El número dos de Yolanda Díaz desembarca en el consejo de Navantia en plena crisis en Ferrol

Manuel Lago, exdiputado de En Marea y asesor económico de Yolanda Díaz, es nombrado nuevo consejero de Navantia en medio de una sequía de inversiones y contratos en Ferrol

Manuel Lago y Yolanda Díaz

Manuel Lago, asesor de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

El consejo de administración de Navantia gana acento gallego. Manuel Lago, asesor económico de la ministra de Trabajo (Yolanda Díaz) y exdiputado autonómico con En Marea, ha sido nombrado nuevo miembro del máximo órgano de representación de la empresa pública, según ha podido saber Economía Digital.

Manuel Lago, histórico de Comisiones Obreras en Galicia ha sustituido en el puesto a Daniel Jiménez Díaz, que había sido nombrado consejero de Navantia en representación del Ministerio de Empleo durante la etapa de la socialista Magdalena Valerio, de la que era su principal asesor.

Más nombramientos en Navantia

Desde su nombramiento a mediados de diciembre, Manuel Lago, que no desempeñará tareas ejecutivas en la compañía propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ya ha participado en dos reuniones de un renovado consejo de administración. Y es que Navantia ha cambiado desde el pasado mes de junio tanto de presidenta (Belén Gualda reemplazó en septiembre a Susana de Sarriá) como de tres consejeros. Además del propio Lago, también han desembarcado como consejeros el propio Lago, Roberto Moisén (en representación del Ministerio de Hacienda) y Aniceto Rosique (a instancias del Ministerio de Defensa).

La incorporación del asesor económico de Yolanda Díaz (fenesa y exteniente de alcalde precisamente en Ferrol) que se produce en un momento marcado por las tensiones en torno a Ferrol que ha llevado a que incluso los tres partidos con representación en el Parlamento de Galicia aprobasen una iniciativa para pedir a la Xunta que solicite su entrada en el consejo de administración de Navantia. La delicada situación que atraviesa el histórico astillero tanto por la sequía de contratos mientras no arranque la construcción de las F-110 como por la demora en la puesta en marcha del plan de modernización del astillero que llevaba aparejado, entre otras cosas, la construcción de un dique seco para reforzar su competitividad.

División en el consejo por Ferrol

Esta última cuestión fue objeto de controversia en la reunión que el consejo de administración mantuvo en noviembre, en el que prácticamente la mitad de los consejeros pidieron explicaciones por el limbo en el que se encuentra este plan de transformación 4.0. En concreto, los tres representantes de Defensa se sumaron a los dos de Comisiones Obreras (CC OO) y defendieron la necesidad de apostar por este proyecto para dar un espaldarazo al astillero de Ferrol y permitirle competir en una posición más ventajosa en concursos a nivel internacional.

“Decir que no se contempla una inversión que desde hace 5 años se considera de vital necesidad para garantizar el futuro del astillero, es como decir que no se contempla el futuro del astillero”, señalaban desde Comisiones Obreras en una nota interna en la que se preguntaban “por qué se está frenando este proyecto”, que según los cálculos de la consultora McKinsey, reduciría los plazos de construcción de buques en un 25% y los costes del astillero en un 10%. Es por ello que desde CC OO estimaban que, una vez implementado, el plan de transformación permitiría un ahorro de 36 millones de euros en la construcción de cada fragata y de 49 millones en cada buque LHD, lo que tendría un impacto positivo de 49 millones de euros al año en la cuentas de la empresa.

Guerra política

Íntimamente ligado con este punto se encuentra la sequía de contratos que atraviesa el astillero de Ferrol, que ha desembocado en una guerra política. El propio PPdeG ha anunciado que se sumará a la huelga general convocada el próximo 10 de marzo en toda Ferrolterra por el plan de cierre de la planta de Siemens Gamesa en As Somozas, la situación de la central de Endesa en As Pontes y la agonía de Navantia en Ferrol.

«Están favoreciendo a otras zonas de España en detrimento de nuestra comarca«, aseguraba el secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, en referencia a los nuevos encargos para Marruecos y Estados Unidos que Navantia ha adjudicado a la Bahía de Cádiz. Además, los populares gallegos han criticado que el Gobierno central dijese no a la petición tanto de la Xunta como del Concello de Ferrol (gobernado por el socialista Ángel Mato) de adjudicar un buque puente a Navantia Ferrol.

El objetivo es que este contrato insuflase carga de trabajo una vez terminados los trabajos finales del segundo buque AOR para Australia (su entrega está prevista para la primera mitad de este 2021) y mientras no se ponga en marcha el programa para las F-110, que va con retraso. El inicio de la primera de las cinco fragatas que serán construidas en Ferrol no se producirá a comienzos de 2022 como estaba inicialmente previsto sino, como mínimo, a partir del segundo trimestre.