Los empresarios gallegos valoran el Atlas de Economía Digital: «Es un revulsivo para avanzar en la dirección adecuada»

El nuevo presidente de la CEG, Juan Manuel Vieites, y su hómologo en la Cámara de Comercio de A Coruña, Antonio Couceiro, destacan el Atlas como un documento que sirve para marcar el camino de la responsabilidad con el territorio a muchas empresas. Rodríguez del Corral, del sector TIC, lo ve como "una buena herramienta para planificar el futuro"

Antonio Couceiro, Juan Manuel Vieites y Antonio Rodríguez del Corral valoran el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida

Antonio Couceiro, Juan Manuel Vieites y Antonio Rodríguez del Corral valoran el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida

El empresariado valora de forma positiva el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida, nuevo proyecto de Economía Digital Galicia que se puso en marcha con la aspiración de sentar las bases de una nueva forma de entender las compañías con su entorno. El Atlas no busca ser un mero ranking, concepto del que escapa. Asociaciones que aglutinan a buena parte del tejido empresarial de la comunidad, desde la Confederación de Empresarios de Galicia, hasta la Cámara de Comercio de A Coruña o el Clúster TIC Galicia han sido consultadas al respecto. En sus respuestas existe un denominador común: el proyecto de ED servirá para marcar el camino de una nueva forma de medir la responsabilidad social.

El nuevo presidente de la CEG, Juan Manuel Vieites, indica que la patronal gallega “no puede más que congratularse por una iniciativa como esta”. El también secretario general de Anfaco explica que esto se debe a dos motivos. “Por un lado se trata de una herramienta de diagnóstico certero del estado de compromiso de las empresas gallegas con la sociedad, el medio ambiente y el bienestar de los clientes y personas trabajadoras”, explica el directivo, que añade: “Por otro, constituye un revulsivo para que las compañías avancen en la dirección adecuada, más allá de procurar el cumplimiento de sus objetivos puramente económicos para centrarse también en la sostenibilidad y competitividad obtenida también a base de criterios RSC”.

Una necesidad tras la pandemia

“Es precisamente en estos tiempos convulsos cuando informes como este tienen mayor razón de ser, porque coloca en primer plano la evidencia de que la Responsabilidad Social Empresarial debe responder a las necesidades surgidas de la pandemia”, apunta. “Como presidente de la CEG le deseo larga vida a esta iniciativa, para cuyo objetivo pueden contar indudablemente con nuestra colaboración en el ánimo de ampliar su cobertura, conocimiento y difusión”, declara.

El Atlas Gallego de la Empresa Comprometida mide el grado de compromiso de una empresa con su territorio desde distintas variables: Buen Gobierno, Medio Ambiente, Entorno y Personas. La iniciativa se ha llevado a cabo en base a las respuestas aportadas por 60 grandes y medianas empresas gallegas que en 2019 sumaron una facturación global de 43.291 millones de euros y que generan 238.906 empleos directos.

La ‘responsabilidad’ de la pequeña y mediana empresa

Desde la Cámara de Comercio de A Coruña, su presidente, Antonio Couceiro, opina que el Atlas Gallego de la Empresa Comprometida “realiza un profundo análisis sobre la gestión integral responsable de las empresas que han participado en el estudio”. Destaca el presidente del ente cameral la importancia que los criterios de responsabilidad empresarial tienen en este momento para la ciudadanía en general. “Visibilizar y dar difusión a estas acciones, al esfuerzo que hacen nuestras empresas, ayudará a entender que la RSE es un verdadero valor añadido. Por eso este Atlas tiene una enorme importancia, porque los clientes y los ciudadanos en general, exigen y aprecian, cada vez más, que las empresas actúen con criterios responsables que ayuden a mejorar nuestra sociedad”, dice.

En un Atlas en el cual las empresas medianas han emergido por su notable compromiso con el entorno (siendo este la comunidad gallega), Couceiro destaca que “la apuesta por desarrollar políticas comprometidas con la RSE supone un gran esfuerzo para muchas compañías, especialmente para las pequeñas y medianas empresas de Galicia que, además de luchar por ser competitivas, desarrollan acciones en esta línea”.

“Compartir los valores y trabajar la RSE debe ser un elemento diferenciador en la forma y manera de actuar, no solo de las empresas, sino también de la sociedad y las administraciones. Es por ello que debemos seguir trabajando y mejorando en la RSE, y más en la situación en la que nos encontramos, que ha marcado un antes y un después. En este sentido, queda mucho camino por recorrer”, apunta Couceiro, que, a respecto de los resultados del Atlas, disponible para su descarga en la propia web de Economía Digital Galicia, destaca que en todas las categorías figuran empresas socias de la Cámara de A Coruña en los primeros puestos.

Medio ambiente y transparencia, retos transversales

En un Atlas en el que la innovación y el medio ambiente también ocupan una parte destacada, el presidente del Clúster TIC Galicia, Antonio Rodríguez del Corral, pone en valor el proyecto. “Esta radiografía de la empresa gallega en aspectos tan relevantes como la ética, la transparencia y las políticas medioambientales es una herramienta muy útil para saber dónde nos encontramos y qué podemos hacer para mejorar”, incide.

“El respeto medioambiental y la transparencia lo suponen todo hoy en día. Son, o mejor dicho deberían ser, transversales, es decir, deben irradiar todos los ámbitos de la empresa. Desde el Clúster compartimos con nuestros asociados las últimas novedades en este sentido, tratamos de que la cultura del respeto medioambiental y la transparencia se extienda entre nuestros socios”, expone. “Cabe señalar que la preocupación por la protección del medio ambiente es cada vez mayor en las empresas tecnológicas, como demuestran movimientos como el Green Computing, que aborda la industria TI desde una óptica respetuosa con el entorno en cuanto al diseño, desarrollo, implementación, uso y desecho de la infraestructura TI, reduciendo el consumo de energía y, por tanto, la huella de carbono”, comenta.