Casado escenifica la unidad con Ayuso en plena campaña electoral de Castilla y León

Casado asegura que su relación con Ayuso es "estupenda" pero que no es su función "decidir quién deber ser el presidente de una comunidad autónoma en la que gobierna el PP”.

Pablo Casado. EFE/Javier Cebollada

El PP intenta dejar atrás la crisis interna protagonizada entre el líder nacional, Pablo Casado, y la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, en plena campaña electoral en Castilla y León. La batalla entre estos dos pesos pesados del partido por el liderazgo ha dejado a los populares tocados en las encuestas. Pero con los comicios autonómicos a la vuelta de la esquina, el PP tiene que volver a escenificar la unidad que pregonó en el Congreso nacional de Valencia.

Tras semanas de enfrentamientos y reproches entre Génova y Sol por la fecha en la que debería celebrarse el cónclave en el que se decidirá quien presidirá el PP madrileño, Casado ha dejado claro este jueves en una entrevista en Antena 3 que su relación con Ayuso es «estupenda». Al ser preguntado por si la jefa del Ejecutivo de la Comunidad será la presidenta del partido en la región, ha sentenciado que no es su función «decidir quién deber ser el presidente de una comunidad autónoma en la que gobierna el PP”.

«No es mi función decidir quién deber ser el presidente de una comunidad autónoma en la que gobierna el PP»

Pablo Casado

Sin embargo, se ha dedicado a alabar su gestión de la pandemia ante la avalancha de casos de la variante Ómicron y ha aplaudido su decisión de recurrir ante el Tribunal Supremo el reparto de los fondos europeos del Ejecutivo de Pedro Sánchez. “Estoy a favor de cómo Madrid ha gestionado la vuelta al cole tras las vacaciones de Navidad y de que el Gobierno de Ayuso recurra ante el Tribunal Supremo el reparto de los fondos europeos por parte del Gobierno y de la política fiscal de la Comunidad de Madrid», ha aseverado.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado (c), la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el alcalde de la Comunidad de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (i), asisten al acto de Estado de reconocimiento y memoria a todas las víctimas del terrorismo. EFE/Mariscal
José Luis Martínez Almeida, Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso . EFE

El PP continúa así mandando su mensaje de cohesión después de que Ayuso reapareciera en público al inicio de esta semana con el secretario general del PP, Teodoro García Egea, con quien admitió en el pasado que existían una serie de «tiranteces» por las gestoras y los tiempos establecidos para celebrar el congreso de Madrid.

La presidenta madrileña y el número dos de Génova se pusieron de acuerdo este lunes para entrar a la vez al recinto en el que se celebra el acto organizado por Nueva Economía Fórum y arropar al candidato en las elecciones del 13 de febrero, Alfonso Fernández Mañueco. Este gesto, unido a las declaraciones de Casado de este jueves, ponen fin a una fase de declaraciones cruzadas que han distanciado a los dos equipos en los últimos meses.

Casado: «Sánchez no manda ni en su Gobierno»

Más allá de escenificar la paz en su partido, Pablo Casado tiene claro que la estrategia electoral es atacar a Pedro Sánchez y su gestión. «Tenemos el presidente más débil de la democracia, no manda. Es muy grave que no sea capaz de cesar a sus ministros. Si no estás de acuerdo lo cesas o directamente suprimes un ministerio que no sirve para nada», ha señalado en relación a la polémica que ha surgido por las declaraciones del responsable de Consumo, Alberto Garzón, sobre las macrogranjas.

Así, el líder de la oposición ha pedido al presidente del Gobierno que «asuma» que no manda en su Consejo de Ministros. «Si el presidente no maneja ni su Gobierno, ¿cómo va a manejar el país?«, se ha preguntado.