El mercado premia a Alcoa y la dueña de Ferroatlántica a pesar de sus problemas en España

A pesar de que Alcoa y Ferroglobe acabaron 2020 en números rojos, la llegada de la administración Biden, las vacunas y la reactivación económica y la refinanciación de la deuda en el caso de la matriz de Ferroatlántica disparan el precio de sus acciones

Foto de archivo de las protestas en la factoría de aluminio de San Cibrao. EFE/Emilio Pérez

Foto de archivo de las protestas en la factoría de aluminio de Alcoa en San Cibrao. EFE/Emilio Pérez

Mundos paralelos. Alcoa y Ferroglobe, la corporación dueña de Ferroatlántica, atraviesan tiempos especialmente delicados en España. No obstante, a la vez, experimentan un momento dulce en el mercado bursátil. Las acciones de ambas multinacionales cotizan en máximos anuales. La llegada de la administración Biden a Estados Unidos, la reactivación económica ligada a las vacunas, el alza del precio de los metales y la refinanciación de la deuda en el caso del grupo participado por Juan Miguel Villar Mir son algunos de los factores que juegan a su favor.

El pasado viernes, el grupo de aluminio cerró la sesión en la bolsa de Nueva York con la acción a 41,20 dólares (un 3,28% más). En lo que va de año, el valor ha escalado un 77%. Los analistas explican que el crecimiento de los de Roy Harvey viene dado por distintos motivos. En primer lugar, la mejora de sus números. A pesar de que la dueña de la factoría de San Cibrao cerró el 2020 todavía en números rojos, acabó el primer trimestre de este 2021 con un beneficio de 146 millones de euros, un 119% más. Los ingresos también aumentaron un 20%.

El precio del aluminio, clave

Si bien los resultados del primer trimestre estaban engordados por la venta de una laminadora en Warrick (Indiana), la recuperación de Alcoa se sostiene, en gran medida, en el aumento de los precios tanto de la alúmina como del aluminio, así como el incremento de la demanda. Los directivos de la compañía destacaron en su presentación de resultados trimestrales que esperan “un sólido 2021 basado en la recuperación económica y en una mejora de la demanda del aluminio en todos sus mercados finales”. Además, en meses pasados, distintos analistas apuntaban a que, en el mercado americano, el plan de infraestructuras anunciado por el presidente Joe Biden reportará beneficios a empresas relacionadas con el sector de la construcción y de materiales derivados de aluminio.

El precio del aluminio a tres meses está marcado en estos momentos en la Bolsa de Metales de Londres (London Metal Exchange) en 2.523 dólares la tonelada. Según los registros, no se alcanzaban precios similares desde abril de 2018.

La acción de Ferroglobe crece un 180%

También ha escalado de forma espectacular la acción de Ferroglobe. La acción de la compañía, que cotiza en el Nasdaq, acabó la semana intercambiándose a un precio de 4,49 dólares, tras un rebote del 2,75%. La dueña de Ferroatlántica arrancó el ejercicio con el título a 1,58 dólares. Es decir, en lo que va de año, su valor se ha incrementado un 180%. El pasado verano, llegó a cotizar en el entorno de los 43 centavos por acción. A finales de 2019, el índice bursátil estadounidense advirtió a la compañía de la posibilidad de su exclusión del Nasdaq si no encadenaba al menos diez jornadas consecutivas por encima de la barrera del dólar.

La refinanciación de su millonaria deuda ha sido clave en su ascenso. De hecho, el pasado 1 de febrero, tras anunciar el acuerdo negociado con sus principales bonistas, la acción de la compañía llegó a escalar más de un 55%. Y todo esto, a pesar de que el grupo cerró en rojo el pasado ejercicio, con unas pérdidas de 246 millones de dólares.

Ajustes en España

Así las cosas, el mercado premia a Alcoa y Ferroglobe a pesar de la situación que ambas atraviesan en España. La primera negocia con el Gobierno la venta de la fábrica de aluminio primario en San Cibrao. Su intención inicial fue la de acometer un ERE que afectaba a más de medio millar de trabajadores, aunque este fue tumbado por la Justicia. Ahora, asegura que está dispuesta a vender la factoría por un euro. El Gobierno asegura que, además de la británica Alvance, del conglomerado GFG Alliance, existen más interesados en la planta, entre ellos, inversores industriales españoles.

Por otro lado, la pasada semana, la Audiencia Nacional decidió intervenir judicialmente las antiguas plantas de Alcoa en A Coruña y Avilés ante las investigaciones que se están llevando a cabo sobre una posible despatrimonialización fraudulenta de ambos activos por parte de los actuales propietarios de las alumineras, el Grupo Industrial Riesgo.

Ferroglobe, por su parte, ha puesto en marcha un plan de ajuste de su capacidad de producción que impacta sobre su negocio en España y Francia. En la planta de Monzón (Huesca), el grupo que controla Villar Mir propone el despido de 63 trabajadores, casi la mitad de la plantilla. En el país galo plantea cerrar dos centros de producción, la planta de Chateau-Feuillet y la de Les Claveaux.

La fábrica coruñesa de Sabón se mantiene por el momento al margen de la reestructuración, según confirman fuentes sindicales.