El laberinto de Alcoa San Cibrao: la plantilla dice que no hay “ningún contacto” con el Gobierno

La crisis de Alcoa en Cervo se enroca: los trabajadores están a punto de retomar una huelga indefinida mientras aseguran que la ministra de Industria “ni los llama”

Manifestación en Lugo para reclamar una salida industrial viable para Alcoa San Cibrao. EFE/Brais Lorenzo

Manifestación en Lugo para reclamar una salida industrial viable para Alcoa San Cibrao. EFE/Eliseo Trigo

Las negociaciones por el futuro de Alcoa en San Cibrao parecen volver a la casilla de salida. Si bien la semana pasada, en A Coruña, el secretario general de Industria, Raül Blanco, avanzaba que habría “novedades” pronto sobre el futuro de la factoría, la plantilla, que da por rotas las negociaciones de venta en estos momentos, retomará en dos días la huelga indefinida. Además, este viernes, el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, aseguró que, en estos momentos, los trabajadores no tienen “ningún contacto con el Gobierno”.

Zan aseguró a la agencia EFE que, desde que se rompieron las negociaciones con Alcoa para la venta de la fábrica de aluminio primario (su última propuesta ha sido la de mantenerse un año más en la planta con el compromiso del Gobierno de rebajar su factura eléctrica), el comité no ha vuelto “a saber nada” de la ministra de Industria. De hecho, afean que Reyes Maroto “ni habla ya públicamente de la situación de Alcoa ni nos llama”.

A la espera del Supremo

Desde su punto de vista, Alcoa “sigue con la idea de esperar” a la resolución del Tribunal Supremo en relación con el recurso de casación que ha presentado a la sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia que anuló el ERE con el que pretendía despedir a más de quinientos trabajadores de la fábrica de aluminio.

El Tribunal Supremo evaluará ese recurso el próximo 20 de octubre, recordó Zan, y la multinacional está a la espera de conocer qué camino tomará el conflicto laboral planteado. “Aquí hay una empresa que no quiere vender y un Gobierno que no quiere comprometerse. Así es difícil llegar a una solución”, lamentó.