Iberdrola estudia segregar su negocio de eólica marina mientras tramita sus proyectos en Galicia

La eléctrica, que es puntera en el mundo en este tipo de tecnología, proyecta dos parques en aguas gallegas con 70 aerogeneradores de casi 500 MW de potencia cada uno

Parque eólico marino

Imagen de archivo del parque eólico marino situado en Viana do Castelo

El presidente de Iberdola, Ignacio Sánchez Galán, ha anunciado en una conferencia con analistas para presentar los resultados del primer semestre que la empresa «estudia con muchísimo detalle» segregar su negocio de eólica marina. La eléctrica, que es puntera en el mundo en este tipo de generación de energía y tiene en trámite dos proyectos en Galicia, genera unos 600 millones de euros de resultado bruto de explotación (Ebitda).

El directivo subrayó que el grupo «siempre» está estudiando «todas las medidas potenciales para optimizar su balance y su perfil financiero en áreas atractivas», aunque todavía no hay tomada una decisión al respecto. Iberdrola ha apostado por Galicia presentando dos proyectos de esta tecnología ante el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco); dos parques eólicos marinos que se situarán en San Cibrao y San Brandán, en aguas coruñesas. En conjunto, sumarían 70 aerogeneradores en el mar a 13 kilómetros de la costa, de casi 500 megavatios de potencia cada uno.

Iberdrola también puso el ojo sobre Galicia como posible emplazamiento del mayor parque eólico marino proyectado en España, con una inversión de 1.000 millones y una potencia instalada de 300 megavatios. La compañía barajó varias localizaciones para llevar a cabo el parque, incluyendo la comunidad gallega, Andalucía y las Islas Canarias, donde finalmente se construirá el macro proyecto.

La compañía ya opera más de 1.300 megavatios (MW) de esta tecnología y avanza, conforme al calendario previsto, en los proyectos de Saint Brieuc (Francia, 496 MW), Vineyard Wind 1 y Park City Wind (800 y 804 MW en Estados Unidos, respectivamente) y Baltic Eagle (Alemania, 476 MW), que le permitirán duplicar su capacidad off shore en los próximos años.