Parón en las negociaciones de Alcoa y la SEPI

Francisco Conde pide “agilidad y transparencia” y la CIG dice que ambas partes están “enredadas” por la situación financiera de GFG Alliance, matriz de Liberty

Barricadas en la A-8 en protesta por el cierre de la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao- Foto de archivo

Barricadas en la A-8 en protesta por el cierre de la planta de aluminio de Alcoa en San Cibrao- Foto de archivo

Las negociaciones entre la multinacional estadounidense Alcoa y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para la venta de la planta de aluminio de Cervo están estancadas a poco más de tres semanas de que termine el plazo establecido, el 30 de abril, según han constatado este martes las partes convocadas por el Ministerio de Industria a una reunión de seguimiento sobre el proceso.

Por un lado, el vicepresidente económico y conselleiro de Economía, Francisco Conde, señala que el encuentro concluyó “sin avances”, por lo que pide a la empresa y al Gobierno central que den la máxima agilidad posible a las negociaciones en curso para cerrar cuanto antes un acuerdo de venta de la planta de San Cibrao”.

Silencio del comité

En la cita, telemática y a la que no estaba convocada Alcoa, participaron los sindicatos y también el comité de empresa, que ha declinado pronunciarse hasta este miércoles, después de analizar el contenido de la reunión.

«Trasladamos al Gobierno la necesidad de dotar de agilidad este proceso de negociaciones y de que haya un compromiso de transparencia por parte de Alcoa y de la SEPI para concretar un acuerdo de venta y trasladar certidumbre a los trabajadores antes del 30 de abril«, destaca la consellería que dirige Conde.

A través de un comunicado, subraya que tanto Alcoa como la SEPI «tienen que cerrar lo antes posible un acuerdo de compraventa que certifique la viabilidad de la planta de San Cibrao». En este contexto, Conde ha apelado «al diálogo y el entendimiento», y «a trabajar de forma conjunta para que la operación de venta de la planta de A Mariña concluya con la mejor de las noticias».

Pendientes de Liberty

Por su parte, la CIG también demanda al Ejecutivo central «acelerar las negociaciones» para que la fábrica de San Cibrao esté «en manos» de la SEPI «antes de terminar el mes». La central reclama a los gobiernos «consumar hechos y realidades» para garantizar la continuidad productiva y de los empleos en San Cibrao.

Concreta la CIG que las partes están ahora «enredadas» en la situación financiera del grupo GFG Alliance, al que pertenece Liberty, la compañía interesada en hacerse con la factoría. El secretario xeral de la CIG, Paulo Carril, considera «indispensable» que la fábrica de aluminio «quede bajo control de la SEPI antes de terminar el plazo de negociaciones», aunque el comprador final «no sea Liberty”. «Solo así se podrá abordar la búsqueda de una nueva propiedad con la tranquilidad y seguridad de mantener la producción y los empleos», advierte.

En esta línea, Carril instó a la SEPI a buscar «compradores alternativos», debido a las «dudas financieras que genera en estos momentos GFG Alliance».

Según pudo saber este medio, la reunión se saldó en un periodo corto de tiempo de menos, de alrededor de una hora. De momento son muchas las incógnitas ya que, al margen de la situación de GFG, no se sabe en qué punto están las negociaciones entre la propia SEPI y Alcoa, independientes del posterior traspaso que se pueda producir.