Competitividad

Estamos comprometidos e intentamos invertir en grandes proyectos en Galicia frente a opciones mucho más rentables y provechosas, pero cada vez nos resulta más difícil tomar estas decisiones, viéndonos obligados incluso a retrasarlas

Un hombre, en la coruñesa playa de Riazor. Foto: EFE

Un hombre, en la coruñesa playa de Riazor. Foto: EFE

La equidad es, por definición, el reparto justo en función de méritos o condiciones y, en mi opinión, es el pilar básico que debe acompañar y asegurar la competitividad de nuestro país.  

Esta “Equidad Competitiva” es, en primer término, responsabilidad de las administraciones públicas que nos gobiernan. Son quienes tienen la obligación de dotarnos a todos de las mismas reglas de juego y, por tanto, oportunidades de prosperar y generar riqueza sin agravios comparativos ni discriminaciones en función de tu procedencia o residencia.  

¿Cómo es posible que hoy en día el territorio en el que desarrollas tus actividades o en el que resides dentro de un país, sea una variable que condicione tu competitividad?

Yo suelo decir (con un poco de retranca), que no es que Galicia esté en la punta más alejada del país, sino que es el resto de España la que está lejos de Galicia. Es cierto que nuestro clima tiene sus cosas, pero a nosotros nos gusta y sin duda a veces tiene también sus ventajas. Pero no nos engañemos, Galicia está amenazada. Nosotros estamos comprometidos e intentamos invertir en grandes proyectos en Galicia frente a opciones mucho más rentables y provechosas, pero cada vez nos resulta más difícil tomar estas decisiones, viéndonos obligados incluso a retrasarlas y a priorizar por puras necesidades operativas.  

Debemos incentivar la inversión y atraer talento con todas las herramientas a nuestro alcance, si no, lo único que haremos será desincentivar la inversión privada

¿Cómo es posible que hoy en día el territorio en el que desarrollas tus actividades o en el que resides dentro de un país, sea una variable que condicione tu competitividad, ya sea por una diferencia o discriminación fiscal, legal o mucho menos cuando hablamos de inversiones y ayudas, sean estas reparto de fondos, subvenciones o financiación?  

Si queremos avanzar en términos de prosperidad, debemos incentivar la inversión y atraer talento con todas las herramientas a nuestro alcance, si no, lo único que haremos será desincentivar la inversión privada, alejarnos aún más de la cohesión territorial e incluso provocar la emigración dentro de nuestro propio país.