¿Cómo ahorrar sin trabajar? Las 9 claves

Carecer de un trabajo te obliga a ajustar mucho los gastos y eliminar los superfluos; si además quieres obtener ingresos tendrás que buscar vías alternativas

¿Cómo ahorrar sin trabajar? Las 9 claves

¿Se puede ahorrar sin trabajar?

¿Se puede ahorrar sin trabajar? Y si sí, ¿cómo ahorrar sin trabajar? Como mínimo, la ausencia de ingresos diarios te obliga a ajustar mucho los gastos para frenar el deterioro de tus finanzas. Esta es la principal vía, aunque puedes también buscar fórmulas alternativas para obtener ingresos puntuales.

En ambos casos, separar lo necesario de lo superfluo es imprescindible a la hora de ahorrar, pero también es fundamental ser ordenado, planificar y marcarse objetivos a corto plazo. A partir de ahí solo te hace falta fuerza de voluntad para cumplirlos.

Compra diariamente

Un método sencillo para ajustar tus gastos es hacer la compra cada día. No solo por la oportunidad de acceder a las distintas ofertas que plantean las cadenas de alimentación, sino también para asegurarte de que adquieres solamente lo necesario y no desperdicias nada. Lleva una lista de la compra y limítate a ella, sin ceder al impulso de las compras superfluas o de los caprichos.

Presupuestos semanal

Hacer un presupuesto semanal con un límite de gasto facilitará que cumplas los objetivos de ahorrar sin trabajar. Puedes también dividirlo en los siete días, de manera que tengas claro cuánto puedes gastar en cada momento. De esta manera te limitarás a lo estrictamente necesario.

Gastos hormiga

Los dos puntos anteriores están pensados para eliminar los llamados gastos hormiga, pequeñas compras innecesarias que hacemos sin darles importancia, pero que acaban pesando si echamos cuentas a final de mes. Desde una chocolatina en el supermercado a alquilar una película online. Si dentro de tu presupuesto estableces unos objetivos de ahorro dentro de tu gasto diario, podrás establecer también establecer un premio semanal o mensual con ese dinero ahorrado: una cena fuera, una pizza, ir al cine…

Paga en efectivo

Salir de casa con el dinero que puedes gastar y evitar el uso de tarjetas de crédito o débito te forzará a ser escrupuloso con tu objetivo de ahorrar sin trabajar.

Cuidado con los recibos

Por mucho que quieras ahorrar, los gastos de alimentación y vivienda son prácticamente inevitables. Es importante que, aunque no salgas de casa, también estás gastando dinero, que te cobrarán puntualmente en los recibos mensuales. Por eso debes vigilar los gastos de luz y agua, comprobar que la potencia eléctrica se adapta a tus necesidades y tener especial cuidado con los despistes, como dejar una bombilla encendida o quedarte dormido con la televisión en funcionamiento.

¿Puedes ahorrar en vivienda?

Si vives en una casa familiar no hay problema. Pero si estás de alquiler, probablemente sea uno de los gastos más relevantes de tu presupuesto. Debes evaluar, entonces, si puedes reducirlo. La fórmula más habitual es la de compartir piso o, sencillamente, buscar uno más barato. Vivir en las afueras y utilizar el transporte público cuando necesites desplazarte también es una buena idea si de ahorrar sin trabajar se trata.

¿Se puede ahorrar sin trabajar? Fórmulas alternativas para obtener ingresos

Si ya has ajustado tus gastos, la otra pata de tu presupuesto son los ingresos. Y sin tener empleo es difícil conseguirlos, aunque existe alguna fórmula. Lo más habitual es recurrir a tus propios bienes, distinguir los que necesitas de los que no usas y ser creativo.

Vende lo que no usas

Existen portales de venta como ebay o wallapop que son ideales para ahorrar sin trabajar, ya que en ellos puedes ofrecer productos que ya no utilizas y que has ido acumulando.

¿Vives en tu propia casa?

Si dispones de tu propio piso puedes plantearte alquilarlo bajo dos fórmulas: ofrecer una o varias habitaciones a cambio de una renta mensual y compartirlo, quedándote tú también; o alquilar el inmueble en su totalidad mientras tú optas por un piso más barato o por vivir con un familiar.

¿Tienes redes sociales?

Si tienes éxito en las redes sociales también puedes obtener ingresos gracias a ellas. La venta de una cuenta con muchos seguidores o las acciones promocionales en redes como Instagram te permitirán ingresar algo de dinero.