La ‘paradoja de Alcoa’: España deja de producir aluminio en plena escalada de los metales industriales

La hibernación de las cubas de aluminio primario de Alcoa en A Mariña lucense se produce mientras los expertos predicen una nueva subida del aluminio, el cobre, el acero y el níquel

El acuerdo firmado entre Alcoa y comité de empresa se mantendrá en vigor hasta el 30 de abril. EFE/Eliseo Trigo

El acuerdo firmado entre Alcoa y comité de empresa se mantendrá en vigor hasta el 30 de abril. EFE/Eliseo Trigo

La parada de las cubas de producción de aluminio primario de Alcoa en San Cibrao (Lugo) encierra una gran paradoja. Y es que los americanos, argumentando la inviabilidad de la planta debido a los precios eléctricos, paran la factoría durante dos años justo cuando los metales industriales atraviesen un nuevo rally.

Los expertos predicen una nueva subida de los precios del aluminio, el cobre, el acero o el níquel en los próximos meses. Y eso que el año pasado ya se revalorizaron entre un 40 y un 60%, regresando a los niveles de 2015. La clave, indican, está en la evolución de la economía china, la situación de la industria del automóvil y la capacidad de las compañías mineras para satisfacer la demanda.

Lo explica para la agencia Efe el director de Análisis de Renta Variable de Singular Bank, Nicolás López Medina, después de esa subida de 2021, este año ha continuado con alzas, ya que «el cobre, aluminio, níquel, zinc y plomo han registrado revalorizaciones en torno al 10-15 % en las dos primeras semanas del año«.

Pelotazo en 2021

Para los próximos meses o 2022 puede seguir existiendo una fuerte presión sobre la demanda que, «de momento, las compañías mineras están teniendo dificultades para atender», dado que no han aumentado su capacidad «porque entienden que esta es una situación especial y un poco transitoria y eso sigue generando tensiones en los precios», aunque ha precisado que no espera «revalorizaciones como las del año 2021, porque el nivel de partida de los precios ya es elevado«.

López Medina explica que, en general, los precios de los metales básicos y de los metales industriales están a niveles similares a los picos de los últimos dos ciclos alcistas que ha habido, en 2011 y en 2015. “En ese sentido sí creemos que todavía vamos a ver al menos todavía en la primera parte del año subidas adicionales en los precios pero más selectivas y de menor cuantía que el año anterior», apunta.

La automoción y China, las claves

Su compañera, la directora de Oferta Digital de Singular Bank, Victoria Torre, ha considerado que sus precios dependerán de la evolución de la economía china y ha destacado que el precio del níquel, que acabó la semana en 24.028 dólares la tonelada, podría seguir subiendo por los usos que tiene en el sector del automóvil si se solucionan los problemas en la cadena de suministros, por lo que podría beneficiarse de un aumento de la demanda.

¿Más subidas para el aluminio?

Sobre el aluminio, el analista de IG Sergio Ávila ha señalado que el metal “ha superado los 3.000 dólares por tonelada -3.040 unidades el viernes pasado-» en enero, máximo desde octubre pasado, por la caída de inventarios, «un 50 % desde marzo pasado».

Por otro lado, el descenso de la producción de las fundiciones (como el caso de Alcoa en San Cibrao) y la prohibición de exportación de carbón térmico de Indonesia, que ha aumentado el precio del carbón y reducirá la producción de aluminio en China, son factores que auguran que la escalada continuará.