El PSC lanza una ofensiva para evitar el retraso electoral en Cataluña

"No hay razones para aplazar las elecciones al Parlament de Cataluña", dice el PSC, mientras ERC critica el "electoralismo" de los de Salvador Illa

El ministro de Sanidad y candidato del PSC al 14-F, Salvador Illa, en su primer acto de precampaña, el 3 de enero de 2021 en Barcelona | EFE/Archivo

El ministro de Sanidad y candidato del PSC al 14-F, Salvador Illa, en su primer acto de precampaña, el 3 de enero de 2021 en Barcelona | EFE/Archivo

El PSC ha intensificado este miércoles sus iniciativas para evitar el aplazamiento de las elecciones catalanas del 14 de febrero que maneja el Govern de la Generalitat. “No hay razones para aplazar las elecciones al Parlament de Cataluña“, asegura la formación que apuesta por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como candidato a president.

“Si hay que ir a trabajar, si estamos orgullosos de tener abiertas las escuelas, no nos podemos permitir cerrar los colegios electorales”, han señalado los socialistas catalanes en un comunicado, después de que este martes la portavoz del Govern, Meritxell Budó, ofreciese una rueda de prensa en la que preparó el terreno para un posible retraso electoral.

“Como han demostrado muchos países, la pandemia no suspende la democracia. Portugal celebrará elecciones el próximo 24 de enero, como han votado en tiempos de pandemia países como Estados Unidos, India, Francia, Alemania, Egipto, Croacia o Italia. Las elecciones son un momento sagrado de la democracia”, ha zanjado el PSC.

La diputada del Parlament, Esther Niubó, ha ahondado en este asunto comentando en las redes sociales que “en todas las democracias del mundo se han celebrado elecciones durante la pandemia de Covid-19“. “A ver si Cataluña será el único lugar del mundo donde el gobierno suspenderá la democracia”, ha añadido.

La suspensión del 14-F, ¿imposible?

En su comunicado, los socialistas catalanes aseguran que la legislación vigente “no contempla la suspensión de unas elecciones ya convocadas”. De hecho, continúan, “las elecciones se han convocado automáticamente y no por una decisión del Govern. Quien no ha convocado, no puede aplazar”.

“El Govern está obligado a garantizar que las elecciones se celebren con las máximas garantías y debe promover la participación”, ha afirmado el PSC, que confía en que la Generalitat “haga caso” al director general de Participación Ciudadana y Procesos Electorales, que este pasado lunes animaba a celebrar las elecciones.

Asimismo, la formación cuya cabeza de cartel es Salvador Illa (que hasta ahora no se ha pronunciado sobre el posible retraso de las elecciones del 14-F) insiste en subrayar la posibilidad de que el Govern esté pensando en el aplazamiento a la luz de las encuestas que dan mejores perspectivas al PSC. Ya incidía en ello el diputado José Zaragoza este martes.

ERC acusa de “electoralismo” al PSC

ERC ha criticado este miércoles que el PSC defienda mantener el 14-F por “puro electoralismo”. “Ya es grave [que Illa deje] sus responsabilidades en medio de una pandemia para ir a hacer de candidato, pero todavía es peor presionar por puro electoralismo”, ha señalado el presidente parlamentario de ERC, Sergi Sabrià.

Ve de forma irónica ERC que el PSOE haya decidido posponer su congreso federal por el coronavirus y que al mismo tiempo el PSC presione para mantener la cita electoral en Cataluña. “Es difícil quedar más retratados”, ha asegurado Sabrià, que a su vez ha advertido de que los datos de la evolución de la pandemia no son buenos y que la decisión es “muy compleja”.

Sus socios en el Govern de JxCat transmiten en público que “queremos votar” pero en privado están a favor de aplazar los comicios. De hecho, ERC temía a finales de diciembre que JxCat maniobrase para retrasar la votación. No obstante, Albert Batet, presidente parlamentario postconvergente, se ha limitado a decir hoy que “estamos a punto y queremos votar”.

También de JxCat pero hablando a título del Govern, de la que es portavoz, Meritxell Budó ha avisado que el Ejecutivo catalán decidirá sobre la dilación si no hay consenso entre los partidos en la reunión que se celebrará este viernes. Ahora debe preocupar la salud de los electores “y no el resultado de las elecciones”, ha dicho.

Desde la CUP aseguran que es “imprescindible” aplazar el 14-F, en palabras de su candidata Dolors Sabater. “Pensamos que las medidas que se están tomando en todos los ámbitos no están respondiendo a las necesidades de la pandemia, por eso somos las primeras interesadas en las elecciones, pero los datos sanitarios nos obligan a proponer este aplazamiento”, ha explicado.

Otros partidos, como el Pdecat, han criticado la “improvisación y falta de planificación” del Govern, porque “hace tiempo que se sabía que las elecciones tenían que celebrarse”. “Que el Govern no se pronuncie sobre si hay que celebrar o no las elecciones y que se traslade a los partidos esta cuestión” es motivo para lamentarse, según la candidata Àngels Chacón.

Salud Pública y el Síndic de Greuges aconsejan aplazar el 14-F

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha dicho este miércoles que, desde el punto de vista epidemiológico, “no es el mejor escenario para celebrar unos comicios”. Pero ha matizado que “no soy el que pone fechas electorales” y ha subrayado que la decisión no le compete solo a la Consejería de Salud, sino a la mesa de partidos.

El Síndic de Greuges (el Defensor del Pueblo catalán) ha recomendado no celebrar los comicios el 14 de febrero porque el voto presencial “podría constituir un riesgo” para los electores. Rafael Ribó ha augurado que para el 14-F habrá “un escenario de afectación grave o muy grave con entre 190.000 y 216.000 personas que no podrían votar de forma presencial”.

Pero si no se pueden aplazar, hay otras formas de reducir el riesgo, según el Síndic. “Una mejora imprescindible”, por ejemplo, “sería ampliar los plazos para solicitar el voto por correo“.