El consejo de Abanca fija la hoja de ruta en Euskadi, donde mantendrá la marca Bankoa

El consejo de administración de Abanca aprobó el proyecto de fusión con Bankoa, que mantiene toda su operativa en País Vasco bajo la marca Bankoa Abanca

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca

El consejo de administración de Abanca, la entidad de Juan Carlos Escotet, aprobó este lunes el proyecto de fusión con Bankoa, que mantendrá toda su operativa en Euskadi bajo la marca Bankoa Abanca. La fusión también ha sido aprobada por el consejo de la entidad vasca y tan solo queda que se sea ratificada por su junta de accionistas y autorizada por el Ministerio de Economía.

El proyecto de fusión supone la integración jurídica de Bankoa en Abanca. La entidad financiera heredera de las cajas gallegas explica que la integración seguirá la marca de la casa de Abanca. Por un lado, Bankoa mantendrá su marca comercial dada la consolidada implantación que tiene en el País Vasco. Además, Abanca incluirá todas sus operaciones en dicho territorio bajo la marca Bankoa Abanca.

Consejo asesor

Por otro lado, Abanca tiene previsto nombrar un consejo asesor, formado por “personalidades, empresarios y profesionales” de prestigio en el País Vasco que la asesorarán sobre “la evolución y las perspectivas de la economía vasca y sobre la implementación y adaptación de las estrategias y políticas de Abanca a los potenciales elementos diferenciales presentes en la economía y el tejido industrial vascos”.

El consejo asesor comenzará su actividad una vez que la fusión sea efectiva y estará integrado inicialmente por los actuales consejeros externos no dominicales de Bankoa.

El proyecto de fusión aprobado hoy contempla la oferta de compra sobre la totalidad de las acciones de las que son titulares los accionistas minoritarios de Bankoa que así lo deseen en idénticas condiciones en las que Abanca compró el 99,81% de Bankoa al Grupo Crédit Agricole. Aquellos accionistas minoritarios que lo prefieran también podrán canjear sus acciones en Bankoa por acciones de Abanca, en los términos previstos en el proyecto de fusión.