El Senado aprueba una moción para apoyar a Vestas mientras la SEPI se pone de lado con Alcoa

PSOE, PP, ERC y PNV aprueban un texto en el que dan su apoyo a los trabajadores de Vestas en Viveiro e instan a las administraciones a "sumar esfuerzos" para mantener la industria en A Mariña

Vestas Viveiro

Trabajadores de Alcoa, con su Comité de Empresa a la cabeza, acuden a una concentración de apoyo a los trabajadores de la fábrica de Vestas de Viveiro (Lugo) por el cierre inminente de la planta, en la plaza del Ayuntamiento de Viveiro / Europa Press

La crisis de Vestas logra poner de acuerdo a todo el arco del Senado. Los grupos parlamentarios del PSOE, PP, ERC y PNV han aprobado con sus votos a favor la moción presentada por el Grupo Socialista para expresar el apoyo de la Cámara Alta a los trabajadores de Vestas.

La Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado ha expresado hoy, con la excepción de JxCat su apoyo a los trabajadores de Vestas y a las movilizaciones que llevan a cabo en defensa de sus empleos, así como su solidaridad a los ciudadanos de A Mariña “que están sufriendo también las consecuencias del anuncio de cierre”.

La moción insta además al Gobierno a “recabar el compromiso del conjunto de las administraciones para sumar esfuerzos en defensa del empleo y el mantenimiento de las capacidades industriales” y a “dar el apoyo y la asistencia que pueda precisar la Xunta de Galicia de cara a aquellas actuaciones que esta deberá llevar a cabo (…) para mantener el empleo y las capacidades industriales y también como máxima autoridad laboral”.

Choque entre el PP y el PSOE

El texto aprobado lanza un recado a la Xunta y recuerda que “la competencia exclusiva en materia de industria que le confiere el Estatuto de Autonomía”. En su argumentación se afirma que el cierre, “además de la amenaza que supone para 115 empleos directos, de consumarse supondrá un nuevo y duro golpe económico especialmente para la comarca de A Mariña de Lugo sometida al impacto de una progresiva desindustrialización, incluyendo el intento de deslocalización de la multinacional Alcoa“.

“La decisión es sorprendente -añade- si tenemos en cuenta que la empresa pertenece al sector de las energías renovables en expansión durante los últimos años y con perspectivas de hacerlo de manera más acusada durante los próximos”.

La aprobación de la iniciativa no ha estado exenta de polémica entre PP y PSOE. El senador socialista César Mogo ha afirmado que “no se solucionan las crisis industriales mirando para otra parte y haciendo escapismo”, en referencia a la política industrial de la Xunta, a la que ha calificado de “ficción”.

Por su parte, el PP ha planteado una enmienda de adición, rechazada por el PSOE, para que el Gobierno transfiriera a las comunidades autónomas los Fondos europeos Next Generation en materia de industria y comercio, precisamente “para poder ejercer sus competencias exclusivas”.