Novavax: mes de luces y sombras para la socia de Zendal en la vacuna contra el Covid

En menos de cuatro semanas, la acción de Novavax escaló en el Nasdaq debido a la crisis de Janssen y a la bendición de Biden y se derrumbó ante la perspectiva de liberación de patentes y la presentación de resultados trimestrales

La americana Novavax tiene en estudio en cuatro territorios una vacuna contra el Covid que, en zona comunitaria, será producida por la gallega Zendal

La americana Novavax tiene en estudio en cuatro territorios una vacuna contra el Covid que, en zona comunitaria, será producida por la gallega Zendal

Mes lleno de luces y sombras en el terreno bursátil para Novavax, la farmacéutica americana que, en septiembre del año pasado, llegó a un acuerdo con la gallega Zendal para la producción del antígeno de su vacuna contra el coronavirus. En las últimas cuatro semanas, el grupo de Maryland ha visto cómo el valor de su acción cae más de un 50%. El hecho de que el mercado espere unas novedades que no llegan con respecto a la aprobación de su medicamento y que Estados Unidos se haya mostrado favorable a la liberación de patentes han impactado en la cotizada, que, por otro lado, también se benefició anteriormente de la crisis que atravesó Janssen.

Esta semana, la farmacéutica acumuló fuertes retrocesos en el Nasdaq, en el que cotiza. De hecho, la acción pasó de intercambiarse a 176 dólares a 131,69. A pesar de que el pasado viernes el título escaló un 8,83%, en línea con la remontada que experimentó el mercado estadounidense, las cuatro jornadas anteriores fueron de sonoras caídas. La causa está en la presentación de resultados trimestrales, en donde los directivos de la compañía confirmaron el retraso en sus planes regulatorios y de fabricación. Previsiblemente, la vacuna no desembarcará en Europa ni en los otros grandes mercados hasta el tercer trimestre.

Caídas encadenadas

Pero esta no ha sido la única turbulencia que ha atravesado Novavax en los últimos 30 días. También experimentó notables caídas bursátiles hace dos semanas, junto con otras farmacéuticas, debido al apoyo de Estados Unidos a una hipotética suspensión temporal de las patentes de las vacunas. El día del anuncio del presidente Joe Biden, el título retrocedió un 4,94%, aunque ya arrastraba fuertes caídas de sesiones anteriores (el 3 de mayo se derrumbó por encima del 17%).

La cotización de Novavax evidencia la volatilidad del valor, ligado a los anuncios relativos a la pandemia del coronavirus. Y es que, a pesar de los batacazos, también ha experimentado notables repuntes en estas últimas semanas. Para muestra, un botón: el pasado 27 de abril, los títulos del grupo americano rebotaron más de un 16%. La subida volvió a deberse a unas declaraciones de Biden.

De Biden a Janssen

En unas declaraciones públicas, el líder demócrata no solo adelantó su convencimiento de la aprobación de la vacuna de Novavax no se demoraría mucho, sino que también indicó que la intención de Estados Unidos es compartir vacunas con aquellos países que necesiten más ayuda. Para lograr este objetivo son necesarios más fármacos y ahí jugará un papel decisivo la farmacéutica. “El problema es que en este momento tenemos que asegurarnos de que tenemos otras vacunas como Novavax y otras, probablemente”, dijo Biden, decantando la compra de acciones.

El anterior arreón de los de Maryland en bolsa se produjo hace justo ahora un mes y se debió a la crisis de Janssen, cuando su vacuna fue puesta en cuarentena en Europa mientras no se dilucidaba su posible relación con episodios trombóticos detectados en Estados Unidos.

Los números de Novavax

A la vista de las palabras de los directivos de Novavax en su presentación de resultados trimestrales parece difícil que Europa pueda contar este verano con la vacuna para agilizar su plan de inmunización. Habrá que ver cómo influye este hecho en la apuesta de los inversores y en los números de la compañía, que cerró el primestre trimestre del año con unas pérdidas de 223 millones de dólares y unos ingresos de 447 millones frente a los tres millones que facturó en el mismo periodo del año anterior. Estos, según explicó, derivan fundamentalmente de los pagos de Estados Unidos para la investigación de la vacuna. Los gastos de investigación y desarrollo aumentaron hasta los 593 millones sobre los 17 millones del año anterior.

Su CEO, Stanley Erck, indicó que “Novavax hizo grandes avances durante el primer trimestre para allanar el camino de nuestra vacuna candidata contra el Covid, logrando una eficacia estadísticamente significativa en nuestros ensayos. A medida que continuamos nuestro diálogo con las autoridades reguladoras para obtener autorización, mantenemos nuestro compromiso de entregar rápidamente nuestra vacuna a nivel mundial, asegurando un acceso equitativo y una distribución expansiva”. No obstante, de momento, la fecha marcada para solicitar la autorización de la vacuna ante los reguladores americano, británico y europeo se retrasa al tercer trimestre.