La covid arrasa con el bienestar mental: se dispara el miedo a no ver a los seres queridos

El 72% de los españoles muestra preocupación por las limitaciones para contactar con sus seres queridos, un 22% más que hace un año

Residentes del Centro Sociosanitario de Sant Joan de Deu, en Barcelona, durante una clase de yoga para reducir sus niveles de ansiedad derivados de las restricciones por la pandemia de coronavirus, el 13 de noviembre de 2020 | EFE/EF/Archivo

Residentes del Centro Sociosanitario de Sant Joan de Deu, en Barcelona, durante una clase de yoga para reducir sus niveles de ansiedad derivados de las restricciones por la pandemia de coronavirus, el 13 de noviembre de 2020 | EFE/EF/Archivo

La Covid-19 ha arrasado con todo a su paso: familias, economías, sistemas sanitarios, empresas… y, sobre todo, con la salud mental. El deterioro del bienestar se ha convertido en una especie de pandemia silenciosa que se extiende en todos los países y que, en concreto, en España ha dejado huella en todos los grupos de edad hasta tal punto que el Banco de España ha recogido en su informe anual de 2020, publicado este jueves, algunos de los datos más preocupantes.

El ejercicio anterior pasa a la historia como el año del coronavirus en el que, además de una crisis sanitaria, se sufrió la pérdida de empleos, la caída de rentas, la muerte de seres queridos, dificultades de acceso a cuidados o asistencia sanitaria y limitaciones al contacto entre personas.

Todos estos aspectos suelen ir asociados a problemas como depresión, estrés y aislamiento. Y, a pesar de los últimos avances en la lucha contra el virus, una de estas preocupaciones se ha disparado, provocando más problemas mentales: la reducción de contacto entre seres queridos.

Aunque el motivo principal que deteriora el bienestar emocional es la incertidumbre sobre el futuro, según el 80% de las personas que participaron en la Encuesta sobre los efectos económicos y políticos de la Covid en España, recogida por el Banco de España, el que más se ha incrementado en el tiempo es el miedo a la distancia física entre familiares y amigos.

Mientras que en mayo de 2020 uno de cada dos entrevistados respondía que “las limitaciones para el contacto con los seres queridos” constituía una razón de su empeoramiento emocional, en enero de 2021 casi tres de cada cuatro (el 72 %) mencionaban este motivo.

Encuesta sobre los efectos económicos y políticos de la COVID-19 en España», Martinez-Bravo y Sanz (2021)
Encuesta sobre los efectos económicos y políticos de la COVID-19 en España», Martinez-Bravo y Sanz (2021)

En tercer lugar, destacan las restricciones a la movilidad y a salir a la calle, que en mayo preocupaban a casi el 50% de los encuestados. Sin embargo, conforme ha evolucionado la pandemia, en 2021, esta preocupación ha ido desapareciendo mientras incrementaba el miedo a la pérdida de empleo y los problemas de salud.

Los mayores de 50 años, los que más sufren el deterioro del bienestar

Las personas mayores de 50 años han sido las que más han sufrido las consecuencias mentales de la covid. Y, en concreto, las que ya tenían algún problema de salud en prepandemia. Según el estudio Share-Covid1929, en torno al 17% de este grupo ha empeorado en los últimos meses, siendo esta proporción del 3% y del 5% entre quienes partían de una buena salud (hombres y mujeres, respectivamente). 

Aun así, las mujeres son las mujeres las que más han sufrido problemas de depresión, ansiedad y aislamiento, principalmente en países como España, Italia y Portugal. El estudio que recoge el Banco de España resalta que son ellas las que han experimentado en mayor proporción las limitaciones con actividades básicas de la vida diaria y, especialmente, problemas de movilidad.

Y, según el informe del organismo que preside Pablo Hernández de Cos, la duración y la intensidad de estos hechos adversos pueden ocasionar que los deterioros de la salud mental perduren en el tiempo. “Una mayor persistencia de estas circunstancias podría, a su vez, tener consecuencias duraderas sobre otras dimensiones, como la salud física, la mortalidad, la satisfacción o el bienestar emocional, la capacidad para trabajar o estudiar, o la renta de los individuos”, apunta el texto.

Ansiedad, depresión y soledad, los síntomas más comunes

La encuesta muestra que un 47% de las mujeres españolas han sentido ansiedad en los últimos meses y un 38% la han sentido en mayor medida que antes de que irrumpiera la pandemia. En hombres estos porcentajes bajan al 22% y al 17%, respectivamente.

Los resultados son cualitativamente similares para la depresión y la soledad: un 40 % de las mujeres de más de 50 años se sintieron deprimidas y un 30% se sintieron solas, mientras que estos porcentajes se reducen casi a la mitad entre los hombres. Además, se ha observado un patrón creciente con la edad en la incidencia de estos tres problemas mentales, especialmente para la soledad.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.