Iberdrola amarra en Galicia la conexión a la red eléctrica de su parque eólico marino

Iberdrola ya habría dado los pasos administrativos necesarios para ubicar su parque en las costas gallegas y conectarlo por Sabón al abrigo de un nuevo decreto que regula la evacuación de renovables

Iberdrola amarra en Galicia la conexión a la red eléctrica de su parque eólico marino

Una silenciosa carrera contrarreloj se está llevando a cabo en el sector eléctrico al tiempo que se presentan los proyectos para optar a los fondos europeos de reconstrucción. Y se libra en Galicia. Las millonarias inversiones planteadas primero por Endesa, para levantar una macroplanta de hidrógeno verde en As Pontes, y el nuevo proyecto de Iberdrola para la eólica marina flotante, con una inversión de 1.000 millones de euros y una potencia de 300 megavatios, no solo dependen del dinero de la UE o del propio recurso, en este caso el viento. La evacuación a la red es un factor determinante para optar por una u otra ubicación. Y las empresas ya toman posiciones.

Iberdrola ha anunciado que son tres las áreas que estudia para ubicar su macroproyecto eólico marino flotante: Galicia, Andalucía y Canarias. Sin embargo, al menos en el caso gallego, la compañía de Sánchez Galán ya ha dado los primeros pasos técnicos para armar el proyecto, según confirman fuentes del sector. Lo ha hecho con cierta discreción, al abrigo de un real decreto del pasado mes de diciembre que establece el nuevo mecanismo de acceso y conexión a las redes de transporte y distribución de energía eléctrica.

Puntos de conexión liberados

Esos 300 megavatios de potencia instalada que tendrá su parque eólico flotante en la costa gallega necesitan una conexión para ser evacuados a la red. Y los puntos de evacuación ya están seleccionados: Sabón o As Pontes. Porque son los puntos de interconexión que quedan liberados por el fin de las centrales convencionales, en un caso la térmica (As Pontes) y en otro el ciclo combinado (Sabón).

As Pontes tiene una capacidad de evacuación de 1.100 megavatios, aunque Endesa asegura que su proyecto de instalar 600 megavatios eólicos para producir hidrógeno verde cuenta con todos los derechos de conexión a la red. Sin embargo, Iberdrola habría movido ficha al abrigo de ese nuevo decreto del Ministerio de Transición Ecológica, que establece un nuevo mecanismo para adjudicar los megavatios de evacuación.

El que primero llegue por decreto

Por un lado, el departamento de Teresa Ribera abrió en diciembre la mano al sector para optar por esas líneas, ya que establece un orden de prelación temporal para dar los derechos de acceso y conexión a las renovables. Es decir, básicamente, el primero que llegue. Sin embargo, hay excepciones.

Para las áreas de incluidas en procesos de transición justa, como es el caso de As Pontes, se formalizarán concursos de capacidad de acceso para integrar las renovables. En el caso de Galicia, y concretamente de la comarca pontesa, el Ministerio de Transición Ecológica todavía no ha convocado ese concurso.

La baza de Sabón

El decreto también establece que las solicitudes de permisos de acceso y de conexión podrán realizarse en el caso de la red de transporte, sobre subestaciones existentes o incluidas en el plan de desarrollo de la red de transporte en vigor, y, dentro de éstas, sobre posiciones existentes o planificadas. Aquí es donde entra en juego Sabón, tras el cierre de las centrales de fuel y ciclo combinado de Naturgy.

En Arteixo es donde fuentes del sector dan por hecho que Iberdrola ha movido ficha.  La subestación de Sabón, puesta en marcha en su día para dar salida al ciclo combinado de Unión Fenosa, es de alta capacidad, de 400 kilovoltios, el inicio de una de las autopistas eléctricas de Galicia.

El macroplan de Iberdrola

Iberdrola proyecta el que será el primer parque eólico marino flotante a escala industrial de España, al que destinaría más de 1.000 millones de euros de inversión para la puesta en marcha de 300 megavatios. Según sus planes, el estudio, diseño e ingeniería podría iniciarse este año y hasta su entrada en operación, prevista en 2026.

El proyecto forma parte de las 150 iniciativas presentadas por la compañía a programa Next Generation en los ámbitos de la electrificación del calor, offshore flotante, movilidad sostenible, hidrógeno verde, renovables innovadoras, redes inteligentes, economía circular y almacenamiento energético.