El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Sebastián Albella. EFE

DIA: la CNMV niega trato de favor a Fridman pese a facilitar la opa

stop

Albella, que permitió que Fridman lanzara su opa sin tener que alcanzar el umbral mínimo de aceptación, afirma tener la conciencia "muy tranquila"

Barcelona, 21 de junio de 2019 (17:42 CET)

La sombra de DIA sigue persiguiendo a la CNMV. El presidente del supervisor español de los mercados, Sebastián Albella, ha querido espantar a los fantasmas y ha asegurado este viernes que actuó "con gran meticulosidad" en todo lo relativo a la opa sobre la cadena de supemercados que ha terminado en manos del magnate ruso Mikhail Frimdan, gracias, entre otros motivos, a las decisiones del regulador.

Albella, que afirma tener la conciencia "muy tranquila" respecto a lo sucedido, es señalado porque la CNMV eliminó el umbral mínimo de aceptación para que Letterone, fondo de Fridman con base en Luxemburgo, terminara quedándose con la compañía pese a la negativa de algunos accionistas.

El motivo de la polémica es que el magnate ruso ofrecía 0,67 euros por acción por la parte de la compañía que no controlaba. Su oferta, insuficiente a juicio de muchos, suponía valorar la cadena de supermercados en algo más de 430 millones. 

No obstante, Fridman siguió presionando. De hecho, días antes de la resolución de la CNMV comunicó a los analistas  que el valor latente de la cadena de supermercados estaba tan deteriorado que ni siquiera superaba los 0,23 euros por acción.

Historia de Letterone y la CNMV

Letterone, que hasta entonces había intentado atar los apoyos de los fondos de inversión para poder alcanzar la opa  — necesitaba que le vendieran la mitad de los títulos que no tenía — , no tenía asegurada la operación, por lo que no podía tomar el control ni tampoco inyectar los 500 millones de ampliación de capital previstos.

Esta situación provocó un bloqueo. La mala perspectiva llevó al fondo luxemburgués a pedir en hasta dos ocasiones una prórroga en el tiempo durante la opa para que los accionistas reconsideraran su postura. 

Finalmente, debido a la situación extrema que DIA atravesaba y atraviesa, con un patrimonio neto negativo y con la posibilidad de caer en concurso de acreedores, la CNMV aceptó la petición de Letterone de eliminar el umbral mínimo de aceptación, por lo que pudo culminar la opa.

El magnate ruso pasó de tener el 29% de la compañía a cerca del 70%. Ahora, tras haber acometido cambios en el consejo de administración y en varios cargos intermedios, se dispone a encarar un nuevo ciclo.

Albella se desmarca de una sanción a Botín

Entre otros temas referidos a DIA, Albella también ha sido preguntado sobre la amenaza de sancionar a la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, por anunciar a través de las redes sociales que se había alcanzado un acuerdo con Letterone.

El regulador bursátil abrió una investigación tras la publicación de Botín cuando aún el mercado estaba abierto en el que comentada el estado de las negociaciones en ese momento.

Albella ha afirmado este viernes que la CNMV tuvo en cuenta la difusión del mensaje de Botín por las redes, ya que la banquera cuenta con más de 30.000 seguidores y es muy seguida por los medios de comunicación. Pero, pese a las advertencias, ha sido claro: “El tuit de Botín sobre DIA fue inapropiado, pero no es sancionable”

El pacto entre el banco cántabro, acreedor de DIA, y el máximo accionista fue fundamental para dejar atrás la incertidumbre sobre la compañía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad