Alemania prohíbe la vacuna de Astrazeneca en menores de 60 años

La canciller alemana, Angela Merkel, prohíbe a partir de este miércoles el uso de la vacuna de Astrazeneca en menores de 60 años después de que se reportaran nuevos casos de trombosis

La reunión entre Merkel, los líderes regionales y los titulares de Sanidad del gobierno federal y de los 16 "Länder" se convocó después de que varios estados federados -empezando por la capital y ciudad-estado, Berlín- optaran por suspender la administración de esa vacuna a los menores de 60 años.EFE/EPA/CLEMENS BILAN

La reunión entre Merkel, los líderes regionales y los titulares de Sanidad del gobierno federal y de los 16 “Länder” se convocó después de que varios estados federados -empezando por la capital y ciudad-estado, Berlín- optaran por suspender la administración de esa vacuna a los menores de 60 años.EFE/EPA/CLEMENS BILAN

Nuevo golpe a Astrazeneca y nueva amenaza para la campaña de vacunación en Europa. La canciller alemana, Angela Merkel, ha prohibido el uso de la vacuna de la farmacéutica británica en menores de 60 años después de que se reportaran nuevos casos de trombosis.  

La Comisión Permanente de Vacunación (Stiko) de Alemania recomendó que este fármaco se inyectara solo en personas mayores, ya que las coagulaciones ocurren con frecuencia en personas más jóvenes. No obstante, Merkel no quiere correr riesgos. “Estos son hallazgos que no podemos ignorar”, aseguró este martes por la noche en declaraciones a los periodistas.  

Y se justificó por el caos que puede ocasionar esta decisión en el plan de inmunización: “Todos sabemos que la vacunación es la herramienta más importante contra el coronavirus, que tenemos diferentes vacunas a nuestra disposición es nuestra buena suerte”.  

 “Es esencial mantener el principio de confianza”

Angela Merkel, canciller alemana

Este remedio anticovid es el que más polémica ha causado y, sobre todo, más giros ha dado. Primero se determinó que únicamente se podía inocular en menores de 55 por la falta de datos en personas más mayores; después se paralizó su uso durante nueve días mientras la Agencia Europea del Medicamento (EMA) determinaba si había relación entre el pinchazo y los casos de trombosis; para después no solo reanudar la vacunación, sino ampliarla hasta los 65 años.  

Viales de la vacuna AstraZeneca, hoy durante la vacunación del personal de la comunidad educativa valenciana de entre 18 y 55 años.EFE/ Kai Försterling
Viales de la vacuna AstraZeneca, hoy durante la vacunación del personal de la comunidad educativa valenciana de entre 18 y 55 años.EFE/ Kai Försterling

Después de todo, solo se inyectará este antídoto en las personas de mayor edad. “Es esencial mantener el principio de confianza. Y solo puede haber tal confianza cuando se analiza minuciosamente toda sospecha o riesgo individual”, explicó la canciller. 

Los efectos se manifiestan entre 4 y 16 días 

La comisión de vacunación alemana declaró en un comunicado que su recomendación se basaba en “datos existentes sobre efectos secundarios que son raros, pero graves” y advirtieron que los efectos secundarios pueden manifestarse entre 4 y 16 días después de haberles sido administrada una dosis. 

En concreto, Alemania reportó un raro coágulo de sangre en el cerebro en 31 personas que habían recibido la inyección de Astrazeneca, nueve de las cuales fallecieron. En todos los casos, a excepción de dos, eran mujeres de entre 20 y 63 años.  

“Los beneficios superan los riesgos” 

Las vacunas generan efectos secundarios que, en su mayor parte, no son graves, sino que se limitan a dolores musculares, fiebre o escalofríos durante un breve periodo de tiempo, según han explicados diferentes médicos a Economía Digital. Estos síntomas se producen al recibir cualquiera de las vacunas existentes en el mercado –Pfizer, Moderna y Astrazeneca– y al usarlas “aceptamos que los beneficios superan con creces los riesgos”.  

Estas son palabras de Adam Finn, profesor de pediatría en la Universidad de Bristol que, en declaraciones recogidas por Bloomberg, aseguró que aunque todo el mundo prefiere tener medicamentos 100% seguros, estos no existen.  

“Necesitamos mantenernos enfocados en la necesidad de evitar que la Covid-19 se lleve millones de vidas humanas más antes de que esté bajo control y la única forma efectiva de hacerlo es mediante la vacunación”, concluyó.  

España acoge con éxito la vuelta de Astrazeneca  

Y a pesar de todos los comentarios y noticias negativas, la reanudación de la vacunación en España ha sido bien acogida por parte de la población. Los datos hablan por sí solos: entre el miércoles y el jueves, los dos primeros días,  las comunidades autónomas administraron más de 70.000 dosis de esta vacuna, una cifra que se sitúa aún por debajo de las personas que de media se inoculaban con Astrazeneca antes de este último conflicto. 

Varias personas esperan para que les administren la vacuna de AstraZeneca en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal de Madrid. EFE/ Emilio Naranjo
Varias personas esperan para que les administren la vacuna de AstraZeneca en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal de Madrid. EFE/ Emilio Naranjo

De hecho, nada más reanudar la vacunación con este fármaco se superó la barrera del millón de pinchazos, la mayoría primeras dosis, puesto que hasta este jueves (último día con datos disponibles) solo 39 personas tenían la pauta completa. 

En los informes de vacunación del Ministerio de Sanidad sí se ha notado una ligera ralentización en el ritmo de dosis diarias de Astrazeneca. El jueves y el viernes, la media diaria de inoculaciones con esta vacuna fue de en torno a 35.000, pero la semana antes de la suspensión esta cifra alcanzó las 43.529 dosis diarias de media (un 24% más). 

Según el personal consultado por este diario, no ha habido ningún incidente y, aunque los pacientes tienen miedo –incluso alguno se echó a llorar-, la mayoría de las personas acudió a la convocatoria para recibir el pinchazo 

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.