Calviño celebra las rebajas en los ERE de BBVA y CaixaBank: «Esa es la línea»

"Valoro que estén reduciéndose el número de bajas y que se estén orientando hacia las bajas voluntarias", ha asegurado la vicepresidenta económica en un acto junto al presidente de BBVA

Calviño celebra las rebajas en los ERE de BBVA y CaixaBank: "Esa es la línea"

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos valora positivamente los esfuerzos de la banca por reducir el calado de los expedientes de regulación de empleo (ERE) que tienen en marcha.

Nadia Calviño se ha pronunciado tras la rebaja del ERE de BBVA de 3.798 a 2.935 personas y ha señalado que es la “línea correcta” durante la inauguración del seminario La economía de la pandemia organizado por APIE en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander, en la que ha participado junto al presidente de la entidad financiera, Carlos Torres.

«Son procesos tremendamente traumáticos para el conjunto de trabajadores de estas empresas y sus familias, es muy importante y valoro que estén reduciéndose el número de bajas y que se estén orientando hacia las bajas voluntarias. Esa es la línea de diálogo y negociación correcta para abordar estos procesos que siempre son lamentables y negativos», ha reivindicado Calviño.

Nadia Calviño marca el rumbo de la banca

Las declaraciones de la vicepresidenta económica del Gobierno tienen lugar en un momento en el que CaixaBank ultima las negociaciones para rebajar el despido colectivo que preparaba para 7.400 empleados tras su fusión con Bankia. Sobre este punto, Calviño ha resaltado que «la voluntad que han expresado los directivos del banco es llegar a un acuerdo». «Confío, por supuesto, en que se siga avanzando en esta misma dirección y se llegue a una solución negociada con los representantes de los trabajadores», ha afirmado.

La ministra gallega ha reconocido que el sector bancario está inmerso en un proceso de reestructuración, marcado por la entrada de nuevos competidores y un proceso acelerado de digitalización, que exigen «una transformación ágil» por parte de las entidades financieras, pero ha considerado que «no es positivo» plantear el futuro del sector sobre la base de reducir su tamaño, capacidad, plantilla u oficinas.

«Hay que desarrollar un agenda positiva donde se descubran, exploten y se expandan estas nuevas oportunidades de negocio, porque si queremos que el sector recupere una senda d rentabilidad, necesitamos entidades financieras que tengan una perspectiva también positiva de desarrollo y despliegue de nuevos ámbitos de negocios que sean rentables», ha explicado.