iberdrola presentó a finales del pasado mes de mayo su proyecto para construir dos parques eólicos marinos de 490 megavatios de potencia cada uno frente a las costas gallegas y utilizarán a Sabón y As Pontes como puntos de evacuación de electricidad.

La eólica marina es una de las patas de la nueva apuesta verde de Iberdrola en Galicia. Y es que la compañía también ha revelado sus planes para construir una planta de hidrógeno verde, una tarea para la que contaría con Foresa como socio. La instalación contaría con 20 megavatios de potencia ampliables a 200 y tendría como objetivo la producción industrial de metanol verde, así como la instalación de equipos de captura de CO2 procedente de plantas de combustión de biomasa. La hoja de ruta de Iberdrola contempla una inversión de 82 millones de euros (ampliables a 400 millones de euros) en esta iniciativa.

Balón de oxígeno para Navantia Fene

Con estos proyectos sobre la mesa, la compañía ha reivindicado esta misma semana su apuesta por Galicia y su impulso económico a la comunidad. La firma asegura que con su actividad ha generado un total de 330 millones de euros en la economía gallega en el año 2020 en el que, además, abonó 170 millones de euros en impuestos y selló el mayor contrato para Navantia con la eólica marina.

En concreto, la firma adjudicó al astillero de Fene y su socio asturiano Windar la construcción de 62 jackets y pilotes para el parque eólico offshore de Saint-Brieuc, un macrocontrato valorado en 350 millones de euros que, además, posiciona a Navantia Fene en la pole position para asumir un papel protagonista en la construcción de los parques eólicos marinos de Iberdrola en la costa gallega.