Almeida baja por tercer año el IBI a los madrileños

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado una nueva bajada del IBI y de la plusvalía municipal, tal y como adelantó Economía Digital hace una semana

El Ayuntamiento madrileño, liderado por José Luis Martínez-Almeida (PP), ha anunciado este viernes una nueva reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y de la plusvalía municipal y el mantenimiento de bonificaciones para las familias numerosas, con un ahorro total de 65 millones de euros, tal y como adelantó hace una semana Economía Digital.

La nueva rebaja de impuestos, incluida dentro de la aprobación de las ordenanzas fiscales de la villa de 2022, ha sido dada a conocer en una rueda de prensa conjunta por el alcalde y la vicealcaldesa, Begoña Villacís.Por tercer año consecutivo el consistorio madrileño aprueba una bajada del IBI, que pasa del 0,456% al 0,428%, lo que comportará un ahorro total de 60 millones de euros para los vecinos de la ciudad de Madrid, que tendrán el tercer tipo de IBI más bajo de España.

Desde su llegada al Ayuntamiento, Almeida aprobó en 2020 una rebaja del tipo de gravamen general del IBI del 0,51% al 0,479% y este año volvió a bajar hasta el 0,4560%, con un ahorro de 40,1 millones para 1,8 millones de bolsillos madrileños. Con la rebaja de 2022 el ahorro alcanzará unos 170 millones de euros.

1,5 millones de viviendas y 96.200 locales

La medida, adelantada por Economía Digital, beneficiará a 2,2 millones de recibos de este impuesto, de los que 1,5 millones corresponden a viviendas, 96.200 a locales comerciales de autónomos y empresas, 30.000 a oficinas y más de 11.000 a naves industriales, según ha detallado Villacís.

A esta rebaja se suma una nueva disminución de la plusvalía municipal. Para el próximo ejercicio se incrementan los porcentajes de la bonificación del impuesto de plusvalía por transmisiones mortis causa a favor de ascendientes, descendientes y cónyuge, ampliando en cinco puntos la existente en 2021, de hasta el 95%, en función del valor catastral para vivienda habitual y local de negocio.

Esta medida podría llegar a beneficiar a más de 42.000 madrileños con un impacto económico de unos 4 millones de euros. En detalle, se mantiene en el 95% (máximo legal) si el valor catastral del suelo es inferior o igual a 60.000 euros; Pasa del 85 al 90% si el valor catastral del suelo es superior a 60.000 euros y no excede de 100.000 euros; del 70 al 75 % si el valor catastral del suelo es superior a 100.000 euros y no excede de 138.000 euros, y sube del 40 al 45 % si el valor catastral del suelo es superior a 138.000 euros.

Además, se mantienen las bonificaciones de 2020 de hasta el 90 % en el IBI para familias numerosas en función del valor catastral del inmueble, una medida que beneficia a más de 22.500 familias numerosas que podrán tener una reducción en sus recibos y ahorrar 3 millones de euros. También se mantiene la bonificación del 50% para las viviendas de protección oficial durante los tres periodos impositivos siguientes al de otorgamiento de la calificación. 

Rebaja fiscal de 300 millones en tres años

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha asegurado que en sus tres años de mandato en el Consistorio de la capital las distintas rebajas han supuesto un ahorro de 500 millones para los madrileños. De estos, 300 millones corresponden a las bajadas del IBI.

Asimismo, ha apuntado que las nuevas ordenanzas fiscales permitirá elevar en 80 millones de euros los contratos de limpieza y dotar de diez unidades nuevas al Samur. Almeida ha mostrado su confianza en recabar los apoyos para aprobar las ordenanzas fiscales y posteriormente el Presupuesto para el año 2022, que buscan consolidar la recuperación.

La rebaja fiscal tiene especial relevancia porque va a ser la primera respuesta política del PP, a través de su mayor consistorio, a la nueva Ley de Vivienda del Ejecutivo del PSOE y Podemos, que se aprobará el próximo martes y que prevé disparar el IBI a las casas vacías, y al ‘catastrazo’ del Gobierno. La ciudad de Madrid se situará tras la rebaja como una de las capitales de provincia con el IBI más bajo de las 52 que forman España y se distanciará aún más en competitividad fiscal de la ciudad de Barcelona.

Tercer IBI más bajo de España: mayor brecha con Barcelona

Las rebajas fiscales recogidas en las ordenanzas fiscales de Madrid para el año 2022 suponen un nuevo respiro a los contribuyentes madrileños, que se han ahorrado unos 300 millones en tres años de Almeida al frente del ayuntamiento por las sucesivas bajadas, y también un impulso para hacer aún más atractiva la ciudad para invertir.

Madrid se convierte en la tercera capital de provincia de las de régimen común con el tipo general de IBI más bajo de España, solo por detrás de Santander que tiene el 0,41 % y Zaragoza, con el 0,41%. En 2022, Madrid estará muy por debajo de ciudades como Barcelona (0,66%), Sevilla (0,67%), Valencia (0,72%), Cádiz (0,74%) o Valladolid (0,61%), según los datos del último ranking tributario de 2021.

Así, la capital agranda todavía más la brecha fiscal con Barcelona, en donde se paga un tipo del 0,6606% por el IBI, de forma que gana atractivo en un competitivo mercado de la vivienda donde la capital catalana está saliendo perdedora. El tipo de en torno al 0,4% de Madrid le situará cerca de las capitales de provincia donde menos se paga, como las provincias vascas, Pamplona, Santander o Zaragoza, que lo rebaja al 0,4087%.

El anuncio se produce una semana después del gran enfado del empresariado catalán (Circulo de Economía y Foment del Treball) con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (En Comú Podem), y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), por ir camino de “arruinar” la economía catalana con inseguridad jurídica e impuestos altos.

Respuesta a la nueva Ley de Vivienda del Gobierno

El alcalde Almeida, también portavoz nacional del PP, responde así a la Ley de la Vivienda consensuada por el Gobierno de PSOE y Podemos que el Gobierno aprobará el próximo 26 de octubre, que incluye un recargo de hasta el 150% en el IBI en los casos de viviendas vacías a aplicar por los ayuntamientos que así lo deseen.

El PP ya afirmó que combatirá dicha ley y no lo aplicaría en las plazas donde gobierna. “No solo no subimos el IBI, sino que pretendemos seguir bajándolo”, afirman fuentes del Ayuntamiento. El alcalde ya advirtió de que la capital no impondrá el recargo para pisos cerraros y avanzó que el Consistorio articulará medios para que no repercuta a los madrileños en caso de que fuese obligatorio.ArtículosConsenso en el sector inmobiliario: “La Ley de Vivienda reducirá oferta y ahuyentará inversores”

“Es un ataque a la propiedad privada con pocos precedentes y será inútil porque no va a ayudar a solventar un problema que existe”, criticando la nueva Ley Estatal de Vivienda, que habilitará a las CCAA para bajar los alquileres de grandes propietarios (10 o más inmuebles) en base a un índice de referencia, y congelar precios y dar incentivos fiscales para bajarlos a los pequeños propietarios.

En la misma línea, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también ha rechazado la ley al considerar que la intervención sobre el mercado inmobiliario acabe provocando una caída en la oferta del alquiler y termine disparando los precios. Desde el sector inmobiliario también han realizado estas advertencias.

Se contrapone también al ‘catastrazo’ de Sánchez

La rebaja fiscal del PP madrileño también se contrapone al ‘catastrazo’ del Gobierno, que ha elevado el factor de minoración hasta el 0,9% para que los bienes inmuebles de naturaleza urbana y los de rústica no superen el valor de mercado, mientras que hasta ahora se situaba en el 0,5% para determinar el valor real de la vivienda.

Con la entrada en vigor de la Ley de lucha contra el fraude fiscal cambiará la valoración de los inmuebles desde enero de 2022 para los impuestos sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), Sucesiones y Donaciones (ISD) y Patrimonio (IP).

En la práctica la medida podría conllevar un alza de estos impuestos, según advierten los expertos, pero el Ministerio de Hacienda asegura que este nuevo indicador “no conllevará subida de impuestos ni modificará el IBI ni tendrá un efecto retroactivo al entrar en vigor el 1 de enero de 2022”.

Los ‘populares’, sobre todo de Madrid, defienden un modelo de bajos impuestos para impulsar el crecimiento y con ello la creación de empleo y mantienen una guerra abierta por la política fiscal y la armonización fiscal que pretende acometer el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, proclives a un aumento de la presión fiscal para obtener más ingresos.